martes, 18 de febrero de 2020

UNA LUZ DE ESPERANZA



Circular 109

1. Reunión con el Presidente del IOSFA

El pasado miércoles 12 de febrero, UPMAC participó de una reunión a la que fue especialmente invitada por el Presidente del Directorio del IOSFA, Dr. Darío Hugo Díaz Pérez con la finalidad de escuchar nuestros puntos de vista sobre distintos aspectos de la Obra Social.

Participaron de la misma el Dr. Díaz Pérez y en representación del Directorio el Vocal, General de Brigada (R) José Luis Figueroa, mientras que UPMAC estuvo representada por su presidente, el Coronel (R) Francisco Verna y el secretario de la misma, el Suboficial Mayor (R) FAA Miguel Angel Artuso.

En un primer tramo de la reunión el CR Verna se explayó sobre la posición histórica de UPMAC con relación al D. 637/13 y la mala experiencia habida desde su implementación, que nos ha llevado a presentar denuncias penales en defensa de nuestros derechos, subrayando que la Obra Social debe ser DE Y PARA LAS FFAA, siendo escuchado muy atentamente. Expuso el rechazo que produce en los afiliados la administración y gerenciamiento por personas ajenas a nuestro ámbito, requiriendo que se restablezca tal conducción con personal idóneo de las FFAA, mínimamente y con carácter de urgente el cargo de Gerente General.

El SM Artuso, por su parte, hizo hincapié en los numerosos reclamos de camaradas por la interrupción o cesación de las prestaciones y las dificultades para acceder a los medicamentos de alto riesgo o para el cumplimiento de los reintegros, lo que adquiere mayor gravedad al alejarse de la Capital Federal.

General Figueroa, Dr. Díaz Pérez, Coronel Verna y Suboficial Mayor Artuso

La charla se desarrolló en un tono distendido y de gran interés, expresando el Dr. Díaz Pérez su acuerdo con nuestra postura, y que piensa trabajar en conjunto y con el apoyo del Directorio, siendo su principal objetivo la solución de los problemas que aquejan al afiliado y la optimización del servicio de salud.

El CR Verna hizo entrega de una carpeta conteniendo una nota que plantea en forma detallada nuestros principales reclamos (Ver NOTA). Luego de una hora se dio por finalizada la reunión, quedando abierto un canal de diálogo con espíritu constructivo, pero sin renunciar a los derechos que nuestra Asociación seguirá defendiendo.

Hacemos votos para que la nueva gestión adopte las medidas de austeridad y eficiencia necesarias para que la merecida atención sanitaria llegue al usuario más alejado y más desprotegido de la misma forma que al que por su ubicación geográfica o sus posibilidades personales tiene asegurada la que verdaderamente corresponde.

2. Carta Abierta a los Suboficiales

Ante la escasa participación del personal de Suboficiales de las tres FFAA en los temas tratados por UPMAC que son abarcativos de la totalidad del personal militar, pensionistas y familiares, sin distinción alguna, el Secretario de la Asociación se dirigió a ellos mediante una Carta Abierta, que publicamos en nuestra página web (Ver Carta).

3. La forma de ayudar

La situación nacional es complicada, y la de las FFAA no lo es menos (lo advertimos en la anterior Circular 108), al punto que aún no han sido designados los nuevos Mandos, ni se han promovido los ascensos que dependen del poder político, con perjuicio para el desenvolvimiento de todas las actividades propias del la preparación militar.

Por otra parte, se escuchan algunas voces interesadas en crear divisiones internas, en defensa de supuestos derechos poco explicitados, que más bien parecen obedecer a intereses externos a nuestras FFAA, generados por especialistas en fabricar o profundizar grietas y resentimientos, o por personas que actúan con un egoísmo ciego.

Nada es mejor que estar unidos, y UPMAC tiene suficientes antecedentes para ello, amén de la fuerza legal que emana de su Personería Jurídica, única en su tipo. La opción es Sumar y no Restar, por ello invitamos –en este momento de crisis– a sumarse a nuestro esfuerzo en pos de los genuinos intereses comunes.

Las formas de hacerlo son:
- Conocernos: la web www.upmac.org.ar muestra todo lo necesario para ello.
- Asociarse: solo hay que completar la Ficha de Socio en línea, y enviarla por e-mail (Abrir Ficha)
- Difundir: a la mayor cantidad posible de camaradas, reenviando las Circulares.
- Intervenir: Comentando las notas publicadas en la web o aportando ideas propias.

UPMAC crece continuamente. Agradecemos a los que se van sumando, a los que nos defienden y también a quienes nos critican, que nos permiten reflexionar y mejorar cada día.

Buenos Aires, 17 de febrero de 2020.



Miguel Angel Artuso
Suboficial Mayor (R) FAA
Secretario


Francisco Ricardo Verna
Coronel (R)
Presidente

__________________________________
Unión del Personal Militar Asociación Civil - U.P.M.A.C.
Domicilio Legal: Uruguay 654 – 9º piso – Of. 907 – CABA – Tel. (011) 4372-0291  -  www.upmac.org.ar
Sede Social: Alberti 1665 – 14 / “A” – CABA –
Tel. (011) 5330-5855 / 2066-6646  -  info@upmac.org.ar

POSVERDAD Y NEGACIONISMO: ARMAS CULTURALES


“La verdad os hará libres” (Juan 8:31-38), la posverdad, no

Por Jorge P. Mones Ruiz 16.02.2020


El término posverdad, según el actual director de la Real Academia Española Darío Villanueva, quiere decir que las aseveraciones dejan de basarse en hechos objetivos, para apelar a las emociones, creencias o deseos del público. Posverdad o mentira emotiva es un neologismo que describe la distorsión deliberada de una realidad (ideología) en la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes políticas y sociales.

En el mito de la caverna de Platón, el filósofo griego planteaba que la verdad es independiente de nuestras opiniones. Siempre está, aunque nadie crea en ella. Sin embargo, esta idea también tiene un lado oscuro: la mentira, que también puede subsistir y acaparar toda la atención porque, si bien no describe fielmente la realidad, no le hace falta; simplemente funciona en nuestras cabezas. Nos permite construir un relato. Por eso sobrevive.

Entre la verdad y la mentira existe, pues, un terreno cenagoso que escapa a esas dos definiciones: la posverdad, que en reemplazo de la verdad, sienta las bases para instalar el “negacionismo” como sutil arma de la revolución política y cultural vigente en la Argentina. De acuerdo al autor Paul O'Shea, “es el rechazo a aceptar una realidad empíricamente verificable. Es en esencia un acto irracional que retiene la validación de una experiencia o evidencia históricas”. El autor Michael Specter define el negacionismo grupal cuando “todo un segmento de la sociedad, a menudo luchando con el trauma del cambio, da la espalda a la realidad en favor de una mentira más confortable”.

