por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

sábado, 3 de agosto de 2013

FUGADO

A raíz de los dos militares detenidos, internados y posteriormente fugados en el Hospital Militar, el ministro de Justicia, Julio Alak, le pidió al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, que se ordene el cese de traslados de represores al Hospital Militar o a otros centros de atención médica de la fuerza, y que la Corte dicte una acordada a través de la cual instruya a los tribunales inferiores para que no se dispongan traslados de civiles o militares procesados o condenados por crímenes de lesa humanidad a ese establecimiento.

El viernes 28 de junio, Shiva Narada Benítez Díaz, boliviano, fue llevado por cuatro custodios, todos armados, desde el pabellón 50 de la cárcel de Devoto hasta la Facultad de Derecho, en la avenida Figueroa Alcorta. Como siempre lo hicieron, los agentes del Servicio Penitenciario lo dejaron en la puerta y le avisaron a qué hora pasaban a buscarlo. Una vez en ese lugar y desde ese momento, no lo custodió nadie. Le faltaba un año para recibirse, dos para irse expulsado como extranjero y más de diez para cumplir su condena por secuestro y robo.

Por este preso que se escapó no hay recompensa, no se prohíbe que sigan yendo presos con custodia a las clases de la facultad ni se solicita a la Corte que les prohíba seguir concurriendo. Esto se llama justicia para todos y todas.

Marcelo White Pueyrredón

ATAQUE AL RIMTE 29: SENADORES EN LA MIRA

El diputado por Formosa de la UCR, Ricardo Buryaile
Sobre la imposibilidad de tratar en el Senado el proyecto que buscaba indemnizar a los familiares de las víctimas del 5 de octubre de 1976 pese al compromiso asumido por el oficialismo semanas pasadas, dialogó con Radio Uno y El Comercial el autor del proyecto, el diputado por Formosa de la UCR, Ricardo Buryaile, y quien lo acompañó con la firma, el oficialista Juan Carlos Díaz Roig.



Enfático, el legislador radical expresó que “los senadores De la Rosa y Mayans no dijeron nada, no hablaron y este es un proyecto que incumbe a los formoseños, por lo que no hay otra lectura que éstos legisladores le dieron la espalda a su pueblo”. Buryaile explicó que en la Cámara de Diputados la iniciativa tuvo media sanción tras una durísima negociación con los legisladores del oficialismo en la última sesión ordinaria del año pasado en donde se le pedía que “bajara” el proyecto y gracias a los bloques de diputados de la oposición se logró que el kirchnerismo trate el proyecto: “Si no tratábamos este tema, no le íbamos a dar Quórum y tras una hora y media de negociación, se trató”, dijo.

Asimismo destacó que Kunkel, que estuvo del otro lado, de los que atacaron porque fue un Montonero, él me dio su apoyo para este proyecto y nuestros senadores no, se quedaron callados cuando debían defender el proyecto que no es mío, sino de los familiares de los que entregaron su vida para defender un gobierno peronista. Esto me da la razón de que nuestros senadores no representan a los formoseños, nuestros senadores representan a lo que dice Cristina”.

“Hay familias que en ningún momento cobraron indemnización alguna cuando exhiben familias que si lo hicieron y de manera considerable. El Presidente del bloque dijo que no iban a acompañar el proyecto de Naidenoff y para el tratamiento sobre tablas se necesitaban dos tercios de los votos”, explicó el radical que acusó al oficialismo de no expresarse en contra de la decisión del jefe del bloque oficialista de rever su decisión de no tratar un proyecto de suma importancia para los formoseños, dijo: “Se trata de nuestros héroes, los mismos que ello homenajean cada 5 de octubre en forma cínica”, expresó.


No se trata de revancha.

“Esto no se trata de revanchas ni odio”, dijo Buryaile que pidió recordar a los soldados formoseños en un día instituido por la Legislatura provincial con un proyecto del PJ y sostuvo que el oficialismo está de este modo “dándole la espalda a lo que exhibieron para darle el gusto a Cristina”.

Y resaltó “hasta llegaron a decirme que no me iban a votar la ley (para indemnizar a las 16 familias de soldados formoseños asesinados en el RIM 29) para que la utilice en la campaña electoral”, lo que calificó como “muy bajo y deleznable”.

Nuestros senadores representan a lo que dice CFK y yo quiero Senadores que representes a Formosa. Díaz Roig, empezó bien, siguió regular y después bien”, expresó el entrevistado que explicó así el accionar del precandidato del oficialismo formoseño para con el proyecto impulsado por él. Juancho me acompañó en el proyecto y los otros tres no lo quisieron acompañar, ellos sabrán porqué”, dijo sobre Luis Basterra, Carlos Donkin e Inés Lotto.

