domingo, 17 de diciembre de 2017

INFORMAR FALLECIMIENTO


En mi carácter de Vicepresidente de la Cofradía 2 de Abril y por disposición del señor Presidente, tengo el pesar de informar  que el día sábado 8 de diciembre falleció en el HNPM el señor CN VGM (RE) Ianuzzo Juan Carlos, quien durante varios años ejerció el cargo de Secretario Administrativo de la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas (AVEGUEMA).

Durante el conflicto  de Malvinas, el señor Capitán Ianuzzo con el grado de CCNA actuó en la Operación Rosario como Primer Ayudante del Comandante del Grupo de Transportes.

Posteriormente con fecha 27 de Abril, asume en Puerto Argentino el Comando del Buque ELMA - FORMOSA y en circunstancias en que navegaba en proximidades de la costa en Isla Soledad para evitar el fuego de la aviación de ataque británica, recibe fuego de la aviación propia, como consecuencia del cual una bomba sin explotar queda alojada en la bodega, en donde se desplaza en forma incontrolable.  EL Capitán Ianuzzo acompañado por dos Suboficiales Buzos Tácticos, descienden a la bodega y proceden a afirmar dicha bomba la que por razones desconocidas no había hecho explosión.

Posteriormente al arribo del Buque a la Bahía de San Sebastián en IGTF, dicha bomba fue desactivada.

EL señor Capitán Ianuzzo recibió la Condecoración: "Reconocimiento al Mérito".

La Cofradía 2 de Abril rinde homenaje a su memoria.

Luis Carbajal
CLIM VGM (RE)

Vicepresidente


LA FUERZA DE LOS DIGNOS

#comunicadodeprensa #laotracampana #lafuerzadelosdignos #historiasdesobedientes #años70 #ddhh #FFAA


Las Agrupaciones "La Otra Campaña" y "La Fuerza de los Dignos" no nos sentimos representados por el grupo “Historias Desobedientes” de hijos de las Fuerzas de Seguridad de los años 70 que repudian a sus padres, estas personas se prestan para que los escrachen públicamente como es el caso de Pablo Verna o Analia Kalinek que llama a los hijos de Militares, policías, gendarmes que denuncien a sus padres... este grupo es un grupo minúsculo que actúa con resentimiento y están de acuerdo con que a sus padres se los llame “genocidas”, el resto, los que formamos parte de los que defendemos a nuestros padres no cumplimos ningún pacto de silencio como dicen... estamos orgullosos del apellido que llevamos, y defendemos a nuestros padres con uñas y dientes, sostenemos su  inocencia, no sólo por ser hijos si no porque conocemos de las irregularidades en las causas, la ilegalidad e inconstitucionalidad de los "juicios/circo".

Pedimos respeto por los familiares de los presos políticos de lesa humanidad y que se escuche nuestro reclamo de la misma forma que se hace con este grupo.

Guillermo Morales
vocero "La Otra Campana"

María José López
"La Fuerza de Los Dignos"


GOLPE, INGENUIDADES Y TRAICIONES


"Desde 1989 el peronismo dejó de ser un partido o un movimiento para convertirse, más sencillamente, en la herramienta política de un conjunto de gobernantes que, cada uno en su nivel, construyen su poder con recursos del Estado. Esa notable máquina política, engrosada con no pocos tránsfugas, sólo se preocupa por la caja y el poder".
Luis Alberto Romero

El Gobierno está pagando, en la calle, el precio de una notable ingenuidad: haber silenciado, al comienzo de su gestión, la homérica crisis que heredó del kirchnerismo, tan eficiente a la hora de quemar todas las naves disponibles y el país entero con tal de impedir que explotaran antes del 10 de diciembre de 2015 los miles de minas con las que había sembrado el terreno económico y social. Nada dijo, cuando debió hacerlo, de las cajas estatales vaciadas para robar con obras públicas y hoteleras, de los millones de jubilados sin aporte alguno al sistema, de los departamentos y campos por todo el país, de las cajas fuertes llenas de billetes, de las financieras rosadas, de los aviones y autos de lujo, de los robados subsidios a los trenes y colectivos, de las cuentas en Seychelles, de la apropiación de empresas y actividades enteras, de la pérdida del autoabastecimiento energético, .

La razón presunta de tal torpeza también fue de una inocencia grave: evitar que los inversores se espantaran ante la magnitud del desastre encontrado; con eso, mostró ignorar que éstos siempre saben todo acerca del país en el cual planean aumentar su presencia o ingresar. Las obvias contrapartidas de ese ocultamiento inicial fueron la falta de percepción de la ciudadanía sobre la realidad y la consecuente intolerancia social hacia las amargas pero indispensables medidas que, pese al lógico gradualismo, hubo que adoptar de inmediato.

Otra costosa falta de cintura política fue dejar que los jueces federales intuyeran que la Casa Rosada prefería a Cristina Elisabet Fernández en libertad, para utilizarla como permanente sparring electoral y agente disolvente de cualquier tentativa de reunificación del peronismo, para poder negociar con fracciones de éste y no tener enfrente a una oposición unida y blindada; el jueves, en torno a sus fieles, volvieron a reunirse muchos de los perdedores del PJ.

