por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

viernes, 10 de abril de 2015

MCM: DECLARACIÓN DE PANAMÁ ES UN HITO HISTÓRICO EN LA LUCHA POR LA DEMOCRACIA EN VENEZUELA


María Corina Machado mostró su gratitud por el apoyo de los expresidentes en elcaso Venezuela / Foto: Manuel Sardá

El exmandatario colombiano Andrés Pastrana espera que la presentación de este texto garantice un "terremoto político" en el mundo en contra de los abusos en Venezuela

EL NACIONAL WEB 9 DE ABRIL 2015 - 03:24 PM
La exdiputada a la Asamblea Nacional, María Corina Machado, agradeció a los 26 expresidentes de América y España que hasta este momento han suscrito la Declaración de Panamá, en la cual alzan su voz en apoyo a los venezolanos que luchamos por libertad, y condenando la sistemática violación de los derechos humanos en el país.

La dirigente política aseguró que la declaración de Panamá, documento presentado en el marco de la Cumbre de las Américas, tendrá un efecto movilizador.

"Esto va a tener un impacto enorme. Una cosa es un régimen que fracasó económicamente por razones políticas o una visión ideológica y otra un régimen que censura, reprime, apresa, tortura y viola los derechos humanos", denunció.

Asimismo, calificó el evento como un "hito histórico", puesto que nunca antes un grupo de expresidentes de tan diversos países y posiciones ideológicas se habían unido para denunciar la falta de democracia y apoyar la lucha de los demócratas.

Aseveró que "comenzamos a ver posiciones que, desafiando abiertamente al régimen, nos han escuchado, pues la verdadera naturaleza del régimen de Maduro ha quedado al descubierto".

Por su parte, el expresidente colombiano Andrés Pastrana ratificó que en Venezuela se violan las garantías fundamentales y pidió al gobierno de Colombia y de otros países "alzar su voz por lo que pasa con el pueblo de Venezuela".

"Yo llamaría a esta cumbre como la cumbre de la dignidad. Cada uno de los firmantes de la declaración ha construido una arquitectura iberoamericana basada en la protección de “Notas por una Guatemala mejor” los derechos humanos y en defensa de las libertades. Somos ya 26 expresidentes que firmamos esta declaración sin precedente político, para que continúe ocurriendo un terremoto político" en el mundo, declaró.

Mientras tanto, Jorge Tuto Quiroga, expresidente de Bolivia, exhortó a los venezolanos a exigir elecciones libres y transparentes.

"Lo que sucede en Venezuela es el miedo a perder el poder", sostuvo, al tiempo que aseguró que en Venezuela no existe libertad de expresión ni la posibilidad de disentir sin ser perseguidos.

“Recolección de firmas demuestra debilidad del régimen”

Sobre la recolección de firmas por parte del régimen venezolano en contra del decreto de Estados Unidos que sanciona a violadores de derechos humanos, la dirigente política consideró que se trata de una campaña frenética y millonaria que demuestra la debilidad de Nicolás Maduro.

“Es una grotesca operación que en sí misma es la más elocuente demostración de la naturaleza del régimen venezolano; una masiva violación a la dignidad humana a plena luz del día y difundida ampliamente gracias a la hegemonía comunicacional del régimen", aseguró.

De acuerdo con la líder de Vente Venezuela, el gobierno venezolano aprovecha la proyección de la Cumbre de las Américas para enarbolar un supuesto "respaldo a la dictadura militarista y mafiosa que hoy está en el poder en Venezuela".

NTN24

26 Expresidentes presentan la ‘Declaración de Panamá’ sobre crisis en Venezuela durante Cumbre de las Américas


Publicado el 9 de abril de 2015
Este jueves 26 expresidentes de Iberoamérica alzaron su voz para exigir la libertad y la democracia en Venezuela en un documento que han llamado la ‘Declaración de Panamá’.

Mitzy Capriles, esposa del alcalde metropolitano Antonio Ledezma y Lilian Tintori esposa de Leopoldo López, recibieron la iniciativa de manos del expresidente colombiano Andrés Pastrana.

FUENTE: DIARIO CORREO INFORMATIVO 10 de abril de 2015

PRIMER ANIVERSARIO DEL DIARIO CORREO INFORMATIVO – DCI

El 10 de Abril del 2014, nació a la vida pública un nuevo medio de lucha, que apuntó desde su inicio hacia la impostergable necesidad de recuperar la dignidad histórica de nuestro Ejército de Guatemala -tan manipulada y estigmatizada-, y de nuestra nación.

Al cumplirse un año de aquella fecha, debo dar gracias a Dios y a mi entrañable amigo el Coronel Edwin Morales Catalán por su amistad de siempre, su patriotismo a toda prueba, y además su decisión y abnegación al haber decidido encarar éste reto, sin más recursos que nuestra FE EN LA CAUSA, por nuestra querida Institución Militar y sobre todo por una Patria mejor.

Incluir en un formato simple por internet -inicialmente- artículos, crónicas, y reportajes, cuyo contenido aportara insumos para conocer a profundidad el nacimiento, desarrollo y desenlace -aún parcial- del fenómeno terrorista en nuestra Nación, -y su posterior rebrote con caretas y tácticas diferentes en su forma, pero idénticas en sus objetivos-, como un apoyo o refuerzo, a lo expuesto a la fecha por el compendio “Las Batallas por Guatemala”, fue la propuesta de Edwin.

Nuestra nueva herramienta de lucha, debería dar a conocer de manera clara y contundente, el mensaje mediático, las formas de lucha Psicopolítica -infiltración del Estado y sus instituciones-, la perversa desinformación, el cinismo inherente para la obtención de recursos que garanticen su modus vivendi -dinero proveniente del extranjero en su mayor parte-, de los neo marxistas nacionales cobijados en el Foro de Sao Paulo -nueva internacional marxista- y su abyecto propósito de mantener con vida la polarización y el enfrentamiento utilizando con renovados bríos, otras formas de agitación y manipulación de nuestro pasado reciente, teniendo como plataforma o base, la íntima relación que existe entre la circunstancia política, y el hecho terrorista que nace y medra a su sombra.