“Es una actitud de cuarta la de estos senadores peronistas hacia estas 16 familias están esperando todo este tiempo y lo que hicimos ahora es postergarlo y atarla a una ley que tiene que volver a Diputados, explicó Buryaile que agregó que se deben aceptar correcciones en la Cámara Baja para poder volver al Senado. El referente radical admitió temer que el proyecto pierda vigencia legislativa.

“Ellos se retiraron”

Diputado Juan Carlos Díaz Roig 
Por su parte, el Diputado oficialista Juan Carlos Díaz Roig al ser consultado sobre lo que ocurrió en el Senado en la jornada del miércoles, opinó que espera a que el proyecto vuelva a ser incluido en el listado de temas a tratar.

“Le recuerdo a la UCR que hubo una vez en que en el Senado tuvimos mayoría y había pleno acuerdo para tratar los temas atinentes a la ley, y fue Luís (por el senador por Formosa, Naidenoff) quien levantó a todo su bloque porque no quiso darle tratamiento a un pliego que presentó (la ex ministra de Seguridad) Nilda Garré, o sea que cuando desde el Frente para la Victoria quisimos tratar el tema, teniendo mayoría, la UCR se retiró”, dijo en diálogo con Radio Uno y El Comercial, el diputado del FpV de Formosa.

“En política hay negociaciones y se perdieron oportunidades por no darle el acuerdo por Nilda Garré, explicó Díaz Roig que sostuvo que hay planteamientos que rompieron el acuerdo al que se había arribado. Sobre la reacción de los senadores formoseños (Mayans y De la Rosa) que no “defendieron” el tratamiento y aseguró por el contrario que si desearon hacerlo en su momento pero cuando se dio la oportunidad, la UCR decidió evitar el debate.

Consultado sobre si él particularmente tiene intenciones y deseos de que el proyecto salga, recordó “cuando se presentó este proyecto, tanto Rossi como Picchetto me pidieron que en representación del bloque apoyara el pliego de Buryaile y esto lo saben todos”.

“Si este proyecto no tenía el apoyo del oficialismo no pasaba Diputados. Tengo serias expectativas de que esto se pueda destrabar”, cerró el entrevistado.


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.


viernes, 2 de agosto de 2013

AGRADECIMIENTO AL HOSPITAL MILITAR CENTRAL

Texto enviado al diario La Nación para la carta de lectores pero no fue publicado.

Respecto de los 2 militares que se han fugado mientras eran trasladados al hospital militar como hija de un preso político que ve como día a día su padre tiene denegado el acceso a la justicia y que ve como, asimismo, se le avasallan constantemente sus derechos más básicos como el de la integridad psicofísica, no puedo dejar sino de agradecer el excelente desempeño profesional que han tenido los ahora mal echados directores de salud de nuestro ejército argentino, el director del HMC, el director médico del mencionado HMC y todo su equipo.

No veo sino una intencionalidad política por detrás de la decisión de apartar a estos excelentes profesionales toda vez que la custodia de los presos políticos está asignada al Servicio Penitenciario Federal.

El hospital no es más que eso y bajo ningún concepto tiene por qué tener que controlar la custodia de los presos políticos, pues allí, son pacientes.

En todo caso, el responsable directo de la fuga es el encargado del SPF, es decir, el Sr. Hortel que, hasta lo que yo sé, no ha sido echado como sí debiera suceder.

Es un escándalo lo que está sucediendo, pues el gobierno, con su decisión política de perseguir a militares y demás personas que lucharon contra la subversión, castiga no solo a los presos políticos sino también a sus familias con esta decisión de intentar alojar a los enfermos en el hospital carcelario de Ezeiza.

Debe recordar la presidente que los militares retirados son también militares, que aún continúan prestando sus servicios, toda vez que, pacientemente, soportan la inquisición de un estado opresor sobre sus espaldas. Como militares tienen derechos adquiridos, entre ellos, el derecho a su obra social, y a atenderse en los nosocomios correspondientes.

Mi padre, enfermo de asma hace 40 años y con 70 años a cuestas, ha sido depositado en el hospital carcelario de Ezeiza, pese a la opinión de los médicos de los centros de detención tanto de Devoto como de Marcos Paz por donde también peregrinó, que indicaban expresamente que por su delicado estado de salud no debía estar en centros de detención toda vez que no contaban ni con los medios, ni con los recursos necesarios para atenderlo.

La sociedad debe saber que el Hospital Carcelario de Ezeiza es un hospital para pacientes de baja complejidad, que ni siquiera tiene calefacción. Esta situación ha sido denunciada y acreditada por la defensoría general de la nación.

Mi padre, en una clara situación de desamparo provocada por el juez a cuya disposición está, y por los médicos de penal de Ezeiza, estando depositado allí tuvo varios y severos ataques asmáticos que provocaron una neumonía grave, que, irónicamente a lo que busca la calamitosa presidente y su ministros Rossi y Alak, fue llevado de urgencia al hospital militar central, pues se vieron imposibilitados de tratarlo en el Hospital de baja complejidad Carcelario.