Resulta que ahora quieren legislar para acusar a quienes, basados en la verdad, se oponen a la “historia oficial” construida sobre la posverdad: una ley mordaza a la libertad de expresión, propia de regímenes totalitarios o de novelas fantásticas, como Un Mundo Feliz de Aldous Huxley o 1984 de George Orwell. Lo curioso es que si de negacionistas hablamos, los primeros en merecer esa calificación son los que quieren instalar semejante adefesio jurídico.

ANTIHISPANISMO

Probaremos casos concretos sobre esto último.

Ciertamente, desde hace varios años cunde una visión (relato) antihispánica, anticatólica, indigenista y pagana (“Leyenda Negra”) que nada tiene que ver con la realidad histórica investigada por verdaderos especialistas académicos nacionales y extranjeros. En la Argentina brotaron una serie de “cartoneros de la Historia”, como acertadamente los caracterizaba un notable profesor, miembro de la Academia Nacional, a quien tuve la suerte de tenerlo como profesor hace algún tiempo. Pseudohistoriadores malversan los hechos del pasado con una clara intencionalidad política-ideológica. Se trata del conveniente relato o posverdad.

En nuestro país, uno de los colmos de la política difusora de la posverdad progresista llevó a cambiar el nombre de Día de la Raza por el Día del Respeto a la Diversidad Cultural (3 de noviembre de 2010), como si la denominación anterior hubiese sido inspirada por un oligarca racista, algún trasnochado militar golpista de derecha o por el “Kennel Club”. Otro relato posverídico.

Nada más lejos de la realidad. Recordaremos declaraciones de dos presidentes que gobernaron la Argentina en el siglo XX. Paradójicamente, hoy muchos de sus seguidores contradicen la opinión de esos líderes; enarbolan un antojadizo relato negando la verdad histórica proclamada y seriamente documentada por aquellos mandatarios.

De hecho, fue el presidente Hipólito Yrigoyen que inspiró el feriado 12 de octubre como “Día de la Raza”:

“…La España descubridora y conquistadora volcó sobre el continente enigmático y magnífico el valor de sus guerreros, el denuedo de sus exploradores, la fe de sus sacerdotes, el preceptismo de sus sabios, las labores de sus menestrales, y obró el milagro de conquistar para la civilización la inmensa heredad en que hoy florecen las naciones americanas...” (Decreto del 4 de Octubre de 1917)

Años más tarde, el Gral Perón coincidía con el líder radical. En un discurso pronunciado en la Academia Argentina de Letras el 12 de octubre de 1947, Perón decía:

“…La historia, la religión y el idioma nos sitúan en el mapa de la cultura occidental y latina, a través de su vertiente hispánica, en la que el heroísmo y la nobleza, el ascetismo y la espiritualidad, alcanzan sus más sublimes proporciones”(…),“reverenciar a la madre España, (…) afirmar la existencia de una comunidad cultural hispanoamericana de la que somos parte y de una continuidad histórica que tiene en la raza su expresión objetiva más digna” (…) “Para nosotros los latinos, la raza es un estilo. Un estilo de vida que nos enseña a saber vivir practicando el bien y a saber morir con dignidad”.

En su discurso, Perón también defendió la conquista y evangelización de nuestra Madre Patria, nunca habló de “genocidio”, como hoy sostienen que hubo muchos de sus ex discípulos:

“…Venía para que esos pueblos se organizaran bajo el imperio del derecho y vivieran pacíficamente. No aspiraban a destruir al indio sino a ganarlo para la fe y dignificarlo como ser humano” (…) “Para nosotros los latinos, la raza es un estilo. Un estilo de vida que nos enseña a saber vivir practicando el bien y a saber morir con dignidad” (...) “Porque la difusión de la leyenda negra, que ha pulverizado la crítica histórica seria y desapasionada, interesaba doblemente a los aprovechados detractores”.

La pregunta que nos hacemos es: ¿Quiénes dicen la verdad y quiénes la “niegan”, sosteniendo la posverdad o relato? ¿Irigoyen y Perón o los nacionales y populares del siglo XXI, los “aprovechados detractores”?

INFILTRADOS

Otro ejemplo sobre un hecho más reciente.

Como consecuencia de la guerra revolucionaria librada en nuestra Argentina se produjo un “sinceramiento ideológico” de los diferentes actores que protagonizaron aquellos acontecimientos. La ruptura entre el gobierno de Perón y un sector importante de sus seguidores ensangrentó al país y obligó a tomar posiciones.

Hoy día, ex terroristas reciclados en políticos y otras profesiones son patéticos heraldos de la posverdad; son los que traicionaron al General hace cuatro décadas y hoy se cobijan bajo su figura, deshonrando su memoria y su doctrina, aunque apelen a sus frases docentes: “…como dijo el General…”); hasta siguen canturreando la “Marcha de los Muchachos”, a la cual, “heréticamente”, le agregaron estrofas que reivindican a una organización (la JP – Juventud Peronista) que fue en su momento anatematizada por el propio General. Se trata de una cáfila nacional y popular, huecos lenguaraces de cuentos mendaces surgidos de la “caverna de Cristina”, usina de relatos y caprichos que anonadarían al mismísimo Platón.

Dijo Perón el 1 de Mayo de 1974 desde la Casa Rosada y refiriéndose a los Montoneros (ex “juventud maravillosa”) y otras organizaciones subsidiarias:

“...estos infiltrados que trabajan adentro y que traidoramente son más peligrosos que los que trabajan desde afuera, sin contar que la mayoría son mercenarios al servicio del dinero extranjero” (…) “Mocosos imberbes y estúpidos…”

No eran como sostiene el actual relato: ni jóvenes idealistas ni perseguidos o muertos por pensar diferente. El difunto General ya había ordenado exterminarlos el 20 de enero de 1974. Su sucesora, poco tiempo después, decretaría su aniquilamiento.

El Dr. Ricardo Balbín, jefe del radicalismo de entonces, no se quedó atrás; y el 6 de octubre de 1975 declaró:

“La guerrilla metida en los montes carece de banderas y de sentimientos; no tiene sentimientos porque destruye y no tiene banderas porque es antinacional. Hay un seguro de vida contra ellos; cuando atacan no miran a quienes matan y cuando los toma la Justicia reclaman la solidaridad del pueblo para sacarlos; es decir que la guerrilla con seguro de vida es la guerrilla de los cobardes”.

¿A quién creer?