Los destinatarios principales del DCI como se comprenderá, son en esencia los diferentes estratos de nuestra trabajadora y esforzada sociedad, y todas las generaciones de militares en sus diversas situaciones -retiro-disponibilidad-activo-, así como nuestros históricos aliados nacionales e internacionales, sujetos activos y pasivos de un fenómeno sangriento que nuestra Patria nunca mereció.

Constituye entonces éste medio de comunicación electrónico, un permanente mensaje de fe, y reconocimiento a la fuerza de la libertad, la justicia, y el amor a una vida mejor para nuestra sociedad.

Conlleva además, un claro mensaje a quienes han hecho de la diatriba y el enfrentamiento su modus vivendi, con la advertencia de nuestro vigente espíritu de lucha al recordar con orgullo la sangre de nuestros héroes, la oposición histórica de nuestro pueblo a sus fines y objetivos, y del histórico uso de la fuerza legítima del Estado asumido por una generación que antepuso los ideales patrios, a las consignas internacionales.

Expone en forma permanente y documentada, el significado de la derrota de los violentos, cuyos jefes huyeron ante la su debacle a refugios dorados, dejando tras sí a sus seguidores y su legado de sangre; exponiendo una vez más, el origen externo de la subversión terrorista -hoy neo marxista- que luego de su derrota, ha regresado al punto de partida y dirige una campaña ominosa en contra de la nación, disponiéndose a desestabilizarla de nuevo.

Estos ataques y planes, carecen de sentido a ojos de la sociedad, pero lamentablemente coinciden con las acciones apátridas de algunos componentes de un Estado corrupto e inmoral, cuyas abusivas, inmorales, y descaradas acciones, producen desesperanza y la progresiva disolución del Estado de derecho. Es por ello, que en el CDI tienen cabida todas las formas de expresión, para que nuestros lectores, cuyo número se incrementa en forma geométrica, tengan insumos para evaluar nuestro pasado y proyectar con vigor y verdadero patriotismo, nuestro futuro; jugando un papel orientador ante las nuevas generaciones, que deberán entender como la ideología de la muerte y los antivalores, se introdujo en la educación, la cultura, la economía y la justicia.

En estos momentos en que la Patria necesita de la participación de todos sus hijos, desde los más diversos ángulos, pensamientos, y posiciones, reitero nuestra disposición a luchar por una “Guatemala de todos”, pero con el requisito sinequanom, del cese de enfrentamientos absurdos, que se profundizan bajo el principio de acción y reacción.

Para la Guatemala posible, el verdadero enemigo a vencer es la corrupción, y la apatía de una sociedad que languidece en sus principios y valores.

Para el equipo de colaboradores del DCI, en lo personal, y como equipo, va nuestro agradecimiento, exhortando a quienes nos leen, a sumarse a este incipiente y quijotesco esfuerzo, ansiando que nos ayuden a mejorarlo progresivamente, como hasta la fecha, pues estamos seguros que con sus aportes e ideas “haremos camino al andar”.

Para Edwin como padre de esta noble criatura, mi admiración y aprecio.

¡FELIZ ANIVERSARIO!


Óscar Platero [1]



[1] Oficial del Ejército graduado en la Escuela Politécnica de Guatemala.
Graduado en el Curso  Superior de la Escuela de Inteligencia  del Ejército Argentino.
Fundador de la Escuela de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional, Ejército de Guatemala.
Instructor de la Escuela de Inteligencia, del Ejército de Guatemala.
Instructor en la Escuela Politécnica  de Guatemala.
Instructor invitado en el Centro de Estudios Militares.
Curso de Inteligencia Técnica en los Estados Unidos de Norteamérica.
Curso de Guerra Política con instructores de  la República de Taiwán.
Distintivo “Placa de Combatiente” con cuatro estrellas, por haber participado en múltiples combates contra unidades terroristas.
Distintivo “Roble de oro”, por haber sido herido en combate en varias oportunidades.
Curso como  Analista de Inteligencia en los Estados Unidos de Norteamérica.
Curso de Seguridad de Puertos, aeropuertos y recintos     aduaneros.
Estudios de Criminalística y Criminología.
Licenciatura en Criminalística y Criminología.
Estudios de post grado en Sistemas Penitenciarios.
Asesor  sobre Estructuras Criminales, del Ministerio de Gobernación en dos oportunidades.
Conferencista  sobre la “Historia del Enfrentamiento Armado Interno en Guatemala”, a nivel nacional e internacional.
Autor del Libro “Las Batallas Por Guatemala”, que en siete tomos describe la Historia del Enfrentamiento Armado Interno en Guatemala.  (tres de ellos ya publicados).
Autor del Libro “La farsa del genocidio en Guatemala”. (Inédito y próximo a publicarse).
Vice-Presidente de la Fundación Contra El terrorismo.
Columnista del diario digital “La Noticia en Guatemala.com”

UN CASO DE RECONSTRUCCIÓN HISTÓRICA

Editorial I

El testimonio de un ex funcionario de Isabel Perón por la muerte del coronel Larrabure es demostrativo del proceso de violencia vivido antes de 1976
  
Carlos Ruckauf 

El ex vicepresidente de la Nación y ex gobernador de Buenos Aires Carlos Ruckauf prestó declaración testimonial recientemente, en su condición de ministro de Trabajo durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón. Lo hizo en un juicio por la verdad, abierto ante la justicia federal por la familia del coronel Argentino del Valle Larrabure. La información periodística resultante de esa declaración fue por demás ilustrativa sobre la violencia en que se hundió el país en los años setenta, antes de que los militares tomaran el poder, y en tiempos de gobiernos constitucionales.