Es así que mi padre sigue internado en el HMC y el no tiene por qué ser castigado por la ineficacia del Sr. Hortel y la institución a cuyo cargo tiene. El hospital de Ezeiza es una mera enfermería que ni siquiera satisface necesidades básicas como ser la sequedad en el ambiente y el calor, elementos básicos para preservar la salud de todo asmático. Por culpa de eso, mi padre enfermó.

Están en curso investigaciones penales para atribuir las responsabilidades pertinentes, tanto respecto de las autoridades del juzgado a cuya disposición está mi padre, como de las autoridades médicas del penal de Ezeiza.

La decisión de enviar a los presos políticos enfermos a Ezeiza, no solo es inviable por el colapso que ya atraviesa el penal dada la cantidad de presos políticos que alberga, sino que además manifiesta la intención de aniquilar los derechos adquiridos de mi padre, y de los miles de presos políticos que hay.

La sociedad debiera de empezar a separar la paja del trigo y replantearse si quiere un país que persiga y asesine lentamente a quienes pertenecen a espacios sociales distintos a los de los que lo gobiernan.

Por último, mis mayores agradecimientos a las autoridades del HMC que injustamente han sido desplazados, toda vez que a mi padre, le han salvado la vida en más de una oportunidad y porque mi padre para el HMC siempre ha sido un paciente.

Ruego a Dios que los proteja y sepan Uds. que así como las autoridades del ejército en el que me criado, me dan vergüenza por corruptos y falta de solidaridad para con los presos políticos, sí me siento profundamente orgullosa de la calidez humana y médica con la que se ha atiende a mi padre en el querido HMC.


Catalina de la Torre

NOTA: La imagen fue agregada al texto original


jueves, 1 de agosto de 2013

PARA CECILIA PANDO

Querida Cecilia:

Nos duele saber de tu justificada tristeza, sabemos de tu desigual lucha contra el poder de turno por la justa libertad de los Presos Políticos y siempre has sido un ejemplo de valor, fuerza y templanza. No estás sola, están las señoras de AFyAPPA, muchas organizaciones afines y personas que te siguen.

Desde nuestra asociación te hacemos llegar nuestro agradecimiento y solidaridad en la tarea que te has autoimpuesto.

Cariños sinceros para vos y tu familia.

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre





Estoy con una tristeza muy grande, recién acaban de llevar a mis queridos amigos (Cnel. Losito, Punchi Barreiro, De Marchi y Renés) a otro penal. Los sacaron de Marcos Paz y no sabemos a qué penal los llevaron. Estoy indignada, con mucha bronca, están jugando con la vida de estas personas y nadie reacciona. ¿Hasta cuándo? , estoy cansada de ver sufrir a tanta gente. No doy más, me siento tan impotente. Hoy son ellos y mañana podemos ser cualquiera de nosotros. Nadie se mete, nadie dice nada, todos cuidan su quintita y de esa forma el país no va a cambiar. No quiero más violencia, la gente se puede comprometer manifestándose en forma pacífica. Todos se descargan por la computadora pero en el momento de dar la cara no lo hacen.


Les pido perdón si alguno se molesta con lo que escribí, pero estoy indignada, no aguanto más, veo como destruyen a muchas familias increíbles y nadie dice nada.


Recorro los penales y veo en el estado lamentable que están los presos y no lo puedo creer, se me parte el corazón. Los están matando, los están asesinando... no puedo más.

Cecilia Pando

NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.

DOS RECORDATORIOS

Carta de Lectores en La Nación on line.


QUERIDA PAULA

Hoy, 1° de agosto, se cumplen 35 años del brutal asesinato de mi querida hermana Paula. Pido una oración en su memoria y en la de todas las víctimas inocentes que murieron a manos del terrorismo.

Ana Lambruschini


Sociales en La Nación on line.



JORGE RAFAEL VIDELA. - Su familia agradece las infinitas expresiones de afecto que sigue recibiendo e invitan a la misa que se celebrará en su memoria el 2 de agosto, a las 19.30, en la iglesia San Benito Abad, Luis María Campos y Maure.

DOS MILITARES FUGADOS ENTRE CENTENARES DE MILITARES ENCARCELADOS


DECLARACIÓN

El Ministerio de Defensa ha dictado una arbitraria resolución, prohibiendo que en hospitales militares o unidades de salud dependientes de las Fuerzas Armadas sean internados o asistidos ambulatoriamente los detenidos con condena o procesamiento por delitos de lesa humanidad. Ha ordenado así, a los Estados Mayores de las tres fuerzas, el estricto cumplimiento de esta desmesura. Asimismo, se ha creado una “Comisión de Asesoramiento Médico” con representantes de los Ministerios de Justicia, de Salud y de Defensa, que  en treinta días debe determinar el alta de los actuales pacientes o su traslado.