También pecó el Gobierno al confiar en los pactos que firmara con los gobernadores, por los cuales estos se comprometieron a obtener de sus diputados una posición favorable a las leyes que el oficialismo -en realidad, la República- necesita con urgencia, al igual que en los acuerdos con los líderes gremiales, a los que aflojó vanamente la bolsa de recursos. Olvidó así el consejo de un viejo militante del PJ, con la piel curtida en trenzas políticas: "a nosotros se nos debe cobrar al contado y pagar en cuotas".

Y quizás la peor fue no informar con claridad y transparencia a toda la sociedad en qué consistía el proyecto de reforma previsional, lo cual habilitó al kirchnerismo, a la izquierda y a los oportunistas de siempre a montarse sobre la natural inquietud de los jubilados a los cuales, convengamos, cualquier alteración de sus magros emolumentos preocupa, y mucho.

Pero, más allá de la ingenuidad, de la torpeza y de la mala comunicación, lo que Argentina está viviendo en las calles desde que Mauricio Macri asumiera, y también en el sur del país con el terrorismo mapuche, es literalmente un golpe de Estado.

Ese golpe no se da solamente en la calle, donde confluyen piqueteros de todos los colores y nacionalidades (la enorme mayoría de los heridos del jueves son extranjeros) -pero un único bolsillo- con los grupos tradicionalmente terroristas de la izquierda radicalizada. Dentro del recinto de la Cámara de Diputados, el escenario fue mucho peor; se juntaron para ejercer la violencia y el patoterismo e impedir el funcionamiento de la democracia, a través de los representantes electos hace sólo dos meses, los delincuentes preocupados por su libertad, los ladrones de toda laya, los energúmenos representantes de esa izquierda petardista y los peores tránsfugas del escenario político; allí estaban Máximo Kirchner, Agustín Rossi, Leopoldo Moreau, Axel Kiciloff, Andrés Larroque, Nicolás del Caño, Victoria Donda y las grandes figuras del massismo.

Todos ellos, con una cara más dura que el cemento, no hesitaron en interrumpir una sesión legislativa, convocada para tratar la reforma previsional, invocando el imposible respeto al 82% móvil, esa meta que, cuando fue alcanzada por ley durante el reinado absoluto de Cristina, ella vetó sin contemplaciones, mientras falsificaba las estadísticas nacionales para ocultar la inflación galopante que legó a su sucesor. Ver a esa facción canalla, que convirtió por más de una década el Congreso entero en un recinto donde sólo se levantaba la mano para aprobar sin discusión todos los disparates que sus jefes imaginaban, hablar de la "dictadura" de Cambiemos, que no tiene mayoría en ninguna de las cámaras, no hace más que confirmar los peores pronósticos. Y más repulsivo fue verlos salir luego, exultantes y a carcajadas, por haber impuesto su voluntad por la fuerza y haber ganado una baza para el destituyente "club del helicóptero".

Es eso lo que pretenden, que Macri se vaya, y lo conseguirán sin duda si tanto el Gobierno cuanto los ciudadanos de a pie no lo impedimos, con toda la fuerza de la Constitución y de la ley. Todos debemos cambiar nuestra forma de pensar respecto a la seguridad, en especial las jóvenes generaciones a las cuales el kirchnerismo lavó la cabeza durante toda su gestión. No podemos permitir un minuto más que los violentos se apoderen de nuestro país y de nuestras calles, y reprimir con toda severidad y firmeza a quienes, una vez más, quieren arrebatarnos el futuro para continuar con el latrocinio miserable que nos trajo hasta aquí.

El Juez Marcelo Martínez de Giorgi archivó, sin siquiera investigarlas, las denuncias que formuláramos el Dr. Eduardo San Emeterio y yo contra Hebe de Bonafini, Estela de Carlotto y las organizaciones de pseudo derechos humanos por la reinvindicación de la guerrilla que expresaran en la Plaza de Mayo el 24 de marzo último, mientras convocaban a echar a Macri de la Presidencia; sostuvo que pretendíamos limitar la libertad de expresión. Si, a esta altura estuvieran procesados, tal vez otro ya sería el cantar.

Aplaudo, sin restricción alguna, a la Ministro de Seguridad, Patricia Bullrich, por la forma en que conduce y respalda a las fuerzas bajo su mando, y al Presidente Macri por sostenerla contra todas las críticas; Lilita Carrió, a quien mucho respeto, cometió una mayúscula estupidez el jueves cuando criticó por excesivo el aparato de disuasión montado en torno al Congreso. Porque eso fue, un anillo de seguridad para evitar que las hordas de encapuchados, armados con hondas, palos, piedras y bombas molotov pudieran llegar al edificio legislativo, mientras los efectivos que lo conformaron sufrían todo tipo de agresiones; si estos mismos terroristas intentaran acciones similares en Cuba, Venezuela, Bolivia, Rusia o Irán, recibirían algo mucho más definitivo que balas de goma y gas pimienta.

