por una Nueva Década en Paz y para Siempre.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

POR UNA TAPA DE DIARIO


Las PASO de Agosto fueron unas elecciones harto previsibles, al menos en la provincia de Buenos Aires. Inútiles a los fines de dirimir contiendas internas entre candidatos porque los cargos se definieron en forma previa y autoritaria. Los Jefes de cada sector se ubicaron a la cabeza de las listas y designaron a todos los demás candidatos sin excepción. Para ello gozaron del privilegio de manejar la clave que les provee la justicia electoral, sin la cual no pueden cargarse en los sistemas informáticos ni avales ni candidatos.

Nadie aceptó una lista competidora que aunque no amenazara el triunfo, obligaba a dividir los recursos y los tiempos de publicidad que otorga el Estado. En las listas provinciales, además, se enfrenta la anomalía de que en la provincia de Buenos Aires  no se cumple con lo dispuesto en la ley respecto de financiar boletas y campañas. Así, el que financia esos rubros, es el que decide quien juega y quién no. Montañas de listas elaboradas con las ilusiones  y los avales de los militantes pobres, saturaron los canastos de papeles. Y el escenario se cerró con la participación obligada de la ciudadanía en la encuesta gigante del domingo de la elección.

El resultado tampoco fue novedoso. Ganó en Senadores CFK por escasa diferencia, proveniente del apoyo irrestricto de los intendentes de la tercera sección electoral, particularmente el de la intendente de La  Matanza. El candidato oficialista, Esteban Bullrich, no llegó a instalarse en un territorio desconocido y la gobernadora Vidal se hizo cargo de pelear el distrito con razonable éxito. Masa se quedó en la avenida del medo sin un proyecto propio y Randazzo comprobó los límites de su personalismo, a pesar de contar con el nombre, símbolos y recursos del partido justicialista.

Ese resultado hubiera sido un buen negocio para el oficialismo si no hubieran tenido la pésima idea de actuar una torpe manipulación para aparecer como ganadores en la tapa de los diarios del lunes. Festejaron temprano con datos de las secciones en que se sabían ganadores  y frenaron el conteo antes de que los resultados se revirtieran hablando de “empate técnico” expresión que se usa en las encuestas, cuando las diferencias son muy escasas,  pero que no tiene sentido en una elección en que se cuenta cada sufrago y se gana hasta por un solo voto.

Para cuando se completó el conteo definitivo y se supo quién era ganador en senadores ya los medios estaban en otra cosa y el efecto de la derrota se diluyó. O al menos eso se cree.
En los cenáculos vinculados al oficialismo se habló de “maniobra brillante”, se dijo que “los K se lo merecen”  y que “no se hizo nada ilegal”. Sin embargo, resulta que la manipulación engañó no solo a los K, sino a la totalidad de los confiados votantes y que la maniobra, si bien no fue ilegal, resultó absolutamente in ética. La cuestión concreta es que quedó herida la credibilidad de uno de los últimos baluartes impolutos de la democracia, el resultado del conteo provisorio que provee el Estado.

El oficialismo confía en revertir el resultado de las PASO en la elección general, pero eso será duro de hacer creer. No es descartable que Cristina Fernández se proclame ganadora tempranamente, que exija un conteo paralelo y que  aun con todas las evidencias en contra demore la aceptación de una derrota hasta después del escrutinio definitivo, manteniendo una situación de expectativa y eventual movilización callejera. Un precio muy caro por una tapa de diario.

Ya liberado de todo pudor, el gobierno aprovechó para librarse  de  un juez hostil, con una maniobra en el Consejo de la Magistratura, y se sintió con patente de “dueño del poder real”. Recuerdo que  cuando en el NUC nos opusimos  a una de estas chicanas que ofenden a la ética política tuvimos que escuchar perplejos de  nuestros socios políticos de entonces, que se nos acusaba de no tener “vocación de poder”. Parece que el concepto de vocación de poder implica, para muchos,  ser capaz de hacer trampa sin ponerse colorado y sin sentir vergüenza.

Pero la “sensación de poder” del gobierno duró poco. Una nueva tapa de diario, ganada por la supuesta desaparición forzada de un ignoto adherente a la causa de los indígenas Mapuches, lo puso casi de rodillas y lo devolvió al campo de la humildad del que nunca debió haber salido. Por supuesto que  las acusaciones de que Cambiemos o alguno de sus funcionarios estuvieran detrás de la desaparición del joven Santiago Maldonado son absurdas,  pero eso poco importa. La tapa ya está impresa en el inconsciente colectivo. De todos modos, el gobierno hace tiempo sabe que la mayoría de las acusaciones que diariamente alimentan las pseudo organizaciones de derechos humanos contra los militares que derrotaron a la guerrilla de los setenta son falsas o exageradas, que los desaparecidos  no son 30.000 y que los testigos en los juicios que se llevan adelante son amañados. Pero lo aceptan porque al gobierno le resulta funcional tener un lugar adonde llevar a los funcionarios extranjeros a homenajear víctimas como en las grandes capitales europeas aunque esas supuestas víctimas sean, en realidad, guerrilleros que en muchos casos murieron en combate contra el Estado nacional. Sin embargo, mantener la credibilidad de esas organizaciones de apoyo al terrorismo revolucionario tiene su costo porque ahora han usado ese poder de fuego mediático contra el gobierno que contribuye a su financiación y perdurabilidad. Consecuencias de negociar con el diablo.

Insólitamente, la desgraciada circunstancia de que aparecieran terribles tornados azotando una de las mecas turísticas argentinas en Miami, ofreció nuevas tapas al morbo popular y el pobre Maldonado pasó a un segundo plano. Volubilidad de la opinión pública.