La muerte del oficial que fue ascendido post mórtem al grado de coronel fue el término atroz de un calvario de más de un año. Larrabure había sido enclaustrado en condiciones infrahumanas en lo que sus captores del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) denominaban, con pretensiones de absurda legitimidad, "cárcel del pueblo", aunque no era más que una infecta y húmeda excavación en la tierra hecha en la vivienda que ocupaba el matrimonio encargado de su vigilancia.


Larrabure había sido secuestrado el 11 de agosto de 1974, un mes después de que asumiera, por el deceso del presidente Juan Domingo Perón, su esposa. El cuerpo de Larrabure apareció el 19 de agosto de 1975 con signos notorios del padecimiento sufrido. Los peritos médicos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictaminaron que había sufrido torturas, pero en los mentideros vinculados con las bandas subversivas de los años setenta se sostuvo siempre, en cambio, la tesis de que se había suicidado.


Discutir ahora si es peor la horca que la guillotina es una tautología que permite, sin embargo, una aproximación seria al caso de Larrabure y demuestra que las cuestiones de fondo de esos años de horror en la Argentina hay que examinarlas de otro modo. Aun cuando se aceptara la hipótesis del suicidio, nadie en su razonable juicio, y menos todavía si hubiera estado frente a la visión de la extrema delgadez que presentaba el cuerpo de Larrabure, podría negar que este militar fue sometido, por su larga prisión en una cueva miserable, sin higiene y con aire precario, a una situación de horror. Su caso patentiza cuánto hay de infecto en la novela kirchnerista de que sólo hubo asesinatos y torturas por parte de los militares.


Unas mil muertes y veinte mil atentados de todo tipo cometidos en esa década por parte de los grupos terroristas que invocaban, con más o menos énfasis, a Perón, Guevara, Castro o Khadafy, ilustran sobre lo que eclipsa de la historia real la memoria hemipléjica de los gobernantes de turno. Desde luego que el de Larrabure es el ejemplo paradigmático de un proceso de violencia fanática y provocativa llevado adelante contra militares en momentos en que había gobiernos civiles en la Argentina: el del general Perón, primero; el de María Estela Martínez, después. Fueron ellos los que ordenaron, como respuesta a un fenómeno que no podían controlar, el "exterminio" y la "aniquilación" de los grupos que se levantaban contra el Estado de Derecho. Precario "estado de derecho", claro, porque ambos gobernantes permitieron la constitución y desenvolvimiento de la Triple A, siniestra organización parapolicial próxima al ministro José López Rega, factótum en quien se recreaban las condiciones más asombrosas y excéntricas de Rasputín.


En su testimonio, Ruckauf recordó que el gobierno del que fue parte debió establecer, frente a la violencia enseñoreada, el estado de sitio. "Había secuestros -dijo-, atentados y ataques a cuarteles, estructuras policiales, a personal judicial, personal policial y civiles." Todo eso es por demás sabido, pero se encuentra sistemáticamente ausente de un relato que sólo toma en cuenta la represión habida por vías del terrorismo de Estado y no las modalidades feroces de acción de la juventud que Perón comenzó por calificar de "maravillosa" y terminó sacándose de encima con la recomendación de que se utilizaran para ello los peores instrumentos, los del "exterminio".

Italo Argentino Luder

La autoamnistía que los militares habían dictado para sí antes de abandonar el poder en 1983 y cuya derogación el presidente Raúl Alfonsín impulsó tan pronto llegó a la Casa Rosada fue acompañada en las elecciones de ese año por los candidatos del Partido Justicialista, y como es obvio, por quienes los acompañaron con su voto en las urnas. Es éste, así, parte de un capítulo de la misma historia cuyos rasgos más trágicos se están ventilando en el mencionado juicio por la verdad, sucedáneo de otro en que no prosperó que se declarara de lesa humanidad el caso del coronel Larrabure. ¿No lo fue, acaso?



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

OBJETIVOS PARA UN COMPROMISO REPUBLICANO


Buenos Aires, 09 de abril de 2015
Estimado Camarada / Conciudadano:

Hace pocos días, la Unióndel Personal Militar Asociación Civil dio a conocer la constitución de la Mesa de Convergencia Republicana (Link), asociación temporaria que integra junto a varias agrupaciones pertenecientes al ámbito cívico-militar, con la finalidad de elaborar y hacer conocer a los políticos que participen en la campaña electoral, el pensamiento y las necesidades de un amplio sector de la población, hasta el momento postergado. Esta sola idea provocó un importante número de mensajes de aprobación y aliento por parte de individuos y nuevas asociaciones, confirmándonos que estamos avanzando por el buen camino.

Ahora, luego de numerosas reuniones y de encendidos debates, los representantes de las distintas agrupaciones que integran esta Mesa hemos consensuado el documento que presentamos a continuación, denominado:

OBJETIVOS PARA UN COMPROMISO REPUBLICANO

RECUPERACIÓN DE LA REPÚBLICA

1.  Sostener sin restricciones, los derechos fundamentales de la persona humana, como el derecho a la Vida, a la Libertad y a la Propiedad Privada, como valores centrales de una sociedad civilizada.

2. Restablecer la vigencia plena de la Constitución Nacional propiciando su aplicación con absoluta independencia de tendencias ideológicas o sectarias, asegurando la independencia de los poderes del Estado como garantía del sostenimiento del sistema representativo, republicano y federal. 

3.  Revalorizar la jerarquía de las instituciones trascendentes, fundamentales y fundacionales de la Nación en el marco de una democracia republicana moderna, infundiendo con el ejemplo el respeto por las mismas. 