Con estas medidas el Gobierno acredita la falsedad de su política de “Derechos Humanos”, a través de la cual implementa en realidad una grosera tortura que se suma a las que ya sufren los presos militares de setenta y más años de edad, al impedírseles ser atendidos adecuadamente.  Desde hace años estos hombres sobreviven como pueden, en condiciones carcelarias desesperantes, sin haber dado el menor trabajo al servicio penitenciario; pero ha bastado que se produzcan dos fugas para que ello sirva de excusa para agravar aún más su situación, administrando purgas al mejor estilo stalinista, ordenando arbitrarios traslados, repartiendo recompensas millonarias y  sanciones al personal penitenciario,  forzando el retiro de generales y otras desmesuras similares.

Es evidente que si se hubiese tratado de una fuga de presos comunes (cosa que ocurre con mucha frecuencia, pese a que son muy pocos los que tienen esa edad y llevan diez o quince años encerrados a la espera de una condena), no habría habido recompensa ni noticia ni reacción algunas. En cambio, estos hombres ya ancianos, que permanecen presos con comportamiento ejemplar, sufrirán estas terribles consecuencias sobre su salud física y mental, a través de una acción del Gobierno movida por la venganza, el odio y el deseo de causar su muerte.

Los hombres así encerrados pierden día a día la poca salud que les queda. Ahora han perdido también la posibilidad de ser atendidos médicamente. Deberán vegetar en los mal llamados Hospital Municipal de Marcos Paz y Hospital Penitenciario de Ezeiza, que de tales sólo tienen el nombre, ya que carecen en absoluto de elementales medios de atención. Lo que no ha obstado a que el ministro Alak haya declarado que el segundo está equipado para tratamientos de “alta complejidad”.

Este horror está ocurriendo en la Argentina en el año 2013. Cientos de hombres perseguidos políticamente están siendo condenados a una muerte lenta bajo la indiferencia del país, pese al alerta de unos pocos.

Buenos Aires, 30 de julio de 2013.

Mariano Gradín        Alberto Solanet

Secretario                Presidente

lunes, 29 de julio de 2013

LOS 70 EN CARNE VIVA

UNA REVISION 

Por Daniel Muchnik[1]

Libros con una visión crítica, no conformista de los años 70, están ganando las estanterías. Todos apasionantes, que obligan a una reflexión sobre aquel tiempo de sangre, venganzas, guerra despiadada y perversión. Y sin tomar partido, formulan críticas nunca leídas ni escuchadas hasta ahora en un país que prefirió convertir en héroes y no en militantes armados a los violentos, consagrarlos como referencia moral. Entre los más importantes, rescato Los años setenta, de Marcelo Larraquy, como crónica histórica, igual que la producción de Juan Bautista “Tata” Yofre y los del colega Ceferino Reato, los que, en proceso de revisión de muchos acontecimientos (el asesinato de Rucci, la irrupción en el cuartel de Formosa, la vuelta de Perón), pusieron en claro innumerables injusticias que se han cometido al evaluar con un solo ojo la década.

Marcelo Larraquy, Juan Bautista “Tata” Yofre y Ceferino Reato








En los últimos meses se han sumado más trabajos editoriales. Están actuando como minas de profundidad porque hacen mucho ruido y llaman a la polémica, en la que muchos se resisten a entrar. Me refiero a Un testamento de los años 70. Terrorismo, política y verdad en la Argentina, de Héctor Leiss. De igual manera, menciono el aporte de Graciela Fernández Meijide titulado Eran humanos, no héroes. Crítica de la violencia política de los 70. Sin olvidarme la indagación de Claudia Hilb, autora de Usos del pasado. Y prometen seguir otros más. Por de pronto, en este agosto que se aproxima, la Editorial Ariel lanzará el texto Furia ideológica y violencia política en los 70, del cual soy responsable, en coautoría con mi amigo Daniel Pérez.

Héctor Leiss, Graciela Fernández Meijide y Claudia Hilb
El pionero en mostrar por dentro a Montoneros, su régimen jerárquico militar, el narcisismo desaforado de los líderes cubanos que apañaron su preparación como soldados y los delirios de los dirigentes de la organización fue el periodista Pablo Giussani, con su escrito La soberbia armada, aparecido a comienzos del retorno de la democracia, tras su retorno de Italia, adonde había encontrado refugio. De todas maneras, quienes iniciaron hace algunos pocos años la evaluación poco concesiva del pasado fueron la politóloga argentina (residente en México, país adoptado en su exilio) Pilar Calveiro y el artículo del cordobés Oscar del Barco en la revista La Intemperie, que motivó una cadena de respuestas, un debate inacabado, desde varios costados de la intelectualidad. Todos esos materiales dieron nacimiento al apasionante libro No matar, del que se hizo responsable una editorial mediterránea. Ese título se nutrió de palabras de Del Barco, quien, al escuchar relatos de un representante de la violencia armada, se pronunció a los gritos con un No matar al prójimo, como si fuera una plegaria bíblica.