Dejemos de lado la insoportable liviandad mediática y tratemos de pensar con serenidad. La economía está creciendo lentamente y la inflación desciende  igual de lento, pero desciende. El gobierno necesita tiempo y fue elegido por cuatro años para ejecutar sus planes. Hay una fuerza encabezada por  Cristina Fernández que no piensa ni actúa en términos de oposición sino de destrucción de la fuerza gobernante porque en ello le va su supervivencia política y su libertad personal. Los ciudadanos y los partidos políticos serios estamos obligados a impedir que la fuerza desestabilizadora  cumpla sus fines pero no podemos quedar encerrados en la lógica de Caos o Cambiemos. En octubre  y en cada ocasión que nos toque expresarnos debemos votar según nuestras convicciones  y aceptar que ganará cualquiera que saque un voto más y que aun así nada impedirá que el gobierno llegue a su término con el apoyo de todos y las críticas sanas de todos también.

Si un grupo de indígenas pretende arrogarse el derecho de usurpar una parte del territorio nacional y sustraerlo al mandato constitucional se convierte en subversivo y pierde toda legitimidad. Si además manifiesta  y ejecuta acciones de fuerza, será pasible de ser reprimido por el Estado en pleno ejercicio de sus obligaciones inalienables. No hay temor a las consecuencias del uso lícito de la fuerza pública que justifique brindar impunidad a los vándalos que atacan a cara tapada la propiedad pública y privada, cortan nuestras rutas o mancillan nuestros símbolos patrios.
Tampoco se puede permitir que agrupaciones vinculadas al terrorismo de los setenta continúen manejando la opinión pública  y otorgando impunidad a sus militantes o condena sin juicio ni piedad a sus enemigos.

Finalmente, desde la Gran Bretaña en que tiene su sede la internacional Mapuche nos han regalado un nuevo gobernador para Malvinas. Se llama Nigel Phillips, es militar, y da por tierra con la fantasía de que los “kelpers” son algo más que una colonia ya que ni siquiera pueden elegir quien los gobierna.

Estos temas que hacen a nuestra soberanía y nuestro futuro no están en las tapas de los diarios pero deben estar en la conciencia de nuestros  gobernantes y en la voluntad de los votantes.


Buenos Aires, 11 de Septiembre de 2017

FALLECIÓ OTRO PRESO POLÍTICO ¿HASTA CUANDO O CUÁNTOS?


Estimados Amigos:

A través de la Unión de Promociones hemos tomado conocimiento que lamentablemente el día martes 12 de septiembre de 2017 falleció el señor Teniente Coronel (R) Educación Física Luis Enrique Luciano Gigante, Preso Político en cautiverio de 81 años de edad.

Consecuentemente, ya son 420 (cuatrocientos veinte) los fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, Fuerzas Penitenciarias y Civiles; en el marco de este proceso de persecución, venganza y exterminio, donde SE CONTINÚAN REPITIENDO en forma sistemática infinidad de irregularidades jurídicas, instrumentadas en el ámbito de una justicia prevaricadora.

Debe destacarse que del total de Presos Políticos que han fallecido, 80 (ochenta) decesos se han producido desde el día 10 de Diciembre de 2015.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias son cada vez más seguidas. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley, brindar asistencia sanitaria adecuada y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de casi 206 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora. ¡BASTA!

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva

por una Nueva Década en Paz y para Siempre

41 AÑOS DE IMPUNIDAD


El día de ayer pasado se llevó a cabo en la ciudad de Rosario el 41° aniversario de “la Masacre de Rosario”, atentado terrorista perpetrado por la organización Montoneros el 12 de septiembre de 1976 y que costara la vida a once personas. El acto se realizó en el lugar mismo de la tragedia, en la intersección de calles Rawson y Junín, donde precisamente se haya un monumento conmemorativo.




Veteranos de Malvinas acompañaron en el homenaje a las víctimas asesinadas por Montoneros en Rosario.

LA GUERRILLA EN SUS LIBROS


Queridos Amigos:

Los invitamos al acto de presentación del libro

LA GUERRILLA EN SUS LIBROS. TOMO IV

Del Prof. Enrique Diaz Araujo

La presentación es el   Miércoles 11 de octubre de 2017 a las 18.30 horas
a cargo del Dr. Vicente Gonzalo Massot
y del Lic. Jorge P. Mones Ruiz
Centro Cultural Guadalupano
Bartolomé Mitre 1721
(e/ Callao y R. Peña)


Este libro contiene una tesis original acerca de la guerrilla que operó en la Argentina entre los años 1964 y 1989.

El autor se aparta de las visiones de los contendientes: la “liberación” proclamada por las guerrillas y la “subversión” combatida por las tropas represoras. Ubica al hecho dentro del género de “guerra” y de la especie de “guerra revolucionaria continental”. Sostiene que este fenó­meno bélico fue organizado por el Departamento América, dependiente del Comité Central del Partido Comunista Cubano. Iniciativa invasora externa que fue secundada por las fuerzas sediciosas locales, dentro de una relación de lo principal y lo accesorio.