Diciembre es, tradicionalmente, un mes de protestas y piquetes, pero ahora estamos presenciando una gimnasia subversiva y destituyente que, como siempre, busca obtener muertos para usarlos como ariete contra la República. Raúl Sendic, fundador de los Tupamaros, sostenía que había que golpear sin descanso a la democracia burguesa hasta que ésta se hartara y reprimiera, mostrando así al enano fascista que todas llevan dentro. Eso, nos guste o no, es lo que tenemos servido en la mesa de fin de año; espero que sepamos lidiar con ello.

Bs.As., 16 Dic 17

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

CARTAS DE LECTORES


PRISIÓN PREVENTIVA

Por un lado, el Gobierno busca moderar las prisiones preventivas con proyectos de modificación del Código Procesal Penal, pero por otro lado tiene a miles de ciudadanos (militares, policías, civiles) que usaron en la guerra contra la subversión hace decenas de años con prisiones preventivas de más de tres años y sin juicio ni fecha de juicio.

Lucas M. Castro
DNI 7.603.149



PACIFICACIÓN

Si el Gobierno no lleva a cabo una investigación de los juicios a civiles y miembros de las Fuerzas Armadas actualmente en prisión, sin condena, y no hace todo lo posible para reconocer que el terrorismo es un delito de lesa humanidad, como dice el Estatuto de Roma, no se va a obtener una pacificación sincera, verdadera y justa en nuestro país.

Fenando J. Figini
DNI 4.813.359

FUENTE: http://www.lanacion.com.ar/2091603-de-los-lectores-cartas-mails


El CELS

He leído, con mucha atención, la carta de lectores del director ejecutivo del CELS, Gastón Chillier, y no deja de ser paradójico que en estos días de pos verdad, en los que lo que cuenta es el relato, que el mismo no ayude al CELS, por lo que sus explicaciones servirán para muy poco. El prestigio del CELS ha ido siendo demolido por un vergonzoso toma y daca de recursos ilimitados y mano libre para la venganza por la multinacional de los DD.HH., a cambio de impunidad para la corrupción y entrega del enorme poder simbólico de la causa de los DD.HH., degradada y usurpada, de la mano de Horacio Verbitsky, a los Kirchner. El caso Maldonado terminó siendo un cisne negro para el movimiento de los DD.HH. en la Argentina, que ya había pasado de su etapa heroica y virtuosa a otra de venganza y destrucción. El CELS, institución que logró que se acuse a casi tres mil miembros de las fuerzas de defensa, seguridad y penitenciarias y civiles por eventuales delitos de lesa humanidad durante la guerra de los 70, pero a ningún integrante de las organizaciones armadas revolucionarias, debería ponerse al frente y exigir que se les respeten a aquellos las garantías del debido proceso, como deben respetarse las de Milagro Sala y de otros, so pena de seguir hundiéndose en un creciente desprestigio. En el caso de Verbitsky, qué bueno sería que dé un paso al costado en el CELS, como lo hizo en Página 12, ya que de su presidencia sólo se pueden esperar consecuencias crecientemente deletéreas para el CELS y la causa de los DD.HH. en la Argentina. No creo que a "el Perro" le resulte un gran problema ya que, como le dijo su compañero de Montoneros, Rodolfo Galimberti, en la carta abierta que le dirigiera el 14 de agosto de 1987: "Usted pertenece a la raza de los que «no se arrepienten de nada» pero se borran de todo". Quizás haya llegado el momento de que se borre también del CELS y de que esa institución recupere la memoria del legado de Emilio Mignone y Augusto Conte Mac Donell. A la vuelta de la vida, he aprendido a admirarlos y entender el importante y valiente papel que desempeñaron. Todo lo contrario de lo que es el CELS ahora.

Pedro José Güiraldes


SE OFICIALIZÓ EL CURRO


Con la firma del Presidente de la Nación, el Ministro de Justicia y el Secretario de Derechos Humanos, se ha concretado la mayor traición de los últimos años.

Frescas están las promesas del Ingeniero Macri cuando, en campaña por el acceso a la Presidencia, aseguraba que con él “se acababa el curro de los Derechos Humanos”.

Millones de argentinos le dimos nuestro voto esperanzados en que la perversa política llevada a cabo por el gobierno más corrupto de nuestra historia llegaría a su fin, que los derechos humanos serían finalmente para TODOS los argentinos, que las causas de “lesa humanidad” caerían por su propio peso tildadas como corresponde como nulas de nulidad absoluta por el simple imperio de la ley, la no retroactividad de las normas del derecho criminal, la no aplicabilidad del Estatuto de Roma del año 1998 para supuestos crímenes anteriores a su sanción. Que las miles de inocentes víctimas de las organizaciones guerrilleras serían reconocidas y sus deudos compensados de igual modo que lo fueron las de los traidores a la Patria.