Montoneros, la soberbia armada, Pilar Calveiro y Oscar Del Barco

Pilar Calveiro ha pedido “hacer memoria” y mirar el presente a partir de las experiencias del pasado. Y ha sugerido: “La visión heroica de los años 70 es contraproducente porque obtura la discusión e impide pensar en la responsabilidad que les cupo a los distintos actores políticos”. Aunque además agrega: “El análisis de aquella experiencia puede ayudar a pensar hoy esta relación nodal entre política y violencia. Y si uno glorifica los 70, no puede hacer esto”. Héctor Leiss interpreta la recurrencia de la violencia a lo largo del tiempo en la historia nacional. Y propone un “memorial conjunto” utópico que contenga a todas las víctimas, tanto de la guerrilla como de la última dictadura militar. Beatriz Sarlo, prologuista del aporte de Leiss, considera que la idealización de las víctimas, cuando se entregaba el Nunca más al presidente Raúl Alfonsín, fue probablemente necesaria en aquellos años pero hoy ya no lo es.


Todos estos escritos, producto de investigaciones y experiencias personales, viene a juzgar la desmesura de recordatorios, desde el Gobierno, de aquellos que ingresaron –y la seguridad de matar si fuera necesario– a la guerra revolucionaria. No dudaron en hacerlo en gobiernos elegidos democráticamente.


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.



[1] Periodista, especialista en Economía.

BERGOGLIO CONTESTÓ A UNA CARTA QUE LE ENVIARA CECILIA PANDO

POR VIA DE LA SECRETARIA DE ESTADO VATICANA 

Por Ezequiel Spillman

Misiva. Fue recibida por la vocera de un sector de militares y de familiares de ex represores detenidos. El secretario Becciu habló en nombre de Francisco.


Cuando el 18 de junio pasado Cecilia Pando –esposa del ex mayor Pedro Mercado y vocera de un sector de militares, en particular de los  procesados y condenados por crímenes de lesa humanidad– le envió una carta al papa Francisco, jamás pensó que obtendría una respuesta.

Menos aún que desde el Vaticano le contestaran que el Papa piensa que “una sociedad más justa puede nacer sólo de corazones reconciliados con Dios y con la historia, que “comparte el dolor y la preocupación de tantas familias con seres queridos detenidos” y que “pide a Dios que el pueblo argentino avance por las sendas de la concordia y la reconciliación”.

La mujer del mayor Mercado le había enviado una felicitación al Papa ni bien fue nombrado y allí también le planteaba que rezara “por los más de mil militares que están ilegalmente detenidos y por los 200 presos que murieron en cautiverio por abandono de persona, y por sus familias que están sufriendo mucho”, según contó a Pando a PERFIL. “Y le dije que ellos rezaban mucho por él y que el cautiverio los ayudó a acercarse más a Dios, agregó.

Los más de mil militares a los que aludía la carta están siendo, o fueron, juzgados en su mayoría por delitos de Lesa Humanidad, cuyos juicios fueron impulsados por las organizaciones de Derechos Humanos y con el apoyo del gobierno nacional.

Menos de un mes después llegó la respuesta con la firma de Angelo Becciu, secretario para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado vaticana. “El Santo Padre continúa estando cercano a cuantos en esa Nación sufren por razones diversas y pide en su oración por cuantos carecen de libertad exhortando a que se tutelen y promuevan los derechos fundamentales e inviolables de la persona humana”, se puede leer en la carta, fechada el 3 de julio. “Además Él (por Francisco) es consciente – continúa – de que una sociedad más justa puede nacer sólo de corazones reconciliados con Dios y con la historia, ya sea personal como comunitaria”. Becciu, quien trabajó en Cuba dos años y luego asumió su cargo en el Vaticano en mayo de 2011, reveló en su misiva que Francisco “ha hablado con los obispos argentinos sobre estos delicados temas, invitándolos a acompañar a cuantos carecen de esperanza y necesitan de solidaridad y atención”. Sobre el epílogo de la carta el arzobispo escribió: “Su Santidad, que comparte el dolor y la preocupación de tantas familias que se encuentran en dificultad por tener detenidos a sus seres queridos, pide a Dios que conceda al pueblo argentino avanzar por las sendas de la fraternidad, la concordia y la reconciliación”.