Apoyándose en fuentes publicadas revolucionarias, esto es lo que se demuestra en los cuatro volúmenes que completan la presente obra.

martes, 12 de septiembre de 2017

HONOR Y MISERIA EN EL JUICIO POR EL OPERATIVO INDEPENDENCIA

11/09/17

Por Mauricio Ortín

Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de SALTA

Participé como miles de argentinos del Operativo Independencia en la provincia de Tucumán. Todos, soldados, suboficiales y oficiales de las fuerzas legales, ya en combate, ya custodiando a los civiles, cumplimos con nuestro deber al derrotar a la Compañía de Monte “Ramón Rosa Giménez” del Ejército Revolucionario del Pueblo. Han pasado cuarenta años de aquella patriada, tiempo más que suficiente para que vencedores y vencidos escriban la historia mirando hacia adelante y no como si tuvieran los ojos en la nuca. Conviene precisar que fue el Estado nacional, presidido por el gobierno de María Estela Martínez de Perón, con la aquiescencia del Congreso, el Poder Judicial, los gobernadores y todas las fuerzas políticas el que ordenó a las Fuerzas Armadas y de seguridad aniquilar la subversión en Tucumán. Paradójicamente, casi medio siglo después, son los mismos actores políticos los que implementaron una “política de Estado” para perseguir a aquellos que cumplieron con su anterior “política de Estado” de aniquilar la subversión. Los que ayer ordenaron aniquilar, hoy se constituyen en inclementes jueces de aniquiladores. En los juicios de lesa humanidad, el del Operativo Independencia no es la excepción, lo que verdaderamente se juzga es el “delito aberrante” haber reprimido a un intocable del ERP o de Montoneros. Tanto es así que la comisión del delito de “violación de domicilio” se convierte en “lesa humanidad” si se perpetró contra el subversivo-víctima que asesinó al capitán Viola y a su hija María Cristina. Crimen, éste último, infinitamente menos grave para la justicia argentina. Y ¡guay! de que algún letrado “defensor de genocidas” en el oral se le ocurra “re victimizarlos” con preguntas le revuelvan sus “pecados de juventud”.


Párrafo aparte merece el alegato final del fiscal Pablo Camuña. Su esfuerzo retórico está dirigido a condenar al Operativo Independencia como empresa maligna para, luego, deducir la culpabilidad objetiva de los acusados por el mero hecho de haber participado en ese operativo. De allí que las pruebas resulten ociosas y el testimonio del enemigo de los imputados le baste y sobre para pedir perpetua. El alegato de Camuña podría definirse como un mamarracho jurídico “políticamente correcto” a la altura de la cobardía generalizada que atraviesa la sociedad argentina. Para Camuña, “El Ejército, con las unidades sumadas a él o puestas bajo su control, invadió y ocupó la provincia de Tucumán durante un período que llegó por lo menos hasta 1978”. Pero ¿cómo se entiende esto? Acaso, que ¿hay que considerar al Ejército argentino como el enemigo invasor del territorio nacional? ¿Camuña coincide con la tesis de los terroristas? Es más, ¿por qué las FF.AA. ocuparon y ocupan Tucumán y el resto del territorio nacional? ¡Porque éste, todavía, es argentino! El invasor, el que hacia flamear una bandera extraña a la celeste y blanca, el que aliado al Estado cubano pretendía adueñarse de la “cuna de la Independencia” y mutilarla del territorio nacional, fue el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo).


Agrega, “que no existió una guerra”…. “Vamos a analizar y rechazar la porfiada, descabellada y por cierto cobarde alusión a la guerra”. Desconozco si Camuña había nacido cuando se libraron los combates, entre otros, de Manchalá y Acheral; pero, en caso de haber actuado de buena fe, bien podría haberse ahorrado semejante dislate poniendo atención a la montaña de documentación presentada por la defensa o a las declaraciones de los testigos-combatientes de Manchalá durante el juicio ¿Son “cobardes”, como dice Camuña, los imputados que hacen “alusión a la guerra” para explicar sus conductas? ¿O son cobardes los guerrilleros que siempre la reivindicaron y la niegan en los juicios? Repugna escuchar cuando los Perdía, Mattini, Verbitsky, Anguita y compañía lloran presentándose como víctimas inocentes... ¿Habrán sido así de miserables los que no sobrevivieron? Cuesta imaginarse a un Roberto Santucho patético y lastimero. Descartado que los subversivos fueron parte argentina del movimiento hippie mundial, quienes se encontraban de picnic en el monte tucumano predicando el amor a la naturaleza y la paz del mundo, quedan sólo dos opciones para definirlos: o fueron soldados peleando (por extraviada que fuera) su guerra revolucionaria o fueron criminales seriales, psicópatas o degenerados que asesinaban por el placer perverso de matar. Ante la duda, y a pesar del deshonor con que los ofenden los Camuña, prefiero pensar que murieron como ¿valientes? soldados. Pero hay más, ¿por qué el fiscal habría de perder semejante oportunidad de equiparar al Operativo Independencia con el horror nazi de Treblinka, de igualar a la víctima Ana Frank con el victimario Gorriarán Merlo? Los judíos europeos fueron asesinados por el “delito” nazi de existir. Es un agravio y un deshonor al martirio de millones de inocentes el, siquiera, equipararlos con esos repugnantes seres que no respetaban ni la vida propia, ni la ajena.

Como broches del alegato, Camuña solicita al Tribunal: 1) que en la sentencia se declare que, durante el Operativo Independencia, no existió “enfrentamiento armado” (no se sabía de la adhesión a la corriente historiográfica estalinista del fiscal) y 2) que los juicios que en su época condenaron a los asesinos del capitán Viola y su hija sean declarados nulos (nadie podrá acusarlo de incoherente). El juicio al Operativo Independencia es, salvando las distancias, como el juicio por crimen de lesa humanidad que podría ¿instruirse? al comando militar que mató a Osama Bin Laden o el que podría abrirse a los 88.000 policías franceses que participaron en la caza y muerte de los dos terroristas que atentaron contra la revista Charlie Hebdó. Como mínimo, sería considerado “Traición a la Patria”.