¡¡Cuántos de esos “infiltrados, traidores, imberbes y estúpidos” volvieron de la guerrilla y el terrorismo, mutados en demócratas e indemnizados con cuantiosas sumas de moneda imperialista, y cuántos hoy ocupan cargos públicos!! Es que el relato (posverdad) fue y es, sobre todo, un fenomenal negocio. Obviamente, solventado con dineros públicos.

Sigamos con otra posverdad o relato.

Muchos escribas de historietas dentro de la corriente populista, más proclives al marketing mediático que a la investigación profesional de la historia, descubrieron un General Julio A. Roca genocida, feroz, oligarca y antipatria. No pocos compraron ese relato y derriban o pintan monumentos del militar, cambian su nombre en calles o pueblos y falsean su historia en las aulas de nuestras escuelas. ¿Tan “inculto” era el General Perón que no estaba al tanto de las felonías del (dos veces) presidente de la República? ¿Cómo se le ocurrió la “nefasta y reaccionaria” idea de cambiar el nombre del Ferrocarril del Sud cuando lo nacionalizó en 1948, reemplazándolo por Ferrocarril General Roca, honrando “injustamente” al “Zorro” tucumano?  Un político o militante nacional y popular que me lo explique, por favor. Mientras tanto me defino “negacionista” respecto a la versión difamante sobre la figura del General Julio Argentino Roca.

Finalmente, el relato (posverdad) más grotesco es el mito de los 30.000 desaparecidos, víctimas, según los que sostienen esa cifra, del último gobierno militar. Lo curioso es que fue el propio estado, durante los últimos gobiernos de Kirchner y Macri, el que niega esa cantidad. El último número oficial es de 6.447 desaparecidos (la mayoría guerrilleros y terroristas), más allá de que varios aparecieron. La demostración palmaria de que el relato es una construcción política-ideológica, y en este caso un garrafal negocio, es que algunos hoy pretenden, ley por medio, penalizar a los que proclaman la verdad histórica, so pena de ser catalogados como “negacionistas”, neologismo absurdo e hijo putativo de la posverdad. En este caso, también me declaro “negacionista”, me amparo en los números oficiales del Estado Argentino, no en mitos.

Me pregunto a la luz de todo lo mencionado: ¿Quiénes son los verdaderos negacionistas? Estos relatos ideológicos y falaces nos constan que lo son porque fuimos testigos o protagonistas de los hechos históricos, o al menos recurrimos a fuentes serias para informarnos. Pero las nuevas generaciones están siendo embebidas por ese cúmulo de posverdades a las que hay que desenmascarar. Es una acción necesaria y permanente para, como decíamos en artículos anteriores, recuperar nuestro pasado verdadero, con sus luces y sus sombras, rescatando nuestra esencia y restaurando los valores heredados a través de generaciones. Y así, finalmente, poner a la Argentina nuevamente de pie.

Jorge P. Mones Ruiz
Licenciado en Estrategia y Organización y ex Mayor del Ejército Argentino

lunes, 17 de febrero de 2020

¿SÓLO IMPUNIDAD?



“Nunca te pierdas el placer de la venganza”.
Néstor Kirchner

 A la fuerte luz que iluminó la realidad nacional estos días, con las ya expuestas fracturas en el Frente para Todos, me parece que todos debiéramos repensar aquello que sostuvimos hasta ahora, esto es, que Cristina Fernández sólo perseguía la impunidad para ella y sus hijos y que, mientras Alberto Fernández la pudiera garantizar, le permitiría ejercer las atribuciones del cargo presidencial.

Esa indemnidad sigue siendo uno de sus objetivos principales, pero ello solo no puede justificar tanta exposición internacional con la que confronta con las posiciones del Gobierno, en temas tan ríspidos e inoportunos como la deuda externa o la relación con el FMI, ahora obligadamente justificadas por Alberto. Tal vez lo más significativo de sus diatribas fue el lugar elegido para lanzarlas: nada menos que Cuba, la bestia negra de los Estados Unidos, casualmente el país más influyente en el directorio del Fondo, decisivo para la adopción de decisiones.

La sucesión interminable de viajes que la Vicepresidente realiza a la isla no parece deberse sólo a su preocupación por la salud de su hija, con dolencias desmentidas por la foto que publicó ella misma, y más allá de la obviedad de preservarla de los jueces argentinos, por lo cual resulta indispensable plantearse otra explicación,: ¿cuán necesarias pueden resultar ciertas reuniones con las cúpulas castro-chavistas y la fuerte protectora de ambas tiranías, la Rusia de Vladimir Putin?; ¿qué objetivo podrían tener esos encuentros?; ¿resulta razonable que se vinculen con la anhelada impunidad?

Es cierto que Cristina Fernández está extendiendo sus tentáculos, en los ámbitos judiciales ocupando con sus fieles cada vez más puestos claves en juzgados, cámaras, fiscalías, magistratura y organismos querellantes que pueden complicarle la vida en los juicios que se están morosamente realizando y, más aún, en aquéllos que aún no se han iniciado; le falta una pieza, la Procuración General, que pretende para Daniel Rafecas. Pero eso debemos cargarlo sólo en la cuenta del “cabotaje”.

Pero no lo es menos que está buscando -y lo prueba su fuerte influencia en la designación de embajadores “militantes” en países claves- recrear las organizaciones regionales que encarnaban al “socialismo del siglo XXI”, el dogma inventado por Hugo Chávez para promover el marxismo en América Latina. Y allí aparece, nítido, el principal objetivo del original regreso al poder de Cristina Kirchner: la venganza.

Porque no debemos (ni podremos) olvidar que se ha quedado, también, con el comando de todos los organismos de control, en especial de la Inspección General de Justicia, que controla a todas las personas jurídicas del país. Desde allí, podrá inmiscuirse -como hizo tantas veces cuando fue Presidente- en la vida de las sociedades, asociaciones civiles y fundaciones opuestas a su proyecto y evitar intromisiones en las propias.

Si consigue anular totalmente a Alberto Fernández, podrá desplegar sus acciones vengativas contra el campo, las grandes empresas, la prensa libre, las fuerzas armadas y de seguridad y la Justicia, y hundir una puñalada trapera en el tejido social, incrementando la pobreza y la ignorancia -como hizo otro de sus incondicionales, Alejandro Vanoli, a cargo de la ANSES, al suprimir la exigencia del certificado de escolaridad como requisito para acceder al subsidio de apoyo escolar- e implantando el ridículo “lenguaje inclusivo” en toda la administración pública.