“La carta la recibí hace diez días aproximadamente. No esperaba la contestación. No lo podía creer”, explicó Pando. Y reveló que Jorge Bergoglio, como arzobispo de Buenos Aires, la había recibido hace un año y medio junto a un grupo de mujeres vinculadas a los militares presos. “Nos pidió que rezáramos y que no perdamos la esperanza”, recordó.

“Le mandé una carta como cualquier persona. Pero sé que contesta prácticamente a todos. Siempre ha sido muy atento”, concluyó Pando.



NOTA: Las negritas no corresponden a la nota original.

LA FUERZA DE LA VERDAD


Queridos amigos:

Una de las frases más conocidas del libro “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry expresa que lo esencial es invisible a los ojos y que la verdad solo puede ser percibida por el corazón. Es un concepto poético, profundo y quizás discutible pero realmente impacta, porque a pesar de que tendemos a analizar los discursos humanos con racionalidad y espíritu crítico, cuando alguien nos habla con sinceridad y percibimos que lo hace derramando su esencia desde el sentimiento, es usual que su mensaje alcance nuestra esfera emocional.


La gran figura que  nos conmovió a través de sus mensajes en la pasada semana fue sin dudas el Papa Francisco. Desde la hermosa ciudad de Río de Janeiro, en la que se desarrolló una nueva Jornada Mundial de la Juventud, la  coherencia entre el verbo y el acto,  y la fuerza de la verdad que emanaba de sus palabras tuvieron un impacto superlativo sobre católicos y no católicos.


Francisco habló de justicia y solidaridad, de luchar contra la pobreza y la indiferencia y llegó al corazón de sus interlocutores porque no hizo más que trasmitir desde una tribuna privilegiada lo que ha sido su compromiso de vida. Pero también dejó la impronta de la firmeza de sus convicciones al plantarse a favor de la vida y de la familia, al manifestar su franca oposición a la legalización de las drogas y al condenar sin medias tintas a la corrupción.  Muchos de esos conceptos deben haber restallado con fuerza en los gobernantes de la región que van cediendo a la presión de los narcotraficantes y de la izquierda mal llamada progresista. Mal se sienten los hipócritas que hablan de su condena a los ricos mientras desbordan de bienes personales mal habidos  ostentando sus fortunas injustificables y los que se llenan la boca hablando de su compromiso social pero legislan en contra de los intereses de su nación y de su gente a cambio de su propio beneficio.


Da pena ver los patéticos esfuerzos de esos personajes  haciendo piruetas intelectuales para tratar de que sus lamentables actos parezcan estar en línea con la palabra del Santo Padre, de quien quieren estar a la sombra por su popularidad entre las grandes mayorías y llegan al extremo, como lo ha hecho nuestra propia presidente, de viajar con su candidato para sumar puntos robando una foto de campaña. Grandeza y miseria se mezclan en la vida con el mismo caótico desorden que Enrique Santos Discépolo desgranara en los versos  de su tango Cambalache. El Papa Francisco se vuelve ahora a Roma y nos deja extraordinariamente reforzado el espíritu para luchar por los valores que siempre proclamamos y con el regalo adicional  de sentir que ya  no estamos solos en la prédica por rehabilitar la política, tarea en que ha fijado una de las exigencias para el futuro, a cumplir por todos los jóvenes, al menos de espíritu.


El segundo mensaje contundente y sin  eufemismos que recibimos esta semana provino del presidente de la Sociedad RuralLuis Miguel Etchevehere, en ocasión de la inauguración oficial de la exposición Rural de Palermo.  Fue un mensaje crítico, descarnado y directo, en línea con los que escucho en cada acto en que acompaño a Gerónimo Venegas, quien coincidía entusiasmado, mientras los aplausos subían desde los cuatro costados de la tribuna. Etchevehere  no dudó en denunciar las mentiras oficiales y recorrer punto por punto las promesas incumplidas, los datos falseados y los daños causados por una gestión que, como bien dijo, nos ha dejado sin carne, sin trigo y sin rentabilidad. Pero no se detuvo simplemente en los problemas del sector sino que asumiendo su lugar de ciudadano recordó las amenazas a la justicia, la corrupción, las tragedias ferroviarias, las inundaciones, la pérdida de infraestructura y los avances sobre la propiedad privada,  para terminar pidiendo tan solo que se  permita trabajar y producir en libertad.


La conclusión, luego de escuchar ese mensaje, es que el miedo va cediendo terreno y que las amenazas y las presiones cada vez le alcanzan menos al gobierno para acallar las voces de la ciudadanía y dejarle el terreno libre para su relato y sus mentiras. Es todo un avance  y una luz de esperanza.

Curiosamente, quienes más cuidan sus palabras y miden sus críticas son los  políticos en campaña, que a medida que suman puntos en las encuestas tornan más vagas sus definiciones y más diluidas sus proclamas por temor a que se le fugue algún votante  o lo cruce algún adversario.