Las cosas son así y poco o nada se puede hacer para evitar que esos ancianos se pudran en prisión. Más allá de las defensas valientes y brillantes de los abogados defensores tucumanos, no albergo la menor esperanza de justicia por parte de jueces que son fieles a la “política de Estado” antes que a la Constitución Nacional. No soy genocida, ni invasor, ni violador de los derechos humanos por haber sido parte del Operativo Independencia. Al contrario y por eso mismo me debo el reconocimiento de haber estado allí. Guardo celosamente el diploma que acredita mi participación de soldado argentino, que tiene en mi hogar el lugar de honor que se merece…


lunes, 11 de septiembre de 2017

LAS FARC-EP*, ACTUAL PIVOTE DEL ANTIGUO PROCESO REVOLUCIONARIO IBEROAMERICANO


Grl Heriberto Justo Auel

O5 Sep 2017

“Definitivamente las FARC no se han desarmado y no parece claro que estén dispuestas a hacerlo…” A. González Martín** – 30 Ago 17 (1).

1. Un “desaparecido” en el desierto patagónico.
2. Las FARC-EP ¿están desarmadas?, y… ¿están aquí?
3. Más allá del eventual “desaparecido”.

1. Un “desaparecido” en el desierto patagónico

En estos primeros días de Sep 17, mientras los argentinos esperamos una nueva primavera y las elecciones legislativas de Octubre, el antiguo proceso revolucionario setentista se ha reactivado  con indudables fines electorales. En el desierto patagónico hubo -al parecer misteriosamente- un “desaparecido”.

Las “organizaciones de DDHH” en los últimos treinta y cinco años desarrollaron una intensa “comunicación psico-política” (2) como directas continuadoras de las operaciones revolucionarias iniciadas en 1959 por la “guerrilla armada”. Construyeron -desde 1983- un “relato”, según el manual de Antonio Gramsci, tras la derrota de las bandas armadas en los singulares combates -1974/1988- de la “guerra asimétrica” contra-insurgente, o contra-terrorista, según el nivel en que se la considere.

Es esa intensa y masiva narrativa épica la que permite hoy una aviesa y planificada maniobra política, como única bandera electoral disponible por parte de la “pseudo-revolución”, en manos de la hipocresía KK.

En aquel elaborado relato surgieron términos-símbolos. Entre ellos, uno insignia: “desaparecido”. Esta palabra es llave en la sibilina maniobra, en plena ejecución pre-electoral, exista o no el desaparecido. “Desaparecido” ha sido y es la palabra de mayor empleo en la comunicación tansculturizadora, a lo largo de las últimas décadas. Pero no deja de llamar nuestra atención que, después del 10 Dic 15 y habiendo pasado ya más de un año y medio desde aquella fecha, aun haya seguidores ingenuos o inocentes del perverso “relato”. Que el núcleo duro K lo sostenga, es comprensible, pero que exista una majada neutra y mansa que los siga, debería preocuparnos como sociedad.

La profesora Lic. Analía L. Pastran (3) del IEEBA, -especializada en comunicación política-, a través de una cita nos explica así al fenómeno socio-comunicacional:
Por comunicación podemos entender -según José Luis Sánchis- “… aquellos procedimientos por medio de los cuales una mente afecta a otras (…). La comunicación busca siempre un feetback, una respuesta del receptor desde la cual puede aprender y desarrollarse; así se habla de comunicación perfecta cuando el mensaje ha sido bien recibido y se produce la reacción deseada en el receptor. La comunicación tiene un ingrediente de cultura, de inter-subjetividad y de inter-relación”.

Podríamos agregar aquí que esa comunicación puede ser empleada apuntando al bien común o a la creación de una engañosa “falacia” política, encubridora de propósitos inconfesables, como lo ha sido el caso argentino reciente, que nos puso al borde de un drama similar al que padece Venezuela.

La marcha convocada por las Organizaciones de DDHH  en la CABA el día viernes 01 Sep 17, ha sido una comprobación concreta del fenómeno citado. Otra, que lo ratifica, fue la del 2x1. Conocedores del fruto de la “reacción deseada en el receptor”, los revolucionarios de cartón explotan electoralmente el “ingrediente de cultura, de inter-subjetividad y de inter-relación”.

Sobre ese cultivo se encuentran las únicas banderas disponibles para el nuevo neo-marxismo pseudo-revolucionario. No es Macri quien “ya tiene su desaparecido” como lo dice “el perro” Verbitzky en Página 12; sino Cristina, que lo necesita imperiosamente. ¿Qué otra bandera tiene para alcanzar los fueros parlamentarios, sino explotar lo sembrado en la últimas décadas? Ayer ingresaron por las quebradas del NO, con armas y hoy lo hacen con el “indigenismo radical”, por los portillos del SO, con un “desaparecido” y… ¿con armas?...  

2. Las FARC-EP ¿están desarmadas?, y… ¿están aquí?

Pero, detrás del dudoso y eventual “desaparecido” hay una compleja trama que parcialmente hemos citado en un artículo del 01 Ago 17 (4), en el que decíamos:

“El XXIII Encuentro del Foro de San Pablo -FSP- acaba de desarrollarse en Managua -Nicaragua- entre el 15/19 Jul 17, bajo dirección del sandinismo por ausencia de su fallecido presidente/fundador -Fidel Castro- y de su vice-presidente -Lula-, sentenciado a nueve años de prisión, por corrupción. El informe final del Encuentro expresa claramente”:

“Las fuerzas de izquierda y progresistas perdieron el control del Poder Ejecutivo en Honduras, Paraguay, Argentina y Brasil y resisten en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Nicaragua y El Salvador”. Por estas razones la directiva establece como nuevo objetivo: “buscar la unidad de las izquierdas revolucionarias y organizar la resistencia, hasta que se inicie la contraofensiva”.