Pero muy poco duraron nuestras esperanzas. No solo continuaron impulsando los mal llamados juicios de lesa humanidad de la mano de jueces prevaricadores, acusados por fiscales corruptos en base a dichos de testigos mendaces. También se violaron todas las garantías constitucionales de Defensa en Juicio de los soldados, policías, gendarmes, civiles y hasta sacerdotes imputados, los juicios orales llegaron a ser linchamientos dirigidos por organizaciones de derechos de terroristas con el aliento y complacencia de jueces y fiscales, el Tribunal Federal Oral N° 5 fue el estandarte de la continuidad de la venganza “k”, el abanderado de la violación de los derechos humanos.

Para nuestros soldados –no así para la criminal Milagro Sala– no existe la constitucional presunción de inocencia y más de dos mil ancianos llevan más de una década encarcelados sin sentencia, negándoseles la correspondiente excarcelación, tampoco se les concede la prisión domiciliaria pese a superar con holgura la edad requerida.

“Conmigo se acaba el curro de los Derechos Humanos”


Tal vez los equivocados seamos los ciudadanos y lo que el candidato de Cambiemos haya querido decir en su momento era que efectivamente con él se “acabaría el curro”… se acabaría como curro para transformarse en política oficial y legítima.

Porque llamativamente, apenas asumido, el nombramiento de funcionarios con antecedentes de formar parte de las organizaciones terroristas o simplemente simpatizar con sus lineamientos, fue la inesperada respuesta a la promesa de acabar con “el curro” y los payasescos tributos del Presidente de la Nación junto a mandatarios extranjeros homenajeando a los asesinos, arrojando flores al Río de la Plata, nos dieron la certeza de que todo seguía igual… el curro desaparecía y se transformaba en la política oficial de Cambiemos.


Y ahora nos llega la confirmación, hipócrita confirmación. Como regalo de navidad y año nuevo - ¿O tal vez se trata del obsequio del Día de los Inocentes?– recibimos el pomposo “PRIMER PLAN NACIONAL DE ACCIÓN EN DERECHOS HUMANOS” presentado por los tres capitostes citados al inicio.

Y con el fin de aclarar las dudas que podrían albergar aún algunos ilusos, en sus primeros párrafos se encarga de ratificar –ahora oficializada– la continuidad de la política de Derechos Humanos para los Terroristas.

Afirma con hipocresía barata que “…Los derechos humanos son la base de nuestra sociedad y parten del respeto que nos tenemos entre todos nosotros. Nuestro reto es trabajar para que… todos nos podamos integrar en una sociedad más justa y pacífica…”

Eso es lo que deseamos y merecemos, Ingeniero Macri, “más justa y pacífica”.

Y fijando su meta agrega: “Uno de los objetivos principales de nuestro gobierno es darles una perspectiva inclusiva a los derechos humanos. Esto implica que continúa siendo una prioridad indiscutible el avance de los juicios y causas de lesa humanidad, la identificación de los nietos y la búsqueda de la verdad sobre uno de los periodos mas oscuros de nuestra historia…”

Sin comentarios. El curro no ha muerto…

Y en el colmo del cinismo y de la mentira asegura que: “también es primordial sumar derechos y mirar para adelante para consolidar la democracia que tanto nos costó recuperar.”

Este párrafo es digno de análisis, decir que “es primordial sumar derechos” es una frase rebuscada y sin sentido jurídico, no hace falta sumar derechos, sólo respetar los que la Constitución y los Tratados Internacionales han establecido para TODOS LOS CIUDADANOS.


En cuanto a “consolidar la democracia que tanto nos costó recuperar” se trata de la demostración de que la soberbia, la mentira y la hipocresía son cualidades de nuestros políticos. ¿Creen acaso que la recuperación de la democracia fue obra de los políticos? ¿Olvidan que la derrota del terrorismo, evitando que nuestro presente sea Cuba o Venezuela, fue obra exclusiva de nuestras Fuerzas Armadas cumpliendo con una lógica orden presidencial y el anhelo de la ciudadanía… inclusive de muchos políticos?

Sres. Macri, Garavano, Avruj, deberían saber que los mismos presos políticos que hoy mueren abandonados en inmundas cárceles fueron quienes recuperaron la democracia, olvidan o desconocen que en nuestro territorio se libró una guerra entre los terroristas financiados, entrenados y armados por Cuba y la URSS y nuestras Fuerzas Armadas y de Seguridad, que como en toda guerra hubo excesos de ambos bandos, pero que esos delitos, los de uno y otro contendiente HAN PRESCRIPTO y si con una retorcida, mal interpretada y peor aplicada jurisprudencia, hoy nuestros soldados cumplen prisión, deberían acompañarlos los traidores terroristas en lugar de recibir millonarias indemnizaciones y cargos públicos.

Jovina Luna

Reesulta llamativo que el Sr. Avruj se niegue a dar información de los montos recibidos por los terroristas y sus deudos, alegando que se trata de “información sensible” ante el pedido de la ciudadana Jovina Luna, cuyo hermano Hermindo fuera asesinado por los jóvenes idealistas del ERP en el traidor ataque al Regimiento de Formosa.

El silencio y abandono hacia las víctimas del terrorismo es una vergüenza y una carga que ustedes llevarán de por vida sobre vuestras conciencias. La niña María Cristina Viola es el símbolo de vuestro desprecio por la vida humana conforme se trate de uno u otro ideal de justicia y patriotismo o de lo que Uds. creen que lo es.