Más temprano que lo esperable, las tensiones han estallado en el Gobierno entre el “albertismo” y el kirchnerismo duro, y cada día se acerca más el momento de la ruptura definitiva. Cuando ésta se produzca, como tantas veces he dicho, asistiremos a hechos violentos que ya hemos visto en los años 1973 a 1976, o sea, el enfrentamiento sanguinario entre las dos facciones del peronismo por el poder. Y con un agravante: es la primera vez que el famoso movimiento debe gobernar sin dinero.

Y allí estará el futuro inmediato de los argentinos: más allá de las declamaciones de los demás caciques provinciales, el único territorio que puede Cristina considerar verdaderamente propio es la crucial Provincia de Buenos Aires, puesta en manos de su valido Axel Kiciloff, porque siempre ha sido la causa eficiente de la caída de los presidentes. Pero allí nada es homogéneo: los intendentes, aún cuando hayan perdido peso específico al resignar la esencial reelección indefinida durante el gobierno de María Eugenia Vidal, detestan al Gobernador.

Entonces, la pregunta fundamental surge de las últimas encuestas, que informan una brusca caída en la imagen de Cristina y un cierto repunte en la de Alberto: ¿hasta cuándo quienes están conformes con éste y quienes votaron en un 40,8% contra ambos, todos dispuestos a colaborar para que al Presidente le vaya bien, serán tolerantes con el “fuego amigo” que mina el futuro de todos? ¿Cuándo saldrá a la calle, como lo hizo en la campaña electoral, a demostrar su indignación ante el avance del kirchnerismo, que ya hemos vivido y que pretende cambiar la Constitución para llevarnos a Venezuela y a Cuba?

Bs.As., 15 Feb 20

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

sábado, 15 de febrero de 2020

IMPORTANTE - ACTUALIZACIÓN DE LA PÁGINA WEB



Estimados Camaradas y Amigos

La Unión de Promociones informa que actualizó su Sitio WEB, incorporando nuevos datos y/o documentos durante el mes de diciembre 2019, según el siguiente detalle:

·       En el Portal de Multimedia.

Enlace: RDA 365 (Red Digital Argentina 365)

Link: Programa emitido: Nuestra Patria.

12 Nov 19: Entrevista de la Profesora Rosa Montesino Díaz al Coronel (R) Guillermo César Viola:

·       Situación de los Presos Políticos.
·       Situación regional.

Referencia: UP - Mensaje Nro. 1709.

·       En el Portal de Multimedia.
Enlace: De Eso No Se Habla - La Voz de los Presos Políticos.

Nuevo Link: Escuchar programas grabados (2020).

·       En el Portal de Multimedia.

Enlace: Periodismo para Periodistas - On The Radio

Link: Programa emitido: On The Radio - 110-05-12-19 - Horacio Guglielmone por Guillermo Viola.

05 Dic 19: Entrevista del Periodista David Rey al Coronel (R) Guillermo César Viola:

·       Situación de los Presos Políticos.
·       Actualidad argentina.
·       Actualidad Latinoamericana.

·       En el Link: Audios - Videos.

Programa emitido: Contracara N°33.

10 Dic 19: Entrevista en TLV 1 al Cnl (R) Guillermo César Viola - Unión de Promociones:

·       Uniformados presos sin justicia ante otro gobierno adverso.

Referencia: UP - Mensaje Nro 1721.

·       En el Link: Boletines Informativos
·       UP - 168Vo. Documento - Boletín Informativo Nro. 152 - Diciembre 2019.

-----------------------------

Ingrese, lea, actualícese, utilice el Sitio WEB y la Página de Facebook de la UP. Difúndalos.

Evite circular innecesariamente documentos adjuntos por correo electrónico, que ya están subidos y a su disposición en los aludidos Sitios.

Se le solicita colaboración difundiendo ampliamente toda esta información.

Un cordial saludo.

Coronel (R) Guillermo César Viola
Unión de Promociones

---------------------------------------

Página WEB



---------------------------------------

Página en Facebook:

viernes, 14 de febrero de 2020

UN HÉROE DE GUERRA OLVIDADO

Capitán (PM) Héctor Cáceres


A 45 años del combate de Pueblo Viejo, en Tucumán

Salta, 14 de febrero de 2020
Centro de Estudios Salta (CES)

Todos los argentinos tienen algún recuerdo del Combate de San Lorenzo, (03 Febrero de 1813) donde sacrificó su vida el sargento Juan Bautista Cabral para salvar al entonces coronel San Martín, antes de que éste llegara a general y fuera el Libertador de América.

Muy pocos en cambio recordarán el Combate de Pueblo Viejo (14 de Febrero de 1975), primer enfrentamiento armado de la Operación Independencia en Tucumán, que también merece ser evocado y que supuso otra ejemplar muestra de sacrificio, comparable con aquella, de parte del teniente primero Héctor Cáceres.

En el primer combate comenzaba la guerra victoriosa por la Independencia de Argentina y de América. En el segundo se iniciaba la victoria sobre la subversión y la guerrilla en nuestro país.

El de Pueblo Viejo fue un combate de encuentro en el monte tucumano entre una columna de guerrilleros del ERP que se replegaba y un Equipo de Combate del Ejército Argentino que efectuaba un reconocimiento para instalar una base militar.

El Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) había elegido la región del noroeste argentino para abrir su ansiada campaña rural porque, con la cordillera de los Andes a sus espaldas, parecía contar con la geografía adecuada para evitar las acciones de “cerco y aniquilamiento” que podrían lanzar las Fuerzas Armadas.

La unidad militar, al mando del capitán Juan Carlos Jones Tamayo, alistaba unos 60 hombres del Grupo de Artillería de Montaña 5. Avanzaban a pie por sendas en medio de la tupida vegetación.

El hombre punta era el cabo primero Ángel Orellana, seguido del teniente Rodolfo Richter. Más atrás venía un guía civil, el capitán Jones, el teniente primero Héctor Cáceres, un mayor que era el segundo jefe de la Fuerza de Tareas Chani, y sólo después venían dos secciones de soldados con sus respectivos subtenientes.

En un cierto punto, Orellana y Richter tomaron senderos diferentes en una zona de monte espeso. Eran las 17 horas de una tarde calurosa y húmeda. Richter dio con un claro y vio a un guerrillero a unos diez metros. Abrió fuego y corrió tras él. En ese instante, un hombre de seguridad del ERP le disparó un escopetazo en la espalda y cayó herido, a lo que siguió un intenso tiroteo.

Como había hecho el Sargento Cabral un siglo antes, Cáceres corrió en ayuda de su camarada, que estaba en medio del claro y sin su fusil, y se tiró cuerpo a tierra a su lado para cubrirlo, sin importar el riesgo y el peligro.