Las FARC retienen un peso específico central en la dirección del FSP y están presentes en nuestro Cono Sur. Veamos lo que expresa una prestigiosa institución española, el Instituto Español de Estudios Estratégicos -IEEE-, a través de su investigador Andrés González Martín, que nos da una categórica respuesta -el 30 Ago 17- a una de las preguntas de nuestro subtítulo: “las Farc no están desarmadas”, “no han entregado todo su arsenal”.

¿Es de interés para los argentinos esta información? Nuestro Instituto -IEEBA- entiende que es de enorme importancia. Las FARC son -sin duda- el actual pivote del antiguo proceso revolucionario iberoamericano. Constituyen el eje de poder del FSP -órgano director político/estratégico de la revolución iberoamericana- y sabemos que están presentes en Bolivia y Paraguay desde hace muchos años y que también lo hacen en la “Araucania” chilena. ¿Estarán en la pretendida área de la Patagonia argentina ocupada por los “noveles mapuches” o antiguos araucanos chilenos, en donde se han cometido últimamente un sinnúmero de crímenes con el sello de las FARC?

En Bolivia, el ex Ministro de Defensa Sr. Kieffer, aseguró la presencia de las FARC, desde 1998. En Paraguay, el Fiscal Alejo Vera confirmó tener pruebas de la histórica relación del Ejército del Pueblo Paraguayo -EPP- con las FARC, desde 2008. En Chile la relación del PC chileno con las FARC quedó evidenciada en las computadoras encontradas en el cuartel general de Tiro Fijo, en Ecuador, luego de que la Fuerza Aérea Colombiana lo bombardeara.

En esos documentos se encontró el acuerdo para que las RAM se capacitaran con las FARC en Colombia. Se trata de los cursos de entrenamiento especial recibidos por Facundo Jones Huala y su grupo, que en los últimos meses produjo un centenar de graves hechos terroristas en ambos lados de la cordillera, con fines políticos. Chile le ha solicitado la extradición, acusándolo de terrorista. Ésta fue denegada por un Juez Federal argentino y aún sigue irresuelta. A su vez el Gobernador del Chubut ha pedido el juicio político al mencionado Juez y no conocemos en que laberinto se atascó.

Llama la atención que frente al mencionado cuadro de situación, Jones Huala se haya presentado  espontáneamente a un control de rutas de la Gendarmería Argentina, sabiendo que es buscado por Interpol. Allí comienza el drama o ¿la farsa? del “desaparecido” Maldonado, que hemos calificado como muy probable “maniobra planificada”. Si así fuere, el FSP-FARC tendría el total control de la operación pre-electoral.

Respondida una parte de la pregunta formulada en el subtítulo y con la seguridad que las FARC están presentes en nuestra región desde hace tiempo, tenemos la íntima convicción que, alcanzado el tortuoso y dudoso acuerdo de Paz con el presidente Santos, su alta conducción ha desplazado hacia la Araucania hombres y armas, por imperiosas necesidades logísticas de su cartel de la cocaína, que es la fuente de su poder y que está fuera del alcance del Tratado de Paz.

El enorme espacio vacío de nuestra Patagonia les ofrece la posibilidad de ocultar allí grandes depósitos de drogas y armas. Por ello están desplazando por el terror a los puesteros de inmensas estancias, con las RAM, que ellos adiestraron con anterioridad. La comprobación de este supuesto la tendremos cuando se conozcan las cargas de cocaína que se decomisarían en los puertos patagónicos del Atlántico, en un futuro cercano. Los indicios ya existen.

Con referencia a la otra pregunta que nos formuláramos: ¿las FARC, están desarmadas?, la respuesta es no lo están y en eso coincidimos con González Martín (1) cuando expresa que después del Tratado de Paz “podrían convertirse en un partido político armado” y agregamos, “con un creciente poder económico” compuesto por miles de millones de narco dólares, que les aseguraría llegar a la presidencia de Colombia  en el mediano plazo. Es lo que el presidente Santos -premio Nobel de la Paz al estilo de nuestro Pérez Esquivel- ha logrado, y lo que el ex presidente Uribe predijo antes de la consulta para la aprobación del “acuerdo de Paz”.

El 26 Jun pasado, la misión de la ONU en Colombia anunció que las FARC habían entregado 6803 guerrilleros y 7132 armas -fusiles y armas de puño-; pero ello no significa que se hayan desarmado totalmente. Gran parte de la prensa mundial interpretó mal ese hecho, manifestando que la organización se había desarmado. 1200 ex guerrilleros pasaron a formar parte de la Unidad Nacional de Protección -UNP-, escoltas de los nuevos políticos y ex jefes provenientes de las FARC. Otros han formado empresas de seguridad privada, al servicio de otras empresas de ex componentes de la organización armada.

Medio millar de disidentes de las FARC decidieron no ingresar al Tratado. Continúan en rebeldía y con las armas en sus manos. A ello debemos sumar aproximadamente mil quinientos guerrilleros desplegados en Venezuela que continúan en ese país. Lo más trascendente es que existen aún más de novecientos almacenes secretos. Las FARC han manifestado que no tienen inventarios de material de guerra -por lo menos para la ONU y el gobierno-. No hay certeza de lo que aún no se ha entregado, pero es muy probable que lo hecho no llegue al 50% de lo existente.

Un dato preocupante, que no aparece, es el de los misiles portátiles tierra aire y los misiles antitanques. Se calcula que suman varios centenares. A este arsenal disperso se suman las minas antipersonales. Los campos de coca de las FARC están protegidos por campos minados. Hubo once mil bajas producidas por minas en los últimos años y solo las FARC tienen los planos de los campos que han sembrado. El efecto psicológico de su sola existencia, sobre la población, limita seriamente el desplazamiento en las zonas rurales. 
A fines del mes de Jun 17 se habían intervenido setenta y siete depósitos, de un total declarado de novecientos cuarenta y nueve. En esos depósitos, además de armamento, materiales, munición y vestuarios, hay mucho dinero. Hay un gran número de civiles que compiten con los guerrilleros disidentes para apropiarse de los depósitos enterrados. Al no poder bancarizar sus ingresos negros, la organización ha tenido que recurrir a lo que se conoce como “El Dorado de las FARC”, en la selva.