El gobierno, por su parte, desarrolla la campaña sin reparar en aprovechar ventajas espurias y violar las normas restrictivas que imponen las leyes y decretos que el mismo oficialismo promulgó. Con total desparpajo reparte dinero para obras y planes   solamente en los municipios con intendentes afines (800 obras por 3900 millones de  pesos según el diario La Nación) y continúa anunciando obras después de la veda que impone la ley. En cada acto lleva al primer candidato a diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires para que “robe” cámara en la televisión por afuera de los espacios asignados, aunque en general la presidente lo  muestra pero no lo deja hablar. Quizás sea una simple protección ya que,  micrófono en mano, Insaurralde dijo en una de sus pocas exposiciones y  refiriéndose a la inseguridad “Yo  también tengo miedo como todos los vecinos”, olvidando obviamente que él está postulado para solucionar los problemas y no para victimizarse por ellos.

Sin pruritos, la presidente eligió este momento de la campaña para acordar con los gremios amigos un aumento del salario mínimo que se lleva a  magros 3600 pesos y anunciar la devolución del impuesto a las ganancias correspondiente al aguinaldo ya cobrado. Todo esto tiene su correlato en las cuentas públicas que evidencian una caída del 30 por ciento en el superávit fiscal respecto del año anterior y un déficit de 9400 millones en el resultado financiero para los primeros cinco meses del año, a pesar de los aportes realizados por el PAMI, el Banco Central y la AFIP.


En la batalla electoral todos los funcionarios son soldados y hacen su aporte al igual que las instituciones del Estado. La AFIP reconoce haber enviado “cartas de  inducción” para que los contribuyentes se sumen al blanqueo, la Subsecretaria de Defensa del Consumidor suspendió a la Asociación de Consumidores de Argentina por denunciar la presión que el gobierno ejerce sobre los supermercados para que no publiquen precios en los diarios no alineados  y se señala que el Secretario Moreno ejerce presiones para que los bancos operen en el mercado marginal para hacer bajar el llamado “dólar blue”. Por su parte, un grupo de empleados municipales bonaerenses, encabezado por un dirigente del FPV, cortó la Avenida 9 de Julio y consiguió interrumpir el tráfico y el funcionamiento del Metrobús, recién  inaugurado por Mauricio Macri, en su segundo día de funcionamiento, mientras que  los delegados gremiales del subte, afines al gobierno, se negaron a extender  el viaje a las dos estaciones recientemente habilitadas por el Jefe de Gobierno de la Ciudad, con excusas que la justicia desestimó. Todo sirve y todo vale en la campaña electoral que se lleva con un desprecio bizarro por las normas, que solo se aplican con rigurosidad a las huestes de la oposición.

Sin embargo, al gobierno no le faltan disgustos generalmente ocasionados por la dura realidad que obligó a cortar el suministro de gas a empresas por escasez de fluido y que generó una caída del superávit comercial del 26 por ciento en los primeros seis meses del año impulsado por el déficit de 3247 millones de dólares en el saldo del  sector energético. Con el agua al cuello, todo el esfuerzo está puesto en llegar a las elecciones y después será el diluvio como sucediera en el 2011. El dato negativo para el gobierno es que, fuera del 27 por ciento que hoy le asignan las encuestas en la Provincia de Buenos Aires, todo el resto es oposición legislativa en la provincia más poblada del país,  siempre y cuando Sergio Massa mantenga su rol opositor.


El otro frente de disgustos del gobierno provino del sector afín, cuando el CELS cambió su posición respecto del aval al ascenso del General Milani y motivó que la presidente retirara su pliego del Senado. Así nos anoticiamos de que este Centro de Estudios tiene más poder  y capacidad investigativa que el Estado mismo y que es quien controla los ascensos militares por encima de las decisiones presidenciales. La señora presidente pudo, por ahora, mantener al General Milani en su cargo e instó a “no cometer la torpeza de enfrentarnos entre civiles y uniformados”, torpeza de que ha hecho gala el actual gobierno desde la asunción del difunto ex presidente  Néstor Kirchner con obsesivo entusiasmo.


Finalmente, llegamos al final con espacio para comentar que seguimos con empeño la campaña desde el frente UNION CON FE, a pesar de que no podemos acceder a los canales de aire ni a los grandes medios gráficos y que los recursos son tan limitados que solo nos permiten decir nuestra verdad desde los medios alternativos, el boca a boca  o en algún micrófono o escenario que las circunstancias y el trabajo esforzado de nuestra gente de prensa puede obtener.  Pero pese a ello, estamos tan convencidos del poder que da la fuerza de la verdad que abrigamos la esperanza de que si un argentino virtuoso pudo llegar al papado, por qué no podría el futuro permitirnos  llevar al Congreso y después al gobierno a un grupo de hombres  dignos y con vocación de servicio,  para cambiar para bien la historia de este amado país que es nuestra  patria. Por ahora nadie puede arrebatarnos esa fe.
Un abrazo para todos.