Los disparos, esta vez de FAL, arreciaron y uno de ellos hirió de muerte al teniente primero, que tenía solo 29 años. Fue el primer oficial del Ejército Argentino con aptitud de comando caído en combate.

Como Cabral, había ofrecido en holocausto su vida en forma heroica. Ambos murieron para salvar la vida de otro (uno el coronel San Martin y el otro el teniente Ritcher).

El combate prosiguió a medida que el resto de los soldados al mando del subteniente Daniel Arias se desplegaban en el lugar y sobrepasaban la posición de Richter. Y finalmente los guerrilleros huyeron ante la llegada de dos helicópteros.

En Pueblo Viejo perdió su vida el teniente primero Cáceres y quedó paralitico el teniente Richter. También fueron heridos el subteniente Arias, que recibió una perdigonada en el cuello y perdía mucha sangre, y el cabo primero Orellana, al que una bala le había dejado un surco en la espalda.

Por parte del ERP, dos guerrilleros abatidos en el lugar y un número indeterminado de heridos o muertos evacuados por los integrantes de la Compañía de Monte Ramon Rosa Giménez.

Con Cáceres murió un soldado, un ciudadano y un padre de familia para dar lugar al nacimiento de un héroe. Su acción valerosa se comprende porque respondió como soldado, porque para él Dios y la Patria está antes que la familia. Es el orden de sus valores y los cumple hasta su muerte.

El hoy teniente coronel Ritcher, aún en silla de ruedas, tiene una vida, libros que escribió y un fuerte recuerdo del Ejército Argentino de todo lo que vivió. Al capitán (post mortem) Cáceres después de 45 años le queda el nombre de una unidad militar (año 2019) y de un pueblo en Tucumán, algunas placas alusivas a su valerosa acción, pero sobre todo el recuerdo y aprecio de sus camaradas y su figura como ícono del soldado argentino.

En esta sociedad individualista de hoy en la Argentina, vaya como ejemplo para jóvenes y niños por su valores y por el sentido de Dios y de la Patria que demostrara, haciendo realidad aquello que juró siendo cadete del Colegio Militar de la Nación con sus jóvenes 16 años: “... Juráis a Dios y a la Patria, seguir constantemente a tu Bandera y defenderla hasta perder la vida... ¡Sí juro!”.

Honor y eterna gratitud a quienes dieron su sangre para que sus conciudadanos vivan, y a quienes -como soldados argentinos- no dudaron en ofrecer su vida en sincero, patriótico y valeroso holocausto.

Capitán (PM) Héctor Cáceres, siempre presente en el corazón y el recuerdo de tus seres queridos y en el de los integrantes del Ejército Argentino, en actividad o retiro, vivos o muertos. Siempre estarás presente.

“... No hace falta morir para estar muerto, muertos son los que pasan por la vida y su vida termina con su muerte...”


ACTUALIZACIÓN DE LA PETICIÓN
IMPOSIBILIDAD DE DEFENSA JURÍDICA

Roberto José Rosales
Villa Rosa Pilar, Argentina
13 DE FEB. DE 2020


A él no le gusta ser reconocido como un héroe, habiéndome honrado con esa amistad y ser un camarada de armas… me tomaré la licencia de llamarlo: “Mi amigo el Tcnl (R) Nani es un héroe de 2 guerras”, se destacó en la Guerra de Malvinas fue herido dos veces. Lo condecoraron con la Medalla del Ejército Argentino al Herido en Combate y la Medalla a los Combatientes. En 1988 participó en las acciones de recuperación del cuartel de La Tablada, en 1989. En dichas acciones tuvo una herida grave en el rostro, por la cual utiliza un parche en un ojo.​ Recibió la Medalla al Herido en Combate[1].

Foto de Archivo 2017
 Actualmente mi amigo se encuentra injustamente privado de su libertad y revisando mi archivo encontré una carta escrita por él y publicada por mí el 31 de marzo de 2017. La redacción de la misma mantiene plena vigencia y refleja exactamente las “irregularidades jurídicas” cometidas en los mal llamados “Juicios de lesa humanidad”, razón por la cual la subo como una actualización (a pesar del tiempo transcurrido) en la Petición para que se efectúe una auditoría jurídica en todo lo actuado en los juicios de lesa humanidad. Una vez más insisto a que firmen aquellas personas que aún no lo han hecho y a todos que la compartan (una vez más) a todos sus contactos, solo faltan 998 firmas para alcanzar el objetivo de 35.000 firmas.
Roberto José RosalesPD: disculpen lo extenso de la actualización, pero la mismo no tendría sentido sin leer la carta del Tcnl Emilio Guillermo Nani y más en estos tiempos en los que la señora vicepresidente de la Nación habla del ADN de las Mafias Italianas.
______________________________________________
 