La minería es otro de los grandes ingresos de las FARC y gran parte de ella está trabajando legalmente, administrada por testaferros. El Procurador General de Colombia ha declarado que la mayor fortuna del país es la de las FARC. El Ministerio de Hacienda la calcula en 39 billones de dólares. El Procurador ha declarado que “el Tratado de Paz puede terminar siendo la mayor operación de la Historia de lavado de dinero”.

3. Más allá del eventual “desaparecido”

La antigua revolución estalinista que afectó a toda Iberoamérica desde 1959, evoluciona a un neo-marxismo progresista, altamente violento y corrompido. Mientras está en retirada en algunos países de la región, cuenta hoy con Las FARC -en Colombia- como un nuevo partido armado y financieramente poderoso -con base en un país importante- que ha extendido ya sus tentáculos armados hacia el Sur, en las preliminares de una contraofensiva revolucionaria.

El poder vicario depositado por Cuba en Venezuela se desplaza inexorablemente a Colombia y Cuba, sin Fidel, deberá encontrar un nuevo socio, entregando probablemente  -para sobrevivir- el petróleo y los puertos venezolanos a China y Rusia. Brasil -en crisis- estaría maduro para negociar con sus izquierdas con las FARC en Bogotá, y no sabemos qué futuro le aguardan a Chile-Perú y Argentina, con regímenes no consolidados.

Nuestra querida Patria, carente de una Política de Defensa y de su correspondiente planeamiento estratégico que active al subsistema de inteligencia estratégica, ha perdido la iniciativa estratégica y -consecuentemente- su libertad de acción, como lo evidencia la maniobra política con eje en un “sorpresivo desaparecido”. La Argentina está hoy en un doble riesgo: en el corto plazo puede perder el rumbo tomado el 10 Dic 15, para regresar caóticamente a la etapa anterior,  en el 2019. En el mediano plazo podría escalar desde el actual “estado de guerra civil”, a una situación belígera asumida sin planeamiento estratégico, improvisadamente, como lo hicimos en los ´70 y en el ´82. En esta oportunidad la consecuencia más probable sería su desintegración social y geográfica.

Sobre la conciencia -si la hubiere- de los legisladores que nos dejaron desde el ´88 en total inseguridad estratégica y pública, pesan ya miles de muertes, que diariamente siguen acumulándose. Se le ha entregado legalmente al “esfuerzo nacional de policía” la responsabilidad de prever los riesgos y amenazas estratégicas posguerra fría, para extrañar a las FFAA del Estado Nacional. Lo han logrado, con absoluta inconsciencia, ignorancia e irresponsabilidad. Las Policías actúan reactivamente. La actitud proactiva exige planeamiento estratégico y éste es ajeno a las policías, aquí o en la China.

A esta “venganza” irracional de nuestros revolucionarios y sus simpatizantes hipócritas, debemos sumar el arrasamiento institucional del politizado sistema judicial. Podríamos llegar, en breve, a la paradoja de continuar con los “juicios de lesa humanidad” mientras el mismo Estado Nacional está siendo agredido y lucha nuevamente con los continuadores de los que lo hicieron en los ´70 y que lo explotan -políticamente- desde el ´83. Son las paradojas de la inmadurez, la ideologización de la Política y de la debilidad cultural -corrupción- de un pueblo.

Más allá del “desaparecido” hay una dramática historia que hemos aceptado reemplazar por una narrativa o relato, impuesto por un enemigo derrotado en combate. Una profunda “grieta” divide a una mayoría social pasiva, escasamente comprometida, que no ha encontrado un liderazgo a la medida de la crisis, de una minoría activa, híper-ideologizada, rentada, bajo una conducción revolucionaria internacional, lúcida y experimentada para operar las guerras de séptima generación. Mientras tanto nuestra dirigencia discute el sexo de los ángeles.

CITAS:
*Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército Popular.
 (1) A. González Martín. “Las FARC no están desarmadas”. 30 Ago 17. www.ieee.com.es
(2) En particular el CELS de Horacio Verbitzky y el diario Página 12.
(3) A. L. Pastran. “La Comunicación como Estrategia”. Ago 17. www.ieeba.com.ar

(4) H. J. Auel. “Política de DDHH Vs. Política de Seguridad Nacional”. 01 Ago 17. www.ieeba.com.ar

EL RETORNO DE LA BARBARIE

Por Mauricio Ortín

No sé quiénes son, ni a quiénes responden los que protagonizaron los actos de vandalismo en Plaza de Mayo durante la marcha por Santiago Maldonado. Lo que sí me parece pertinente es que, a los que arrojaron cascotes contra peatones y policías, antes que de “intimidación pública, atentado y resistencia a la autoridad” debe imputárselos por “homicidio en grado de tentativa”.


Cuando el sujeto activo, aun sin quererla expresamente, contempla la muerte del pasivo como probable resultado de su acción y, pese a lo cual, no desiste de su obrar, está aceptando aquel eventual resultado. Los cuarenta o más delincuentes que, de manera premeditada, encapuchados, arrojando piedras que portaban en sus mochilas y esgrimiendo palos atacaron por sorpresa a una señora y a un policía que se encontraban en la sede de Gendarmería Nacional procedieron conscientes del potencial resultado letal de sus acciones.


Lo mismo vale para los que lanzaron bombas molotov en la localidad de El Bolsón dejando un saldo de diez gendarmes heridos.