4. Revertir las pautas culturales en materia educativa que han producido declinación y desencuentros, sin tergiversar la historia, destacando el ejemplo de los verdaderos próceres de nuestra emancipación y organización nacional.

CONCORDIA Y PAZ INTERIOR 

5. Cumplir la Constitución Nacional, los Principios Rectores del Derecho Penal y el Código Procesal Penal para aquellos civiles y uniformados sometidos a juicio por hechos acaecidos en los conflictos producidos en la segunda mitad del siglo pasado, asegurando el principio de igualdad ante la ley, poniendo fin a la ilegalidad y a la discriminación de que son objeto. 

6. Procurar la concordia, la unión y la pacificación nacional, tal cual ha propiciado el actual Papa Francisco en escritos tales como el “Documento de Aparecida” redactado para “favorecer en nuestros pueblos todos los gestos, obras y caminos de reconciliación y amistad social”, reafirmado por la Conferencia Episcopal Argentina en su  documento “Camino hacia el bicentenario en Justicia y Solidaridad”, cuando propone “avanzar en la reconciliación y la capacidad de diálogo”. 

DEFENSA  Y SEGURIDAD 

7. Establecer claras políticas de Estado para la Defensa y Seguridad Nacional, restituyendo el rol de cada una de las Fuerzas Armadas, de Seguridad y Policiales, actualizando su organización, preparación y equipamiento, teniendo en cuenta las nuevas amenazas, tales como el narcotráfico, el terrorismo, la trata de personas y las distintas expresiones del crimen organizado, con una asignación presupuestaria acorde con las tareas asignadas. 

8. Reformular la política de remuneraciones de los servidores uniformados del Estado, dentro de cada Fuerza (escala jerárquica),  entre las distintas Fuerzas y de modo equitativo con otros agentes del Estado, haciendo que se cumpla la Constitución Nacional y las respectivas leyes y restablecer los históricos marcos legales de dependencia y funcionamiento del Instituto de Ayuda Financiera para el Pago de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas y de las Obras Sociales de dichas Fuerzas.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

Somos conscientes de que cada lector tendrá sus propios puntos de vista, prioridades y comentarios que leeremos con mucha atención. Sin embargo, creemos que los distintos puntos del documento elaborado cubren el grueso de nuestras expectativas, por lo cual, a partir de este momento, daremos prioridad a la tarea de lograr que los sectores políticos con quienes tenemos mayor identificación o se muestren interesados por nuestra problemática, y que detentan reales posibilidades de acceso al poder, se comprometan con estos objetivos en forma explícita.

Mientras tanto, resulta imperioso que todas las personas y asociaciones que se vean identificadas con los Objetivos arriba enunciados, hagan llegar su adhesión a esta Mesa de trabajo, a fin de no dejar dudas a nuestros interlocutores del amplio sector que representamos y de los sólidos valores republicanos que nos interesa recuperar y afianzar.

Firman este Mensaje, en representación de las agrupaciones que conforman la Mesa:

Francisco Ricardo Verna
DNI: 7.801.593
Representante Área Agrupaciones y Organizaciones
francisco.verna@upmac.org.ar
                      


Juan Carlos Neves                        Alberto E. Solanet
DNI: 4.995.420                              DNI: 4.383.243  
.
Representante Área Política          Representante Área Jurídica.
        nevesar@yahoo.com.ar           asolanet@estudiosolanet.com.ar



Adhiero a los términos del documento “OBJETIVOS PARA UN COMPROMISO REPUBLICANO” (Enviar)
(Se solicita incluir datos personales y si representa a una organización, los correspondientes a la misma)



Este correo electrónico fue emitido en la República Argentina, en concordancia con la Ley 26.032 (B.O. 17.06.2005), que establece que la búsqueda, recepción y difusión de información e ideas por medio del servicio de Internet se considera comprendida dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión. El contenido del presente mensaje es privado y exclusivo para los destinatarios, pudiendo contener información protegida por normas legales y de secreto profesional. En caso de haberlo recibido por error, solicite ser eliminado de la lista, respondiendo al remitente con el objeto: "REMOVER".Si desea reenviar este mensaje a más de un destinatario, asegúrese de hacerlo con copia oculta (CCO), evitando así exhibir direcciones de correo. El SPAM es perjudicial para todos.

miércoles, 8 de abril de 2015

¿CÓMO FUE ESTE 2 DE ABRIL DE LOS PRISIONEROS DE GUERRA, CAUTIVOS EN LA UF 3 DE GÜEMES (SALTA)?

CENTRO DE ESTUDIOS DE HISTORIA, POLITICA Y DE DERECHOS HUMANOS (SALTA)


Para todos los Argentinos éste 2 de Abril fue muy emotivo y particular, debido a que se conmemoraba el “Jueves Santo” y trigésimo tercer aniversario de la recuperación de nuestras Islas Malvinas.

Para nuestros amigos, los Prisioneros de Guerra, ese día también fue lleno de recuerdos, emociones, fe y esperanza.

Ese día, en el pabellón donde están detenidos la mayoría de ellos, a las 8.00 de la mañana, se congregaron al pie de un improvisado yvirtual  mástil, donde se encontraba una bandera Argentina, con un refulgente  sol, aferrada a una cuerda que estaba adherida a las rejas del cielo raso del segundo piso.

A continuación, el Coronel (R) Juan Carlos Jones Tamayo, hizo una sintética referencia al sentido de ese acto e invitó al Subcomisario (R) Andrés Soraire y al Sargento Luis Arancibia (detenido por un delito común) a que lo acompañasen a izar la bandera; el primero por ser el Prisionero de mayor edad (77 años) y el segundo por ser el preso más joven del pabellón (28 años).