Foto de Archivo 2017
IMPOSIBILIDAD DE DEFENSA JURÍDICA
31 de marzo de 2017Por Emilio Guillermo Nani
Estimados amigos:
Antes que nada, quiero agradecerles todas las expresiones de apoyo y solidaridad, tanto para mi familia como para mí.
Quiero avisarles que el 21 de Febrero comienza mi juicio oral (si es que se lo puede llamar juicio).
Lo que les reenvío, es parte de lo que escribí estando en la cárcel, pero como mantiene total actualidad, me sirve para intentar despertar algún tipo de inquietud.
No quiero pecar de ingrato ante tantos mensajes recibidos, pero luego de casi tres años de encontrarme ilegalmente encarcelado y más de 14 años de asistir a los más de 2200 presos políticos (545[2] de ellos asesinados en el marco de un verdadero plan criminal de exterminio diseñado por la corporación político judicial argentina), tan ilegalmente privados de su libertad como yo, y no ver ningún tipo de reacción ante tales crímenes, me veo en la obligación de expresarles que, si la sociedad de la que son parte, continúa haciéndose la distraída ante las atrocidades que vienen cometiendo, tanto los políticos, como los integrantes del aparato judicial (sean éstos “legítimos” o “ilegítimos”), un futuro negro puedo augurarles para toda nuestra descendencia.
Si los argentinos permanecen en su actitud de no asumir el rol de compromiso, por creer que con ellos no es ni será la cosa, haciendo gala del “yo,... argentino” que tan tristemente nos caracteriza, en estos tiempos turbulentos que vive en nuestra Patria, en los que se ha permitido que un pequeño grupo de canallas hayan arrasado con todos los Valores que nos dieron nuestra identidad, habiéndola predestinado para un destino de grandeza muy diferente a la atroz realidad de este presente, en el que se ha destruido la Familia, nos han alejado de Dios, día a día nos modifican la Historia, se arrasa con cuanta institución existe, incluido el Estado de Derecho, no deberán lamentarse de las consecuencias, que sin lugar a dudas, caerán sobre todos nosotros y, muy especialmente, sobre nuestros hijos y nietos, que se merecen un futuro mejor que este triste presente.
En el transcurso del tiempo que llevo detenido, he recibido cientos de mensajes de todo tipo a través de cartas, correos electrónicos y de cuanta red social existe Facebook, Whatsapp, Twitter, Instagram, etc.), en los que se me insta a “no bajar los brazos”, “no aflojar”, “no decaer”, porque “son muchos los que están de nuestro lado” y que “no van a permitir que continúen las injusticias que estamos padeciendo”.
Otros, más exagerados, me califican de “héroe”, escandalizándose porque se haya cometido semejante tropelía con alguien “que ha dado tanto por la Patria y por todos los argentinos”.
A todos vaya mi eterna gratitud por semejantes palabras de elogio y apoyo solidario. Pero, corriendo el riesgo de parecer desagradecido, debo decirles que los presos políticos estamos un poco cansado de palabras que no tengan su correlato en la acción. Las palabras no nos van a sacar de la cárcel, como tampoco lo van a hacer las visitas que semanalmente nos hacen los amigos, si cuando están en la calle siguen inmersos en sus cosas, sean éstas problemas, trabajo o esparcimiento.
Hace años que venimos alertando sobre la corrupción político-judicial. Hace años que se habla de las “mafias judiciales”. Todo el mundo conoce la catadura moral de la inmensa mayoría de quienes integran el fuero federal penal. Todos los días los medios de comunicación publican sus tropelías, encubrimientos, “descuidos” y “sobreseimientos” de funcionarios corruptos, sin que a la sociedad se le mueva un solo pelo, tal vez porque a sus integrantes, todavía, nadie les haya ido a “golpear la puerta de su casa”.
Todos los días leemos o escuchamos a los comunicadores sociales “informarnos” de un sinnúmero de las iniquidades cometidas por políticos, empresarios, jueces y fiscales, y no vemos reacción alguna por parte de la sociedad, que permanece expectante como si con ella no fuera la cosa.
Sin ir más lejos, en la noche del 23 de Julio de 2017, Luis Majul, envalentonado porque sabe que la destinataria de sus preguntas jamás se va a someter a las mismas, manifestó que le gustaría tener enfrente a la ex presidente para interpelarla respecto de un sinnúmero de interrogantes que fue desarrollando uno a uno, relacionados con los hechos de corrupción que son conocidos hasta el hartazgo por todos los argentinos que aguardamos con ansias que algún Juez, con los atributos bien puestos, decida procesarla como jefa de una verdadera asociación ilícita organizada para el saqueo de cuanta caja haya existido en el Estado, impidiendo que esos recursos tuvieran el destino correspondiente en áreas, como por ejemplo los de salud y la seguridad, cuya depredación, ha provocado ha provocado la muerte de miles y miles de argentinos, generando el mayor genocidio de toda nuestra historia, algo que ningún periodista, ni político “opositor” (???) se atreve a mencionar en estos términos.
El error de Majul radica en la destinataria del cuestionario. Esas preguntas deberían ser dirigidas al gobierno de Cambiemos (o “Continuemos”) y a los jueces del fuero federal penal que siguen sin encontrar motivo alguno para impulsar las causas que todos los argentinos anhelamos contra aquéllos que han vaciado la Argentina, sumiéndola en el estado de decadencia y pobreza al que nos han traído. Eso sí, basándose en “presunciones”, o con testimonios y testigos a todas luces falaces, siempre encuentran tiempo para continuar enfrascados en seguir raspando el fondo del tarro para encontrar nuevos candidatos para privar de su libertad a quienes no dudaron un instante en poner en riesgo sus vidas y las de sus familias, aseguramos la libertad de la que, hasta el día de hoy, disfrutan todos los argentinos, porque impedimos que el proyecto comunista de las organizaciones terroristas que asolaron nuestra Patria en las décadas del ’60, ’70 y ’80 (incluido el año 1989 en que el Movimiento Todos por la Patria, con la complicidad del gobierno de Raúl Alfonsin, nos diera el último zarpazo en su anhelo de toma del poder), lograra su objetivo de “convertir la Cordillera de los Andes en una gran Sierra Maestra” y a nuestro país en una sanguinaria tiranía, liberándonos de los padecimientos de los pueblos cubano, chino, europeos del este (bajo la bota soviética), vietnamita, camboyano, colombiano o venezolano.
La Argentina debe ser uno de los pocos países que encarcela a quienes le aseguraron la libertad y premia a quienes quisieron conculcarla. ¡¡¡Qué triste es ver cómo el pueblo argentino ha olvidado a sus libertadores, permitiendo que quienes pretendieron conculcarles el derecho a ser libres, hoy disfruten del beneplácito del reconocimiento social!!!
Estos casi tres meses de encierro me han permitido reflexionar con mucha tranquilidad, dado que lo que me ha sobrado es el tiempo para hacerlo.
Como ya les dijera, corriendo el riesgo de parecerles ingrato, los miles de mensajes que he recibido, además de ser una caricia para el alma, porque me han permitido mostrarles a mis nietos que no he sido un delincuente, ni un homicida, como el juez me ha enrostrado, también me han demostrado lo solos que estamos los presos políticos (lo que debe leerse como “los libertadores”, dado que jamás debieron olvidarse que fue gracias al sacrificio de los integrantes de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales y Penitenciarias y civiles y los de sus familias, que hoy los argentinos viven en libertad, sin haber sufrido los padecimientos de los pueblos que cayeron bajo las garras del comunismo, en todas sus variantes).