Pero si ustedes tres se llenan la boca hablando de derechos humanos, deberían ir de inmediato a las cárceles a liberar a nuestros ancianos defensores, a ellos les debemos la democracia, no a ustedes.

Sépanlo y no lo olviden.

Juan Manuel Otero


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

DERECHOS HUMANOS QUE RECORTAN LA MEMORIA

16dic17

El plan de acción anunciado por Claudio Avruj debió haber impulsado una reconciliación sincera edificada sobre la verdad integral para sanar el tejido social


El presidente Mauricio Macri encabezó el acto en el que el secretario Claudio Avruj anunció el Primer Plan de Acción de Derechos Humanos 2017-2020. El documento publicado comprende varios capítulos y políticas referidas a derechos colectivos, igualdad, no discriminación y reducción de la violencia. Pero sin duda la mayor expectativa se concentró en el capítulo titulado "Memoria, Verdad y Justicia".


En efecto, al conocerse este título se abrió la expectativa de observar avances hacia la pacificación y reconciliación, con el reconocimiento hacia las víctimas ocasionadas por los grupos terroristas que iniciaron y sembraron violencia y muerte en los años setenta. Pero no fue así. El plan no hace ninguna mención de estas víctimas, cuyos familiares siguen clamando el reconocimiento que legítimamente se les debe. Su contenido, por el contrario, parece surgido de la pluma de quienes aspiran a profundizar el empleo del brazo de una justicia parcial para seguir enjuiciando y condenando exclusivamente a militares, policías y gendarmes. En este plano de profundizar la condena hacia ellos, el gobierno nacional ha confirmado que continuará querellando y que no intenta atender los derechos humanos de las víctimas inocentes de los grupos subversivos armados. Nada dice ni plantea sobre el carácter de lesa humanidad que la jurisprudencia internacional adjudica a los crímenes de organizaciones armadas, que además contaron con apoyo y entrenamiento externo.

Los argentinos siguen divididos respecto de su visión acerca de lo sucedido en los años setenta. Subsiste una grieta conceptual que constituye un obstáculo para alcanzar la necesaria reconciliación de nuestra sociedad.

Durante los doce años en los que los Kirchner ejercieron la primera magistratura, el discurso oficial se caracterizó por una interpretación ideologizada y alejada de la verdad de aquellos hechos. La denominada política de derechos humanos abandonó los principios éticos que debían caracterizarla y fue empleada para lograr espacio político y una artificial cobertura moral para el ejercicio corrupto del poder. Desde el gobierno y en las escuelas se difundió y todavía se mantiene, un relato sobre los setenta que presenta a los grupos terroristas como jóvenes idealistas y a la represión como una acción requerida para acallar la resistencia social frente a políticas económicas impuestas por supuestos perversos poderes económicos.


Con esa falsa presentación de la verdadera historia, se ignora a las víctimas ocasionadas por los Montoneros, el ERP y otros grupos armados. Se omite decir que estos grupos actuaron también contra gobiernos constitucionales, y se ignora que entre 1970 y 1973 hubo un fuero judicial que los juzgó y condenó, otorgándoles todas las garantías para su defensa.

El relato tampoco recuerda que en mayo de 1973 ese fuero fue disuelto por el gobierno de Héctor Cámpora, y que los terroristas amnistiados retomaron las armas y procedieron a vengarse de los jueces que los habían juzgado y condenado.

Puestas a combatir aquel terrorismo desbordado que pretendía hacer de la Argentina otra Cuba, las Fuerzas Armadas fueron reclamadas por el poder civil para aniquilar el accionar subversivo. Este se desarrollaba por combatientes sin uniforme, que actuaban clandestinamente en organizaciones celulares, en ámbitos principalmente urbanos.

Lamentablemente, tanto el gobierno constitucional como las cúpulas militares descreyeron en 1975 que el camino pudiera ser nuevamente el de recrear un fuero judicial. La respuesta al requerimiento de aniquilamiento llevó a que las Fuerzas Armadas cometieran desde el Estado crímenes aberrantes. Ciertamente esto no puede convalidarse, pero no por ello hay que olvidar los crímenes y delitos cometidos por los movimientos subversivos.

Sin embargo, los integrantes de esos grupos terroristas se mantienen impunes y han recibido cuantiosas indemnizaciones, e incluso han llegado a ocupar cargos de gobierno, pese a la enormidad de sus repudiables conductas. Entre 2011 y 2016, las indemnizaciones sumaron algo más de 4000 millones de dólares. Se estima que en total, desde el inicio y hasta que se satisfagan todos los reclamos, alcanzarán 11.200 millones de dólares. Para continuar lo que alguien denominó "el curro de los derechos humanos", aún hay varios miles de solicitudes bajo análisis.

Mientras tanto, desde que se llevó a cabo la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final, se impulsaron y se continúan abriendo cientos de causas judiciales contra miembros de las Fuerzas Armadas y de seguridad, así como también civiles.