Cabe destacar que previamente, el Tte. Coronel (R) Horacio Domingo Marengo, había entregado a cada uno de los presentes, una escarapela y una hoja con la “Marcha a las Malvinas”. Este oficial fue el encargado de armar el mástil virtual.

A falta de clarín o tambor el izamiento se ejecutó acompañado de fuertes aplausos de todos los concurrentes. Al llegar el Pabellón Nacional al tope del mástil, se gritaron tres ¡VIVA LA PATRIA! Y a continuación se cantó la “Marcha a las Malvinas”, en su versión completa.

Posteriormente, se dirigieron a otro pabellón, donde están alojados otros Prisioneros de Guerra, lugar donde se ofició la misa de Jueves Santo con el “lavado de pies”. De este acto religioso también participaron varios jóvenes que se encuentran presos, en etapa de recuperación del consumo de drogas y cuyas edades oscilan entre los 20 y 24 años.

Al finalizar la misa, el sacerdote recordó la gesta de Malvinas y pidió por todos los muertos en la guerra, rezando la “Oración por la Patria”.

Cabe señalar que la pared de atrás del improvisado altar estaba cubierta por una pintura de la Cara de Cristo en la Cruz, obra realizada sobre un lienzo blanco de 3 x 2 mts. por el Subcomisario (R) Eufemio Jorge Uballes.

Acto seguido, el Coronel (R) Jones Tamayo se dirigió a los presentes para informarles que entre los Prisioneros de Guerra se encontraba un veterano héroe de Malvinas, el Capitán de Fragata (R) Jorge Bardi. El Coronel invitó a la concurrencia a saludarlo, haciéndolo en su persona como representante de todos los veteranos de Malvinas, vivos y muertos.

Todos aceptaron la propuesta y se buscó al Capitán de Fragata (R) que se encontraba en su “camarote”.

Este ingresó al local, acompañado por el Subcomisario (R) Uballes, siendo recibido con un fuerte aplauso por todos los presentes, incluidos el sacerdote y sus ayudantes.

El Capitán de Fragata (R) Bardi agradeció la muestra de aprecio hacia los veteranos de Malvinas y narró, con detalles, su participación en el desembarco en Puerto Argentino en la madrugada del 2 de Abril de 1982 y en los combates por la toma del Cuartel de los Ingleses y de la “Casa del Gobernador”, detallando las circunstancias de la muerte del Capitán de Corbeta Giachino.

Sus palabras fueron escuchadas con mucha atención por todos, especialmente por la veintena de jóvenes que se encontraban allí, los que seguramente, era la primera vez que escuchaban un trascendente hecho histórico de nuestra Patria, narrado en forma presencial por uno de sus valientes protagonistas.

Posteriormente, el Coronel (R) Jones Tamayo agradeció en nombre de los presentes al Señor Capitán de Fragata (R) por su emotivo relato.

Acto seguido, el Tte. Coronel (R) Martín Rodriguez informó que el sábado 4 de Abril, en horario a determinar, se rezaría el “Vía Crucis” con la presencia del Rvdo. Padre Matías Jerez y entregó a todos una oración para ser rezada el día 5, Domingo de Resurrección.

A continuación se compartió café, té y mate con galletitas y “roscas de Pascuas”, elementos llevados por algunos de los concurrentes. En la ocasión hubo un interesante intercambio de experiencia entre el Capitán de Fragata (R) Bardi y el Tte. Coronel (R) Marengo, quien se desempeñó, durante la Guerra de Malvinas, como uno de los responsables del “Lugar de Reunión de Prisioneros, LRP” ingleses en la zona de Comodoro Rivadavia, lugar donde permanecieron detenidos como Prisioneros de Guerra, 4 Suboficiales “Marines” y 1 civil guarda faro de Gran Bretaña, capturados en Malvinas con posterioridad al 2 de Abril.

Ya de regreso a los respectivos pabellones de la UF3, los Prisioneros de la Guerra contra la Subversión prosiguieron con sus tareas habituales (trabajos manuales, lectura, escritura, ejercicios físicos, etc.)

Desde las 18.00  hs. Y hasta las 19.00 hs., oportunidad en que deben permanecer encerrados con llave en sus respectivas celdas a fin de que pueda salir “en recreación” un delincuente alojado con ellos en el Pabellón B-2, condenado por homicidio, la mayoría de los prisioneros rezó el Santo Rosario.

A las 19.00 hs. se procedió a arriar la Bandera Nacional. Los prisioneros se reunieron al pié del mástil virtual y dando frente hacia el rojizo crepúsculo vespertino que coloreaba los bordes de los cerros que se encuentran en la zona de Campo Santo y El Bordo, en dirección a la Ciudad de Salta.

El acto de arrío estuvo a cargo del Comisario Mayor (R)  Antonio Saravia (76 años) y el ex Comisario Gabriel Gimenez (detenido por un delito común) (44 años), quedando el primero en custodia de la bandera hasta el 25 de Mayo, oportunidad en que si Dios quiere y el Servicio Penitenciario lo permite, se haría un acto similar en ese Pabellón.

Por la noche, como todas las noches, los Prisioneros salteños invocaron al Señor y a la Virgen del Milagro y los jujeños a la Virgen de Río Blanco, pidiendo que los iluminen, a fin de continuar llevando sus calvarios con fé, esperanza, fortaleza, templanza, serenidad, paciencia, salud y alegría.