¿Y por qué digo que estamos solos?
Estamos solos porque todos que se vieron beneficiados por nuestro compromiso con la Patria, cumpliendo con nuestro juramento de “defenderla hasta perder la vida”, hoy tienen el coraje de despreciarnos o, lo que es mucho peor, matarnos con su indiferencia, cuando no, adulando a conocidos terroristas que pueblan gobiernos, legislaturas, tribunales, credos, empresas o medios de comunicación.
Para unos, somos “el demonio”, para otros, somos uno de “los dos demonios” (el otro son los terroristas), mientras tanto, los otros “nueve demonios”, cual purificados en una especie de Río Jordán, hacen como que con ellos no hubiera sido la cosa.
En otro artículo, publicado días antes de ser secuestrado por el aparato político-judicial, al que titulé “Desazón y bronca”, expresé lo que transcribo a continuación porque me ayuda a lo que quiero plasmar en este escrito:
El oportunismo de muchos, causa escalofríos.
A diario escuchamos o leemos relatos que hacen referencia a la “teoría de los dos demonios” y, ante ello no son pocos los que se rasgan las vestiduras con expresiones rimbombantes y políticamente correctas, descargando las responsabilidades de la tragedia argentina de los ’70, exclusivamente, en aquéllos que quisieron imponer en nuestro país un régimen totalitario de signo comunista, sea castro-guevarista, colombiano, venezolano, socialista, vietnamita, chinoista, soviético, camboyano o como quieran denominarlo, o en quienes, ante el clamor popular, tuvimos la responsabilidad de impedirlo.
Los otros demonios (políticos, jueces y fiscales, empresarios, sindicalistas, religiosos, periodistas, intelectuales, docentes y la propia sociedad argentina, ingrata, anestesiada, adormecida e indiferente) que apoyaron, tanto a terroristas, como a quienes los combatimos -sea por convicción, oportunismo o cobardía- hoy, sin ningún tipo de pudor, reivindican a quienes atacaron a la Nación y condenan a los que, con sus aciertos y errores, nos dieron la libertad que hoy gozamos, evitándonos, entre otras cosas, los padecimientos de los pueblos citados en el párrafo anterior.
Triste país aquel que aplaude a quienes lo atacaron y encarcela a sus libertadores. Más triste aún es cuando los derrotados de ayer y sus apologistas, masivamente ocupan espacios en los medios de comunicación desde los cuales se encargan de tergiversar u ocultar escandalosamente la verdad, cacareando su supuesta lucha por encontrarla.
Estos años de encierro y aislamiento me han servido para sacar algunas conclusiones. La más importante de todas es la de la imposibilidad absoluta de poder ejercer mi legítimo derecho a mi defensa jurídica habida cuenta de la inexistencia de las mínimas garantías constitucionales y procesales, tal como le expresara al Nuncio Apostólico, Mons. Emil Paul Scherring (que por otro lado jamás se tomó el trabajo de emitir, aunque más no fuera, una tibia respuesta) al solicitar mi asilo diplomático en la Nunciatura por su doble función o misión de ser la sede del Estado Vaticano y de la Iglesia Católica Romana.
En mi nota al Nuncio expresé que la experiencia que he recogido a lo largo de casi 14 años, en los que si algo ha caracterizado a la Justicia, es su poco apego al Derecho y sí demasiado a la prevaricación, violentando cuanta norma legal existe, incluido el Artículo 18 de nuestra Constitución Nacional (adjunto el listado de las normas violentadas), para consumar una larga sed de venganza contra quienes hemos tenido la responsabilidad de participar en la guerra contrarrevolucionaria.
Luego de leer y releer, una y otra vez, las dos causas que me abrió el Juez Federal Penal Nro. 1 y 3 de Mar del Plata, Santiago Inchausti, aprovechando la circunstancia de estar a cargo de dos Juzgados Federales Penales, sugestivamente, y luego de más de 14 años del reinicio de la persecución penal contra los miembros de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, Penitenciarias y civiles, por su participación en la guerra contraterrorista, basándose en presunciones, por el mero hecho de haber estado destinado en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 con asiento en Mar del Plata; de haberme desempeñado en determinados cargos y por haber obtenido altas calificaciones en el cumplimiento de mis responsabilidades, haciendo uso y abuso del condicional y de términos inexistentes en nuestro vocabulario como por ejemplo “presuncionalmente”, resolvió dictarme dos prisiones preventivas (una en cada uno de los juzgados bajo su cargo), trabándome embargos por un total de $ 5.000.000 (cinco millones de pesos).
Ante este tétrico panorama, voy a transcribir los argumentos que esgrimí para solicitar mi asilo diplomático, por cuanto me evitan dar mayores fundamentos a mi imposibilidad de ejercer mi defensa jurídica:
Lo que relataré a continuación, son algunos de los aspectos por los cuales tengo la total convicción de la ausencia absoluta de garantías procesales y constitucionales en la Argentina, en causas judiciales, como las que ahora se me pretende enrostrar:
1. En estos días se ha llevado a cabo una reunión encabezada por las organizaciones ultrakirchneristas Carta Abierta y Justicia Legítima. Dicha reunión estuvo dirigida por el terrorista montonero Horacio González, ex Director de la Biblioteca Nacional durante el gobierno anterior. Este embrión de un nuevo espacio político-cultural alineado al kirchnerismo, tiene como objetivo inmediato acompañar el creciente estado de movilización y convulsión social existentes en el país, para lanzar una “batalla cultural” contra el gobierno, fomentando su desestabilización y caída. Es decir que, como en los ’70, los sectores vinculados a las otrora organizaciones terroristas, han cambiado la metodología, pero no sus ambiciones de toma del poder, por fuera de las normas republicanas establecidas en nuestro país. “Justicia Legítima” es una organización de jueces y fiscales de reconocida militancia política que entienden en causas denominadas de “lesa humanidad”, que son los que pretenden juzgarme. ¿Ud. cree posible un juicio justo con personas de tales características?
2. Por disposición del gobierno nacional se ha emitido una estampilla para rendir homenaje al cumplirse 50 años de la muerte de uno de los mayores carniceros latinoamericanos, Ernesto Guevara de la Serna (a) El Ché y, nada menos que en la Biblioteca Nacional, se ha rendido homenaje al terrorista montonero Rodolfo Walsh, quien, junto con Horacio Verbitsky y Miguel Bonasso, entre otros crímenes, fueron los responsables de la colocación de una bomba en la Superintendencia de Seguridad Federal, que dejó un saldo de 22 muertos y 60 mutilados. Un gobierno que así actúa, mientras que pretende ignorar las aberraciones judiciales cometidas contra mis camaradas, ¿qué garantía de juicio justo me puede asegurar?