Y no es que haya mucho que investigar; a través de la televisión, millones fuimos testigos de los hechos en vivo y en directo.


Ni Pérez Esquivel, ni Estela Carlotto, ni Horacio Verbitsky, ni a las organizaciones que integran exigieron al juez federal, Marcelo Martínez de Giorgi, el cambio de carátula por “homicidio en grado de tentativa” ¿Es que los derechos humanos valen solo para los que militan en la izquierda? El esclarecimiento de la desaparición de Santiago Maldonado es imprescindible; mas, el camino hacia la verdad no pasa por cometer delitos en su nombre. Tampoco por la criminalización sistemática de las fuerzas legales lleva a buen puerto. Por el contrario, obra como eficiente estímulo para repetir viejas y sangrientas épocas que, por lo visto, no terminan de ser superadas.

MI HIJA LAURA


Siempre creí que mi hija Laura hubiese sido una excelente contadora. Eso era lo que ella estudiaba, Ciencias Económicas, en la Universidad de Belgrano, cuando una bomba terroristala asesinó el 8 de septiembre de 1975, con sólo 18 años. Laura no tenía miedo, pensaba que los terroristas no iban a dañarla porque ella no militaba en ningún lado ni hacía política. Pero ser un ciudadano inocente también te hacía blanco del terrorismo en los 70, nadie estaba a salvo. Mi esposo murió poco tiempo después que Laura, sumido en el dolor. Yo quedé a cargo de un hijo discapacitado que extrañó a su hermana toda su vida, hasta que su condición se lo llevó a él también. Ningún gobierno en estos 42 años nos supo dar respuestas, mucho menos justicia. Olvido, desidia y desprecio es lo único que el Estado les depara a las víctimas inocentes del terrorismo en la Argentina, mientras que sus agresores siguen libres, impunes e idealizados. La justicia no debería ser un logro, debería ser un derecho, y por ella luchamos desde Celtyv para que todas las víctimas del terrorismo sean reconocidas en sus derechos humanos.

Lorenza Ferrari



NOTA: La imágenes y destacados no corresponden a la nota original. 

ESCUELAS DE TESTIGOS


A propósito de estos testigos mapuches que testimoniaron en la causa Maldonado, quisiera recordar la vigencia de las llamadas escuelas de testigos, cuya docencia ejercen los militantes de derechos humanos y cuya metodología fue legitimada durante el gobierno K por un resolutorio del Ministerio de Justicia, que se tituló "Plan de acompañamiento integral de testigos", con el exclusivo propósito de armar declaraciones falaces y coincidentes que permitieron encarcelar a cientos de militares y policías por los hechos de los 70. No me cabe ninguna duda de que con motivo del caso Maldonado se ha reactivado la escuela de testigos, con control docente del CELS y militantes K y de DD.HH., y de que ya tenemos los primeros egresados: estos testigos contra la Gendarmería con un perfil de ingenuidad y falsa veracidad que sorprenden a políticos, periodistas y actores sociales sin convicciones firmes.

No olviden que han tenido 30 días para desarrollar el ciclo lectivo y adoctrinar a estos alumnos-testigos con una metodología que tantos réditos les dio contra las Fuerzas Armadas y de seguridad.

María Eugenia Prestofelippo
DNI 26.802.477


NOTA: La imágenes y destacados no corresponden a la nota original. 

LA HIPOCRESÍA DEL KIRCHNERISMO


En sintonía con el acertado análisis que Santiago González hizo en su nota titulada: “OperaciónMaldonado”, la madre de María Cash hace la pregunta: “¿Por qué tanta diferencia entre Maldonado y el resto de los 6.000 desaparecidos?”.

Falta agregar desde el período 2012 a la fecha

Ella se refiere a los desaparecidos en democracia, aquellos en que el estado ha demostrado su ineficiencia, ignorancia o desinterés en resolver ese espinoso problema que aqueja a la sociedad argentina en conjunto. Llama la atención la hipocresía con la que CFK y sus cómplices levantan una bandera y no lo hicieran durante los 12 años de su reinado, evidente uso político del drama. Ello sin poner el acento en el maltrato a las comunidades qom, wichi y cualquiera otra que les reclamara algún derecho contrario a los intereses de la época más corrupta de la historia de nuestro país.


LA MADRE DE MARÍA CASH: "¿POR QUÉ TANTA DIFERENCIA ENTRE MALDONADO Y EL RESTO DE LOS SEIS MIL DESAPARECIDOS?"

María del Carmen Gallegos recordó cómo actuaron las fuerzas de seguridad en la búsqueda de su hija seis años atrás y pidió ser recibida por el presidente Mauricio Macri

"Yo creo que somos todos argentinos y entonces me pregunto: ¿por qué hay tanta diferencia entre este muchacho (Santiago Maldonado) y los seis mil desaparecidos que hay?". La pregunta fue planteada por María del Carmen Gallegos, madre de María Cash, la joven que desapareció seis años atrás en el norte de la Argentina.


"Cuando a María la tenían que buscar en 2011 hicieron un pequeño paseo con un perro que tuvieron que pedirlo prestado porque la Gendarmería no tenía. En 2014 hicieron una búsqueda con otro perro que trajeron de Mendoza. El juzgado no tenía plata. Realizaron el recorrido hasta la Difunta Correa; ahí se paró la cosa y nunca más", recordó.

Durante su participación en "Debo Decir", el ciclo que conduce Luis Novaresio, la mujer destacó la ayuda que recibió del Gobierno. "El ministro Germán Garavano es extraordinario, pero la primera vez que me recibió justo fue el tema de los Lanatta y fue casi imposible. Él me dio un abogado porque nosotros todo este tiempo teníamos uno oficial, pero cuando me dice que no hay novedades me destruye por dentro".