Se escucha, al quedar en penumbras el pabellón, la siguiente oración:

“Ven Espíritu Santo, para que aprenda a vivir con libertad interior.
Ayúdame a desprenderme de mis planes cuando la vida me los modifique.
Toca mi corazón para que confíe en tu protección amorosa. Serás mi poderoso salvador en medio de toda dificultad. Derrama en mi, tu vida intensa y armoniosa, para que no me resista al cansancio, al desgaste, a los cambios y para que no busque falsas seguridades. Enséñame a aceptar con serenidad y fortaleza los límites variados de cada día y las cosas imprevistas. Libérame de toda resistencia interior contra la realidad. Ayúdame a confiar, Espíritu Santo, sabiendo que también de los malos puedes sacar algo bueno. Enséñame a vencer mis nerviosismos y tensiones, para enfrentar con calma y seguridad interior todo lo que me suceda. Destruye toda desconfianza para que pueda descansar en tu presencia, entregarme en tus brazos, sin pretender escapar de tu mirada de amor. Vive conmigo Señor, enfrenta conmigo los desafíos y las dificultades que AHORA TENGO QUE RESOLVER. Porque contigo, todo terminará bien. Ven Espíritu Santo. Amén”.

(De “Los cinco minutos del Espíritu Santo”. Día 14 de Mayo. Victor Fernandez. Ed. Claretiana – Nov. De 2014)

Así terminó la jornada del 2 de Abril en la UF 3 de Güemes, con esos combatientes de otra  guerra, la guerra contra la Subversión. Con la frente alta, con sus pechos llenos de orgullo por lo que fueron y por lo que siguen siendo, convencidos que no están solos, que todos nosotros, los lectores, los estamos acompañando y repetimos con ellos:

¡¡¡¡CRISTO Y YO, MAYORIA APLASTANTE!!!!

Pedimos a todos los lectores que recen y difundan la siguiente oración:

“Cristo, nuestro Señor, dígnate escuchar la oración que te dirigimos por los Presos Políticos de la intolerancia y el odio, para que les llegue la JUSTICIA y la LIBERTAD. Que reine la concordia en nuestro país para lograr la paz y la felicidad de TODOS los que la habitamos. Amén”

Esta oración nació para pedir por los integrantes de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, Penitenciarias, Sacerdotes y Civiles que están INJUSTAMENTE PRIVADOS DE SU LIBERTAD en distintos “Campos de Prisioneros” (Cárceles) de nuestro País, por haber defendido a la PATRIA de la agresión del TERRORISMO SUBVERSIVO, por mandato de las más altas autoridades. Pidamos también que se terminen los desencuentros entre los argentinos para vivir en paz y armonía, que se promueva y sostenga una JUSTICIA IMPARCIAL e INDEPENDIENTE de la animosidad política de este tiempo. Pidamos que haya espíritu de grandeza y deseo conciliador para que se conozca TODA LA VERDAD.

Dice Vicente Gonzalo Massot en el Prólogo de la Segunda Edición del libro de Carlos Manuel Acuña, titulado “Por amor al odio” (Pág. 32):

“El resultado militar de la contienda, que tuvo un principio y un fin en el tiempo, fue favorable a las Fuerzas Armadas. Inversamente, el resultado político favoreció a sus adversarios. Fenómeno éste –que los vencedores terminarán haciendo el papel de vencidos y los perdedores ganasen la batalla política después de muertos– nunca antes visto, cuando menos en el mundo moderno. Ello fue producto, entre otras cosas, de una sutil, paciente, atrevida y a la vez, sectaria reconstrucción histórica a la que se consagraron, sin prisa pero sin pausa, quienes habían sido derrotados. Las distintas capillas intelectuales de la izquierda, de ordinario, comprometidas directa o indirectamente con la subversión, encontraron en la historia, como disciplina teórica, una forma de prolongar la guerra por otros medios (el subrayado es de ésta redacción). Desde 1983 a la fecha, en la Argentina, sólo se ha escuchado esa campana”.

A los 34 (treinta y cuatro) Prisioneros de Guerra en la UF 3 de Güemes les mandamos nuestro gran afecto y apoyo total, pidiéndoles que continúen con el espíritu de sacrificio y lucha evidenciado hasta ahora, suplicándoles que hagan “catecismo” para contagiar a aquellos que necesitan apoyo espiritual.

Este Centro de Estudios de Historia, Política y Derechos Humanos de la Ciudad de Salta, les recuerda que:

“SOLDADO, NUNCA PIDAS PERDON POR HABER DEFENDIDO A LA PATRIA.
TU GUERRA ES JUSTA. NO ESTAS SOLO!!!!!!!”

¡¡¡¡¡VIVA LA PATRIA!!!!!


martes, 7 de abril de 2015

AYER HÉROE DE GUERRA, HOY PROCESADO EN PRISIÓN


Enrique Stel, es Coronel, Veterano de la Guerra de Malvinas. A partir de 1979 perteneció a las fuerzas de élite de la República Argentina y luchó en la guerra integrando la Compañía de Comandos 602. Recibió del Congreso de la Nación Argentina la Condecoración “A los Bravos de Malvinas” y el Ejército Argentino lo condecoró con la Medalla “Al Heroico Valor en Combate”. Además le otorgó una mención distinguida por su desempeño en la guerra.

Arriesgó su vida infiltrándose detrás de las líneas enemigas, ayudó a sus camaradas espiritual, emocional y físicamente para sobrellevar la pesada carga de este hecho traumático. Después de la rendición argentina, estuvo como Prisionero de Guerra de los Ingleses durante un mes, en un frigorífico de la Bahía de San Carlos en condiciones climáticas adversas, durmiendo en el piso, comiendo una vez al día y duchándose una vez por semana.

Hoy este hombre se ha convertido en una simple y lamentable estadística en el sistema de los “Derechos de Algunos Humanos”. Detenido injustamente cuando ya se encontraba presentado en la causa, imputado por “haber sido” y no “por hacer” (derecho penal de autor) y detenido por el simple hecho de “pertenecer” al Ejército Argentino.  Procesado sin fundamento alguno, sin pruebas, sin lógica ni relación circunstanciada de acción, causa, resultado. Imputado por una cosa y procesado por otra, hoy lleva un año privado de libertad en una cárcel común y la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca omitió dolosamente verificar la afectación a su derecho de defensa, y lo que es peor aún, a un debido proceso legal.

