viernes, 8 de febrero de 2013

AFICHES DE SUBOFICIALES DE LA ARMADA


Este  afiche  apareció pegado  hoy en las inmediaciones del Edificio Libertad, en las carteleras de publicidad  que están en la parada del colectivo de la línea 26 y en frente de los  Tribunales de Comodoro Py.



A LA APLICACIÓN, buena conducta, subordinación al superior, circunspección afable con el subalterno, respeto a las dignidades de las demás carreras, urbanidad general, actividad y celo incansable en la fatiga, y finalmente, al ideal de exponer su vida a cualquier riesgo en defensa y gloria de la Patria, que son las cualidades que caracterizan de digno a un Oficial, debe unir el Oficial de Marina, conocimientos propios de los muchos ramos de su carrera, considerando que si ignora no puede mandar y que si algún acaso le pone en cargo superior a su inteligencia, estará en el continuado desaire de darlo a conocer a sus subordinados y en igual riesgo de perder su estimación.
ARMADA ARGENTINA

Esto credo fue extraído por la Armada Argentina de las “ORDENANZAS GENERALES DE LA ARMADA NAVAL” bajo el reinado de Carlos III de España (1716-1788). Está escrito en el Manual del Cadete y en el sitio oficial de la Escuela Naval Militar, es lo primero que se les enseñaba a los futuros oficiales de la Armada Argentina. Siempre se lo consideró una guía que alumbraba el camino para quienes abrazaran el camino de las armas, llegaran a convertirse en verdadero “Caballeros del Mar” y a su vez profesionales de la Marina de Guerra educados en el arte de Mando Naval y dominadores del arte de la navegación.

Siempre la Marina de Guerra consideró como su principal recurso, al humano y puso especial énfasis en que sus oficiales fueran conductores de hombres. La conducción es el arte de influir en la conducta humana.
Puede definirse como “el arte de imponer la propia voluntad sobre la de otros, de una manera tal que se domina su obediencia, respeto y toda colaboración”- Expresándolo en lenguaje corriente, puede decirse que es la facultad que capacita para manejar hombres. Es la tarea principal del Oficial de Marina

Si los suboficiales de la Armada pegan esos afiches en la calle: ¡Está rota la cadena de  mando! El Jefe de Estado Mayor General de la Armada es el conductor de la fuerza, tiene la obligación de responder por este grave suceso a la sociedad argentina, que costeó su educación, carrera, capacitación y le confió a sus hijos y a los pocos medios que hoy podrían servir para algo.


¿Qué han hecho con nuestra querida Armada Argentina?