Luego agregó: "Quiero que me reciba el Presidente y se lo pido desde que asumió. Ya hablé con todos, secretarios y vicepresidenta. Le pido a Garavano que hable con él. Le pido dos minutos nada más al Presidente, de ahí en más sigo mi camino aunque cada día que pasa estoy más destruida por dentro".

Consultada sobre su familia, la madre de la joven desaparecida contó: "Ahora son mis tres hijos varones y María. Mi marido perdió la vida hace tres años buscando a María, cosa que tenía que hacer el Estado".


Al hablar sobre su hija, Gallegos consideró: "Creo que su cabeza comenzó a no funcionar bien. Fue a vender sus cosas porque Buenos Aires le reventaba y decía que esta ciudad era una locura. Su viaje comenzó en Jujuy pero desapareció en Salta. Tiene que aparecer porque la tierra no se la pudo haber tragado".


LA OPERACIÓN MALDONADO

Pintada en Autonorte y calle 100, Bogotá, en coincidencia con la visita papal a Colombia. [Foto gentileza SGA]

La Operación Maldonado es una obra maestra. Con nada más que humo, relato y coordinación, el progresismo logró poner en jaque al gobierno y todas sus costosas estructuras, ramas, e instrumentos, encerrándolo en un brete en el que cayó estúpidamente y del que ahora no sabe cómo salir. No hay un solo dato, fotografía, filmación, rastro, huella o testimonio que acredite que el tatuador errante Santiago Maldonado haya estado presente en Cuchamen cuando allí actuó la Gendarmería en respuesta a provocaciones de unos intrusos de campos que se describen como mapuches, ni hay una sola prueba o documento que atestigüe que allí hubo una dura refriega entre los agentes del Estado y los revoltosos, ni mucho menos hay indicios de que el personaje del que todos hablan haya sido capturado y cargado en un vehículo de la Gendarmería como sugiere la versión que la sociedad acepta como cierta. Lo único cierto sobre Maldonado es que no se lo ve desde hace tiempo, incluso desde algunos días antes del episodio en cuestión. Pero desde hace un mes el país todo, la oposición por supuesto, pero también el gobierno, no hace más que hablar de Maldonado. Los medios hablan de Maldonado, los docentes hablan de Maldonado, los militantes aprovechan cualquier ocasión que se les presente para hablar de Maldonado. No debe haber nadie en la Argentina que no crea que Santiago Maldonado desapareció en un confuso episodio entre gendarmes y mapuches. Y sin embargo, no hay una sola prueba de que algo semejante haya ocurrido.[1]

Maldonado no aparece, es cierto, pero la historia de su desaparición, al menos hasta ahora, no tiene más entidad que el avistamiento de un OVNI. Lo que sí tiene es un importante valor aleccionador sobre dos puntos acerca de los cuales hemos insistido una y otra vez. El primero es la enorme capacidad del progresismo para utilizar en función de sus propios fines los instrumentos que una sociedad desprevenida pone en sus manos, como son los medios de comunicación y las cátedras de todos los niveles, desde hace décadas ocupados, controlados y sincronizados por la izquierda. Hasta ahora esos instrumentos habían sido utilizados para imponer una determinada visión de la realidad, o una determinada lectura de la historia. La Operación Maldonado fue un paso más allá: instaló en la conciencia colectiva la existencia de un hecho cuya realidad efectiva no ha podido ser demostrada ni comprobada en modo alguno. En una pieza magistral de prestidigitación intelectual, le hizo creer en algo cuya existencia no ha sido probada. El otro punto sobre el que alecciona el episodio comentado es la absoluta debilidad del Estado para reaccionar ante una operación como ésta. Más allá de la posición firme de la ministra Patricia Bullrich, que respaldó a la Gendarmería sin por eso dejar de investigarla, el fracaso es parejo y en toda la línea, desde la justicia que no dejó error por cometer cuando surgió el problema, y que cedió a las presiones para caratular como “desaparición forzada” un caso que apenas si admite el trámite policial de la “averiguación de paradero”, hasta la ausencia de trabajo de inteligencia, esto es de conocimiento previo de actividades o movimientos potencialmente lesivos para la sociedad y el Estado, de manera de poder controlarlos antes de que produzcan efecto, o de responder de manera adecuada si es que llegan a producirlo.

La capacidad de una minoría decidida para jugar a su antojo con un Estado débil es enorme, y este tipo de situaciones van a repetirse con contornos cada vez más violentos mientras el gobierno no se decida a presentar batalla. El arma principal de la minoría progresista es su manejo de los medios y de la cátedra, y para privarla de ella es imprescindible dar la batalla cultural. El gobierno de Cambiemos ha demostrado ya su falta de voluntad para hacerlo: desde un primer momento, se embarcó en una actitud amistosa y contemporizadora con la agenda progresista, y le confió a la izquierda el manejo de buena parte del aparato cultural del Estado, incluidos sus medios de comunicación, sus institutos de enseñanza, y sus plataformas artísticas. Los resultados de esa estrategia quedaron a la vista en la construcción del caso Maldonado y en la violenta manifestación que la acompañó la semana pasada en la capital. La sociedad, una parte al menos, mostró que su temperamento es otro, y reaccionó con energía cuando advirtió que los gremios docentes se proponían manipular las conciencias de sus niños.

Santiago González





[1] Pude ver la pregunta por Maldonado instalada con su foto en vidrieras de comercios y ventanillas de automóviles, pude escuchar al público gritarla a voz en cuello en salas de espectáculos públicos (y ser respondida con aplausos), pude ver a entrevistados sobre cualquier tema devolvérsela a su entrevistador. La dinámica de este fenómeno habrá de ser tema de estudio. (Nota agregada el 6-9-17) []