Enrique Stel tenía 20 años a la fecha de los hechos que se investigan, era Subteniente del Arma de Comunicaciones y se desempeñaba como jefe de sección de la Compañía Alámbrica del Batallón de Comunicaciones 181. Por ese cargo se lo imputó, pero se lo proceso por otro, por ser jefe de sección de una Compañía de Infantería dedicada a la lucha antisubversiva. Es decir, se le asignó intempestivamente la pertenencia al Arma de Infantería y automáticamente se asoció a este Arma con el desarrollo de actividades ilícitas. Un dislate jurídico.

Cualquiera que conozca un poco la estructura orgánica del Ejército, sabe muy bien que un militar no puede desempeñar funciones de un arma a la que no pertenece (ni por capacidades adquiridas ni por cuadro organizacional) Por otro lado, lo procesan por hechos de los que no hay ningún elemento material que demuestre su participación (ninguna víctima lo menciona, ni por nombre ni por apariencia física. Cabe aclarar que las denuncias en muchos casos fueron realizadas entre los años 2009 y 2014) La imputación de esos hechos sólo se produce por la mera dimensión temporal, tornando automática la culpabilidad sólo por esto (es decir la coincidencia de las fechas en que ocurrieron esos sucesos con el período de tiempo en el que Enrique Stel estuvo desempeñando funciones en una Sección Alámbrica de una Compañía de Comunicaciones)

En síntesis, lo procesan por una función que nunca desempeñó, en un Arma a la que nunca perteneció y por hechos de los cuales no hay elementos que permitan demostrar de modo alguno que participó en la consecución de los mismos.

Es importante destacar que esta investigación surge 40 años después y obviando el hecho significativo de que jamás fueron impugnados sus ascensos a Mayor, Teniente Coronel y Coronel durante la democracia, siendo que en esas oportunidades su legajo personal fue analizado por todos los organismos de Derechos Humanos y la Comisión de Acuerdos del Senado.

¿Cómo es posible que continuemos, como dice el Dr. Gil Lavedra, efectuando “imputaciones por presuntos delitos de lesa humanidad de un modo ligero, sin la correcta verificación de la alta probabilidad de que concurran los requisitos que caracterizan a tales delitos”? Lamentablemente hay muchas distorsiones y confusiones, en parte por ignorancia y en parte por mala fe. Esto tan simple que escribo, es sistemáticamente negado por quienes deben hacer justicia, tal vez  porque necesitan incrementar los números estadísticos y justificar el inmenso flujo de dinero generado por este sistema donde ser parte de las Fuerzas Policiales, de Seguridad o Armadas es casi automáticamente equivalente a ser delincuente, argumento que viola las normas jurídicas más elementales, entre ellas, el principio de la responsabilidad penal individual y el principio de la presunción de la inocencia.

¿Cómo un hombre que ha dedicado su vida a las causas humanitarias puede estar procesado por delitos como lo que se le imputan? Un ser humano no pierde su esencia. O es bueno, o es malo y las acciones a lo largo de la vida van reflejando esa naturaleza.  En el caso de mi esposo ha reflejado ser un hombre de bien, con actos heroicos y acciones trascendentes. Ha vivido momentos desagradables  y nunca se ha quejado. En la guerra de Malvinas lo dieron por muerto al punto que le rezaron una misa por su eterno descanso, camino a sabiendas  entre campos minados para cumplir con su misión, sabiendo que un paso en falso podía ser el último. En Zagreb vivió el bombardeo del año 1995, enfrentó la presión de los serbios cuando custodiaba los convoyes humanitarios del ACNUR y del ACNUDH que intentaban llegar a la población civil sitiada en Bosnia Herzegovina… Sus acciones humanitarias le valieron tres condecoraciones por sus servicios a la paz de Naciones Unidas.

Juntos hemos recorrido 16 países investigando algunos de los crímenes más atroces de los cuales puede ser capaz el ser humano y hemos trasmitido a nuestros alumnos la importancia de vivir en la diversidad, respetando al otro más allá de las diferencias. Nunca pensamos que justamente él, uno de los primeros militares argentinos que por convicción se especializó en Derecho Internacional Humanitario –y el primer oficial que en la historia del Ejército Argentino fue becado por la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto Yad Vashem para capacitarse en la temática de la Shoá en Jerusalén- hoy estuviera en una celda, esperando poder demostrar su inocencia, por delitos que jamás deberían haberle imputado. Cuando fue prisionero de guerra de los ingleses durante el conflicto de Malvinas lo aceptó y lo comprendió perfectamente, son las reglas de la guerra. Esta situación no puede aceptarla ni comprenderla.

Lo que más me preocupa, más allá de esta situación personal, es nuestra deshumanización como nación, nuestra premura en condenar sin saber, nuestra pérdida de valores y principios, nuestra ponderación invertida de cuestiones elementales. Me preocupa el odio alimentado con una fuerte estructura que no nos conduce a nada bueno. Me preocupa la injusticia.

No creo que nadie piense que los responsables de los crímenes más atroces vividos en nuestro país no deban ser condenados, pero es importante que lo hagamos respetando el principio de legalidad, cuidando “celosamente la categoría excepcional de delito de lesa humanidad y los procesos en los que se aplica.”

Sólo espero que Dios nos de la fortaleza para seguir luchando en este sistema perverso donde inocentes pagan por culpables. Lo triste de todo esto es que los años no son infinitos, que nuestro tránsito en la tierra es limitado y que lo que hacemos con nuestro tiempo tiene que ser bueno, constructivo, no estéril. Siento que estamos perdiendo un tiempo valioso en esta lucha desigual cuando podríamos hacer cosas valiosas y trascendentes.