En la actualidad hay alrededor de 2000 presos, de los cuales 1430 aún no tienen condena y 728 de ellos han excedido holgadamente el tiempo admitido de prisión preventiva. Ya han fallecido 428 en prisión, de los cuales 424 tenían aún prisión preventiva. En gran parte de estos juicios hay denuncias de testigos falsos y se manipulan las pruebas. Ha sido frecuente la realización de audiencias y juicios orales en teatros o grandes locales en los que se convoca a multitudes vociferantes.


Esas irregularidades deberían investigarse a fondo, incluyendo tanto lo actuado desde la conducción política como desde el accionar de la Justicia. En particular deberá revisarse la conducta de algunos jueces y fiscales, cuya labor fue contraria a la imparcialidad.

El Plan de Acción de Derechos Humanos 2017-2020 debería impulsar como objetivo central, una reconciliación sincera edificada sobre la verdad objetiva y la justicia. Se trata nada menos que de sanar el tejido social y así hacer posible avanzar en paz hacia un futuro común.



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

viernes, 15 de diciembre de 2017

PERAS AL OLMO


14/12/17
Por Mauricio Ortín

“Repudiamos enérgicamente la militarización… y los desmanes que generaron las fuerzas de seguridad de este país”. Estas fueron, más o menos, las palabras del titular de la CGT, Héctor Daer, sobre los acontecimientos frente al Congreso de la Nación en oportunidad de tratarse la ley de Reforma Previsional enviada por Macri. El diputado Rossi y, en general, toda la oposición se expresó en los mismos términos. ¡Se puede ser más chanta! Quince autos destrozados, comercios saqueados, vidrieras destruidas por delincuentes encapuchados (armados con piedras, hondas y palos) no merecieron, siquiera, un mísero comentario de repudio de estos señores. De los gendarmes heridos, insultados y vejados, como es natural, nadie se conduele. En la Argentina, los integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad son ciudadanos de cuarta y ¡guay! de que alguno, ya en defensa propia o de un civil, toque a un encapuchado. Eso sí, el diputado Agustin Rossi se quejó amargamente por las vallas y la cantidad de efectivos que custodiaban el Congreso. Seguramente la intención de esos energúmenos (a los que llama “pueblo”) era ingresar al recinto.  ¿Qué hubiese pasado? ¿Exagero si digo que hubieran colgado a los diputados oficialistas de los faroles? Se equivocan de medio a medio los que interpretan que fue un error de Macri el proyecto de ley de reforma previsional lo que enardeció a los violentos. Y a los diputados opositores. Además, cualquier excusa es buena para derrocar a un gobierno no peronista. El fogoneo del caso Santiago Maldonado tenía esa clara intención. Más bien se trató de un ensayo de golpe civil (a lo De la Rúa) monitoreado por sujetos, que de esto saben un montón, como Leopoldo Moreau.


Ahora bien, el oficialismo tampoco hace mucho por sí mismo. La diputada Elisa Carrió, por si llueve, apuntó contra Patricia Bullrich por el despliegue exagerado de la Gendarmería (“militarización”, Agustín Rossi dixit). No opinaría lo mismo, seguramente, si los encapuchados hubieran entrado al recinto. No se equivoca el diputado Moreau cuando pide la cabeza de la ministro de Seguridad de la Nación; en diciembre de 2001 pedía la de Domingo Cavallo como maniobra previa a exigirle la renuncia al presidente. Cuando defenestraron a De la Rúa, la Policía Federal fue la que puso el cuerpo para que “el pueblo” no lo “ajusticiara” dentro de la Casa Rosada; obviamente, los policías responsables ya recibieron su correspondiente condena. Si yo fuera gendarme pensaría dos veces antes de arriesgar mi vida para defender a políticos que luego me querellarán por haberlos defendido. Dado que este asalto al Congreso para impedir el tratamiento de una ley salió bien, todo conduce  a pensar que  vendrán otros y en escala mayor. La mayoría de la prensa reaccionó endilgando la responsabilidad de los hechos a la falta de cancha política del gobierno. De los energúmenos encapuchados ni una línea. Nelson Castro, por ejemplo, opina como si la Argentina fuera Disneylandia. Debiera poner en práctica sus ideas y hacer escuela vistiéndose de gendarme para enseñar cómo, con buenos modales y juiciosas palabras, se disuade a los señores encapuchados para  que no lo lapiden o lo maten a palos.



El gobierno se hace trampas. Es que, en alguna medida, comparte la cosmovisión política que el kirchnerismo impuso a la clase política y a los opinadores profesionales.  Si no fuera así, no hubiera reaccionado en contra del pedido de prisión preventiva que el juez Bonadío hizo de Cristina, Zannini, Timerman y demás. Constituye una hipocresía impúdica  que el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, se pronuncie contra dicho fallo cuando militares de 80 y 90 años sufren prisión preventiva de hasta 14 años. Pero si el Vaticano tiene terror a que lo corran por derecha los organismos de derechos humanos, ¿por qué no habría de tenerlo el presidente Macri? Es difícil tomar medidas económicas de derecha y posar de zurdo. Además, lo dijo el mismísimo Jaime Duran Barba: “Macri es de izquierda”. Bueno, pero entonces no le pidamos peras al olmo.