3. En los denominados “juicios de lesa humanidad”, son querellantes los estados nacional y provinciales, querellas que, con total cinismo, ignoran sistemáticamente las violaciones constitucionales y jurídicas que aquí cito, mientras que -en representación de sus mandantes- apoyan el avasallamiento de los derechos humanos de ancianos septua, octo y hasta nonagenarios detenidos, a los que, sin ningún pudor, llevan a la muerte como ha sucedido con la mayoría de los 400 presos políticos ya fallecidos [2].
4. Ricardo Lorenztti, además de estar sospechado de graves hechos de corrupción, tal como lo vienen denunciando la diputada nacional Elisa Carrió y la periodista Natalia Aguiar, en su libro “El señor de la Corte” (en cuyos capítulos 2 y último, además lo acusa de haber pertenecido a la organización terrorista Montoneros), presentó su libro “Derechos humanos: justicia y reparación” junto al conocido terrorista del Ejército Revolucionario del Pueblo¸ Eduardo Anguita, responsable, entre otros crímenes, del ataque al Comando de Sanidad, en el que fue asesinado el 2do. Jefe del Regimiento de Infantería 1 “Patricios”, Teniente Coronel D. Raúl Juan Duarte Ardoy. En este libro fija una clara posición respecto de su pensamiento condenatorio respecto de los llamados juicios de lesa humanidad. Con estos antecedentes, ¿se puede pretender de él algún dejo de imparcialidad y objetividad, siendo nada menos que el Presidente de la Corte Suprema de Justicia? [3]
5. Muchos de los que agredieron a la Nación y la sociedad argentinas en los años ’60, ’70 y ’80, como integrantes de las organizaciones terroristas que asolaron nuestra Patria o bien sus apologistas, ocuparon y ocupan privilegiados cargos en los poderes del Estado, incluso en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, en los tribunales federales penales y en los medios de comunicación, cargos que utilizan como verdaderos puestos de combate para consumar una venganza anhelada. No me detengo a nombrarlos para no hacer aún más larga esta nota y porque, supongo, V.E. no ignorará de quienes se trata. Nuevamente me pregunto, ¿puedo pretender alguna garantía de imparcialidad en dichos tribunales federales?.
6. Ni en el seno de la Santa Iglesia Católica hemos encontrado cobijo, contención y seguridad en la búsqueda de la reconciliación y la concordia que tanto estamos necesitando. Así como en el pasado existió el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que tantos jóvenes envió a matar y morir, en el presente fue reemplazado por el Grupo de Curas en Opción por los Pobres, liderados por Eduardo de la Serna, cuyas “homilías” (???) y Cartas, lejos de cumplir con el mensaje de amor y paz de Nuestro Señor Jesucristo, constituyen verdaderas proclamas cargadas de odio y violencia, llegándose al extremo que en el Año de la Misericordia, la única ausente para nosotros fue, precisamente, la misericordia. Su Eminencia: como católicos buscamos de nuestra Madre lo que hasta ahora se nos ha venido negando.
7. Países que se destacan por su apego al estado de Derecho, como Italia, España y Estados Unidos, han negado la extradición de militares a los que se los ha acusado de la comisión de “delitos de lesa humanidad”, por considerar que los mismos constituyen figuras inexistentes, toda vez que la norma que los establece, el Estatuto de Roma, no estaba vigente en el momento de la comisión de los hechos que se les imputan, por lo que se les estaría aplicando la norma en forma retroactiva. Vea los casos del Coronel Jorge Pedro Wagner[4]; del Teniente Coronel Carlos Luis Malatto[5] y del Teniente de Navío Guillermo Roberto Bravo[6], y compare la diferencia de proceder entre una Justicia que se ajusta al respeto por el Derecho y otra que se encuentra muy lejana de hacerlo.
Podría seguir mencionando decenas de ejemplos que demuestran, como expresara anteriormente, la falta de garantías constitucionales en Argentina para quienes se encuentran encarcelados (o en vías de serlo) bajo el falso título de “lesa humanidad”, pero, los mencionados, son sobrados fundamentos, que me permiten demostrar la absoluta imposibilidad de poder ejercer mi derecho a la defensa jurídica, no porque reniegue de él, sino porque es absurdo pensar que el mismo pueda ser llevado a cabo en un país en el que el prevaricato se ha instituido como metodología para negar Justicia, sea para proteger a corruptos y delincuentes, sea para impulsar las causas denominadas de lesa humanidad, con una sociedad que, con su silencio cómplice, avala que toda esta tragedia, que sin lugar a dudas dejará arrasada a nuestra querida Patria.
Emilio Guillermo Nani]Teniente Coronel (R)Veterano de GuerraPreso Político
__________________________________________________________________
REFERENCIAS:
[1] El 29 de marzo de 2001 devolvió en la Casa Rosada la condecoración que había recibido por su tarea en la recuperación del regimiento La Tablada, en rechazo a la reducción de penas otorgada por el presidente Fernando de la Rúa a los condenados por ese ataque. No fue recibido por el presidente de la Rúa y se la entregó al coordinador de Seguridad de la Casa Militar, David Maldonado. También le dejó una carta a de la Rúa, donde lo acusa de haber actuado bajo “presión” al achicar las penas.
[2] Para ser más exactos, al día de la fecha la Unión de Promociones lleva contabilizados 552 (quinientos cincuenta y dos) los fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, Fuerzas Penitenciarias y Civiles; en el marco de este proceso de persecución, venganza y exterminio. Pueden existir más dado que no siempre los deudos han informado los fallecimientos de algunos Presos Políticos y día a día se descubren nuevos casos de muertes en prisión, la mayoría condenados a una Prisión Preventiva Perpetua, en esos juicios no hay una sola sentencia en firme.
[3] Recordemos que la carta del Tcnl Nani fue escrita en marzo de 2017, en esa fecha el presidente de la CSJN era Ricardo Lorenzetti, hoy el Dr. Carlos Fernando Rosenkrantz abogado argentino, académico y el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina. El Dr. Rosenkrafntz tiene un pensamiento jurídico (ajustado a derecho) muy distinto al de su antecesor, pero sus votos siempre están en minoría con el resto de sus colegas influenciados por “el señor de la CSJN”.
[4] Madrid, 23 Septiembre (EFE). La Audiencia Nacional ha rechazado extraditar al ex militar argentino Jorge Pedro Rodolfo Wagner, detenido en marzo en Madrid en cumplimiento de una reclamación de su país que pedía su entrega por delitos de genocidio y torturas durante la Dictadura argentina (1976-1983). La sección tercera de lo Penal ha considerado que los hechos que se le imputan habrían prescrito y tampoco serían constitutivos de un delito de genocidio (que nunca prescribe) porque ello exige la destrucción de un grupo nacional, étnico, racial o religioso, requisito que no se aprecia en “la identificación de las personas afectadas”. La Sala tampoco ve viable acusarle por un delito de lesa humanidad -referido al ataque sistemático contra la población civil-, porque esa figura delictiva fue introducida en España en 2003, una fecha “muy posterior” a los hechos que se le imputan, y no puede aplicarse de forma retroactiva.
[5] Septiembre del 2013. La Corte Suprema Di Cassazione (Italia), deniega la extradición del Teniente Coronel Carlos Luis Malatto por razones similares a las señaladas en el caso Wagner.
[6] Caso Roberto Guillermo Bravo. Tribunal del Distrito Sur de Florida EEUU. Deniega la extradición por prescripción y falta de pruebas (Ver detalle de fallo en página 206):