Tres razones me llevaron a escribir esta nota: uno, la fecha de conmemoración de los Veteranos de Guerra de Malvinas, otra, la triste realidad de que el 12 de marzo de este año Enrique Stel cumplió un año de detención en flagrante violación al principio de excepcionalidad de la prisión preventiva y por último, el inicio de la Semana Santa, un tiempo donde como cristianos, debemos purificar nuestra alma y ofrecer nuestro sufrimiento a Dios para acompañar la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Desde la guerra de Malvinas mi esposo lleva consigo un Rosario que con el tiempo se ha deteriorado. Su fiel amigo lo sigue acompañando. Los hombres pueden abandonarnos, Dios jamás nos abandona.

Carina Emilce Faur

NADA MÁS QUE UN SOLDADO

“…..a mis acu­sa­do­res les debe sor­pren­der des­agra­da­ble­mente que yo siga pen­sando igual frente al mismo enemigo, a los mis­mos epi­so­dios que ellos pro­du­je­ron y a los que ahora nos retrotraen.”
Luciano Ben­ja­mín Menén­dez, Gene­ral del Ejér­cito Argentino

Podrán pasearlo por cien cir­cos vanamente lla­ma­dos “jui­cios” y segu­ra­mente lo harán, ya que es el para­digma de lo que sueñan abatir. Podrán ponerlo cuan­tas veces quie­ran a mer­ced de paya­sos toga­dos que creen estar haciendo his­to­ria, sin reco­no­cer que sólo están fir­mando la per­versa sen­ten­cia ya escrita de una revancha impía que solo ha servido para agravar la división que una banda de facinerosos pergeñó para mantener a los argentinos envalentonados en un enfrentamiento estéril mientras ellos saqueaban la República.

Nuevamente los fal­sa­rios a quie­nes derrotó volverán a pedir su cabeza o tra­tar de infamarlo -plu­mas ser­vi­les mediante- inven­tando his­to­rias y repi­tiendo agra­vios para ter­mi­nar, como siem­pre, en el insulto soez, prueba lapi­da­ria que es lo único que les queda a estos miserables después de cada derrota que el General les vuelve a infligir en los estrados judiciales, porque prevaricación mediante y abyecto servilismo, lo podrán condenar pero nunca lo pudieron callar.

El solo queda. El General que quiso, corte marciales mediante, fusilar criminales y no desaparecer enemigos, que cargó sobre sus hombros el peso de una guerra que no se estudiaba en su época en la Escuela de Guerra y que seguramente le repugnaba. Pero era un General de la Nación y por ella combatió.


Son pocos- él, sus subordinados y todos aquellos que al igual que él creyeron que un juramento, “Defender a la Patria hasta perder la vida” no era un bien negociable con los que aún quedan cuentas para ajustar.

Sería más honrada la “justicia” argentina si al igual que el “INRI” en la Cruz por sobre los telones de fondo de los tribunales orales estuviera escrito aquel perverso apotegma: “Al enemigo, ni justicia”.

Esa cabeza es el tro­feo que des­vela a quie­nes lle­van ade­lante estos “jui­cios”. Ellos, los ver­da­de­ros auto­res inte­lec­tua­les de tanto caos y muerte en tiem­pos idos. Ellos, los jefes deser­to­res y fal­sa­rios que com­pra­ron su exi­lio aco­mo­dado con la vida de los “pere­ji­les” que cre­ye­ron en su leal­tad. Ellos, que tratarán por enésima vez de obtener el botín que pre­ten­den para autojustificarse.

Esos son los que hoy no pue­den sopor­tar que un grupo de vie­jos, que ni se raja­ron ni se aco­bar­da­ron, les estén dando ejem­plos de dig­ni­dad a dia­rio. Una dig­ni­dad que ellos no tuvie­ron al entre­gar a los pro­pios, esos que hoy vic­ti­mi­zan y por quie­nes recla­man esforzán­dose en olvi­dar que murieron por su pro­pia felo­nía. Es que, mise­ra­bles de su laya, no podían con­tar con que en el Ejército había Gene­ra­les que no eran meros uni­for­mes afe­rra­dos a un escri­to­rio y a una alfom­bra. También eran Soldados.

De nuevo asistiremos -porque el objetivo es que esta historia no tenga fin- a la per­versa estra­te­gia de destruc­ción dia­gra­mada por aque­llos que arras­tran su pasado indigno de tráns­fu­gas y mer­ca­de­res de la vida de sus pro­pios com­pa­ñe­ros, ruina que pre­ten­den lle­var a cabo con la com­pli­ci­dad de jue­ces pre­va­ri­ca­do­res, testi­gos fal­sos, políticos cobardes, una socie­dad anestesiada e hipó­crita y unos uniformados de gene­ra­les “nue­vos” a los cua­les han com­prado con los treinta denarios de la traición.

Por­que el enemigo que ellos deben batir es hoy lo que resta del Ejér­cito Argen­tino, de las Fuer­zas Arma­das. Ese resto que hoy se sos­tiene en el ejem­plo de los que por defen­der a la Patria penan su jura­mento en cár­ce­les comu­nes, ejem­plo que ha evi­tado hasta hoy que las Fuer­zas Arma­das se con­vier­tan en una mon­to­nera de ente­ca­dos mora­les inca­pa­ces de alzarse en armas ante una ofensa a la Patria.


Solo espe­ran con­se­guir con esta segui­di­lla de bufo­na­das jurí­di­cas un mínimo gesto de desánimo. Eso qui­zás con­cre­ta­ría la des­truc­ción pre­ten­dida. Error, Luciano Ben­ja­mín Menén­dez es un Sol­dado. No un bufón al que se le untan mala­mente los cal­zon­ci­llos si en otro momento un des­qui­ciado de mirada errá­tica le hubiera ordenado des­col­gar un cuadro.

José Luis Milia