30 DÍAS




jueves, 14 de diciembre de 2017

¿QUO VADIS ARGENTINA?


Hoy se cumple el 2° aniversario de una tragedia que enlutó al país por la muerte de 42 miembros de la Gendarmería Nacional Argentina, el contingente de  gendarmes viajaban con destino a Jujuy para cumplir una misión de seguridad de la población y prevenir disturbios ante la advertencia de que podrían haber saqueos y disturbios antes de fin de año.


Esa Fuerza de Seguridad que intentó ser vilipendiada y escarniada por la operación psicológica montada desde el kirchnerismo y sectores de la izquierda, usando la desafortunadamente muerte accidental del militante Santiago Maldonado… hoy nuevamente dio muestras de su sacrificio al enfrentar a turbas de encapuchados y violentos que realizaron destrozos, tumultos y disturbios, con ¿el único fin de impedir que se realizara una sesión en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación?


La sociedad argentina olvida a sus mártires muy fácilmente, hace dos años se lloraba a esos 42 gendarmes que murieron accidentalmente en cumplimiento de su deber y hoy parecían dispuestos a matarlos a todos ellos nuevamente… ¿Será el objetivo de los revoltosos repetir los luctuosos hechos de diciembre de 2001 y forzar la salida de un gobierno que ganara las dos últimas elecciones?


Aún no hemos salido del duelo por la segura muerte de 44 marinos en el mar, hace dos años el país estaba de luto por la Gendarmería y hoy gran parte de la oposición política se unió para obstruir el normal funcionamiento institucional de la república… tratando de no caer en odiosas comparaciones, todos estos disturbios nos retrotraen a la violencia vivida en los años 70, siempre se empieza de a poco hasta ir escalando en objetivos y nivel de violencia. ¿QUO VADIS ARGENTINA?


Por favor recuperemos la cordura y aprendamos de nuestros propios errores, no repitamos aquellos del pasado que para lo único que sirvieron fue enriquecer a unos pocos y empobrecer a un tercio de la población. Hagamos un minuto de reflexión y silencio en homenaje a todos los muertos en nuestro tumultuoso país.






SALTA: MUEREN 42 GENDARMES EN UNA DE LAS PEORES TRAGEDIAS VIALES

El colectivo en el que viajaban cayó más de 10 metros desde un puente; iban a Jujuy


Martes 15 de diciembre de 2015
Por Fabián López

ROSARIO DE LA FRONTERA, Salta.- La imagen dolía: un grupo de personas, entre llantos, trataba de hacerse paso por un cordón policial. Eran algunos de los familiares de los 42 gendarmes que murieron ayer, cuando el ómnibus en el que viajaban, luego de reventar un neumático, cayó por un precipicio de más de 10 metros hasta el lecho de un río.

El accidente, uno de los más graves de la historia argentina, se produjo a las 2.30 de la madrugada, a la altura del kilómetro 956 de la ruta 34, sobre el puente que cruza el río Balboa, 20 kilómetros al sudeste de la ciudad de Rosario de la Frontera y 195 kilómetros al sur de la capital salteña.

Las víctimas formaban parte de un contingente de 150 gendarmes que viajaban en tres colectivos, provenientes de Santiago del Estero, hacia Jujuy. Por pedido del nuevo gobernador, el radical Gerardo Morales, iban a reforzar la seguridad para evitar posibles desmanes y saqueos. Los gendarmes que murieron viajaban en el ómnibus que encabezaba la caravana, que, de acuerdo con los peritajes, sufrió el reventón del neumático delantero derecho. Esto hizo que el chofer perdiera el control y que se desatara la tragedia, la mayor en la historia de la Gendarmería.

Y se estrellara contra el guard-rail del puente antes de caer por el precipicio hasta el río Balboa.

El titular de Defensa Civil de Salta, Francisco Marinaro Rodó, detalló a LA NACION que "el ómnibus reventó la cubierta varios metros antes del puente, chocó el guard-rail y, cuando faltaban pocos metros para superar la estructura, se tambaleó y cayó más de 10 metros hacia el río con las ruedas hacia arriba". El funcionario explicó: "Por la forma en que cayó el colectivo, de espaldas, todo el peso de más de 20 toneladas del vehículo aplastó completamente la cabina de los pasajeros, lo que provocó semejante cantidad de víctimas".

Marinaro Rodó confirmó que los gendarmes que murieron son de Salta, Santiago del Estero y Jujuy, y que el 80% tiene alrededor de 30 años de edad.

Los primeros en llegar al lugar para socorrer a las víctimas, junto a los gendarmes que viajaban en los otros dos micros, fueron los bomberos de Rosario de la Frontera y de Metán, que comenzaron con las tareas de salvamento, a las 3. Los rescatistas trabajaron más de ocho horas, hasta cerca del mediodía de ayer, para retirar los cuerpos que estaban aplastados por el colectivo, por lo que hubo que apuntalar la estructura con el apoyo de grúas y excavadoras. "Fue tal la magnitud del accidente, que el techo se destruyó completamente con el peso de 20 toneladas del colectivo encima", detalló el jefe de policía de Salta, Marcelo Lami, quien agregó que tardaron más de 12 horas en sacar los restos del colectivo del lecho del río.