Juan Carlos Neves, Presidente de  Nueva Unión Ciudadana
Twitter   @NevesJuanCarlos


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.

domingo, 28 de julio de 2013

MANCHALÁ Y LA DECADENCIA

Por Mauricio Ortín

El Operativo Independencia es, antes que nada, una decisión represora ordenada, planificada y ejecutada desde el principio por un gobierno peronista y finalizada por la dictadura militar. Tuvo lugar durante el mandato de la presidente Isabel Perón cuando se ordenó a las Fuerzas Armadas, a través de un decreto del Poder Ejecutivo, “aniquilar” al Ejército Revolucionario del Pueblo en la selva tucumana. Posteriormente, luego del ataque Montonero a la Guarnición Militar de Formosa, Ítalo Luder, el presidente provisional peronista (Isabel Perón, estaba con licencia médica), también por decreto, extendió la orden de “aniquilamiento” a todas la fuerzas insurrectas en toda la geografía nacional. El Congreso Nacional ratificó la voluntad del presidente y sus ministros peronistas. Todo el arco político argentino (justicialistas, radicales, democristianos, intransigentes, entre otros) se hermanó al unísono en un solo clamor: ¡REPRESIÓN! De allí que resulte por lo menos curioso que el título de “represor” sea utilizado exclusivamente para los militares y/o fuerzas de seguridad y en absoluto a los que los señores políticos que encargaron (ordenaron) el trabajo. “Aniquilar” (tal cual demandan, taxativamente, los decretos peronistas aludidos), según la Real Academia Española, es un verbo que invita a “reducir a la nada” a su objeto directo. La pretensión de confundir el sentido manifiesto de los decretos, asimilando o equiparando “aniquilar”  con otras expresiones verbales tales como “contener”, “apaciguar”, “someter”, “arrestar”, “inmovilizar”, “neutralizar”, además de atentar contra el idioma constituye una “agachada” a la verdad.


¿Qué están esperando los señores políticos para hacerse cargo?  Desde el 25 de mayo de 1973 hasta el 24 de marzo de 1976, fueron, más que los militares, los principales responsables tanto de la represión como de la forma de reprimir. Fundamentalmente los peronistas, siguiendo por los radicales y, con relación a la cuota de participación en el poder, todos, antes que pedir, deben dar explicaciones. Lean los diarios de sesiones de la época y verán que la verba encendida de diputados y senadores estaba presa de un afán aniquilador. En cambio hoy, con un cinismo fronterizo con la perversión, los herederos político-partidarios de aquellos autores intelectuales del aniquilamiento persiguen, juzgan y condenan a los subordinados que ejercieron sus decisiones con brazo militar. 

  

Frente a mil doscientos militares y policías, no hay un solo político preso por crimen de “lesa humanidad” por el “aniquilamiento” de la subversión. Más aún, el despropósito muta en grotesco al observar que los partidos políticos cuyos representantes en los setenta ratificaron el “aniquilamiento” en el Congreso Nacional, hoy enaltecen y reverencian a los que antaño ordenaron aniquilar. ¿Sentimiento de culpa? ¿Por qué si no, aceptan, como normal y hasta deseable, que el ascenso o el retiro de los oficiales de las Fuerzas Armadas sea una atribución de Horacio Verstbisky, Estela de Carlotto o Hebe de Bonafini?¿Qué autoridad civil o moral ostentan estos personajes que no fueron elegidos por nadie? Ser montonero o madre de montonero ¿es acaso ser mejor? Deberían estar pidiendo disculpas y no gozar de las prebendas del Estado. La oposición no lo entiende así y festeja con entusiasmo cualquier disparate de esta gente. Por ejemplo, ¿condena el Operativo Independencia? ¿Persiguen al general Milani porque participó y no porque siente vergüenza de haber sido parte de esa decisión peronista? Milani también consintió demoler el monumento al Combate de Manchalá en Salta. Lo hizo aún consciente de que hay más valor condensado en la uña de un meñique de cualquiera de esos doce soldados salteños que pelearon defendiendo al gobierno peronista, que en toda su triste humanidad. Ningún gobernador, ni intendente (empezando por los de Salta) tuvieron siquiera una palabra para con los que fueron a poner el cuero por ellos en Manchalá. No dan ni vergüenza (como Milani). La oposición, de un extremo al otro, no fue capaz de acercar un mísero comunicado de prensa en contra de la demolición del monumento. La Iglesia y el sindicalismo brillaron por su ausencia. La sociedad en su conjunto, atenta al “pan y circo”, todavía no se enteró.


Es que el kirchnerismo no es la decadencia argentina sino su vanguardia. La decadencia, empezando por los políticos, somos todos.

NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.