En el operativo trabajaron más de 200 personas, incluidos gendarmes, bomberos, policías y personal de Defensa Civil de las provincias de Salta, Santiago del Estero y Tucumán.

Marinaro Rodó dijo que del interior del ómnibus rescataron los cuerpos de 41 víctimas, incluidos los dos choferes, mientras que otro de los gendarmes murió cuando era asistido en el hospital de Rosario de la Frontera a causa de un aplastamiento de pelvis.
En tanto, de los ocho heridos, uno fue derivado al hospital Centro de Salud de San Miguel de Tucumán y los otros siete fueron internados en el hospital San Bernardo de la capital salteña.

A excepción de los dos choferes, cuyos cuerpos fueron enviados al Centro de Investigación Judicial de Salta, donde fueron sometidos a peritajes, los restos de las demás víctimas fatales fueron llevados ayer mismo a Santiago del Estero, de donde era oriunda la mayoría. En esa provincia está prevista una ceremonia organizada por Gendarmería Nacional, tras la que los familiares trasladarán a sus seres queridos a sus provincias de origen para sepultarlos.

A causa del accidente, el tránsito estuvo interrumpido durante más de 16 horas en ese sector de la ruta 34, lo que provocó un embotellamiento de vehículos de más de seis kilómetros de extensión.

El director del Consejo Directivo del Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV), Eduardo Bertotti, aseguró, según reprodujo la agencia Télam, que este accidente es "uno de los siniestros viales más graves en la historia vial argentina". Sólo lo supera el que ocurrió el 20 de noviembre de 1970 en Santa Fe, en el que murieron 54 personas, y el que sucedió el 9 de enero de 1993, que dejó 52 muertos en la ruta 14 en Corrientes.

El vocero de Vialidad Nacional, Ernesto Arriaga, dijo que el tacómetro del último de los tres colectivos de Gendarmería que integraban la caravana que viajaba a Jujuy quedó clavado en 80 kilómetros por hora al momento del accidente, 10 kilómetros por hora por debajo del límite máximo de velocidad permitido en ese tramo de la ruta 34.

"Los peritajes realizados en el pavimento indican que el micro reventó su neumático derecho 80 metros antes del puente, se arrastró y golpeó contra el guard-rail, que arrancó casi en su totalidad, durante un recorrido de 45 metros, y cuando faltaban 10 metros para superar el puente se precipitó, desde una altura de 10 metros, hacia el lecho del río", detalló. Según el vocero de Vialidad Nacional, "éste es un hecho trágico e insólito, porque si el río, en lugar de estar totalmente seco, hubiera tenido unos cinco metros de agua seguramente no se habrían producido tantas víctimas".

El presidente Mauricio Macri decretó un duelo nacional por 24 horas en honor a los gendarmes y opinó que "hay que mejorar las rutas para que estas cosas no sigan pasando".

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que ayer viajó hasta la zona junto al secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, y al titular de la Gendarmería Nacional, Omar Kanneman, calificó el hecho como "una tragedia" y "una desgracia". Y anunció que "la semana que viene habrá un homenaje a la Gendarmería Nacional por la colaboración que le brinda a la patria".

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, que ayer recorrió la zona de la tragedia junto a las autoridades nacionales, les transmitió "a todas las familias de las víctimas y a la Gendarmería Nacional la solidaridad y el abrazo de todo el pueblo argentino, porque son 43 servidores públicos que perdieron su vida defendiendo a la patria".

Así fue el accidente




FERNANDO ESTECHE: LA PEQUEÑA HISTORIA DE UN BUCHÓN CAÍDO EN DESGRACIA


11 diciembre, 2017

Más allá de cómo se urdió la conspiración para asesinar a Nisman, hay una pequeña historia del ex jefe de Quebracho que vale contar.

Para quienes no conocen la historia. Quebracho fue una organización creada por la SIDE menemista para justificar la presunta existencia de grupos terroristas y dotar de mayores cuotas de “fondos reservados” a varios organismos de inteligencia.

El ex comisario Scoppa sabe mucho de esta historia, fue una de las cabezas que estuvo en la creación de Quebracho.

Hacían actos de sabotaje como volar cajeros automáticos y provocar pequeños incendios a fin de justificar su existencia. Reclutaron algunos adherentes entre jóvenes resentidos contra el sistema, pero casi huérfanos de ideología. Nunca leyeron ni a Marx, Trotzky o Lenin como lo hacían los militantes de los 70. Eran lo que se llamaba antes “lumpenes”,  desclasados que terminaban sus reuniones emborrachándose y a veces peleándose entre ellos. Otros ya eran parte de la SIDE, agentes inorgánicos, que recibían sobres mensualmente en lo que se llamaba “la cadena de la felicidad” (denominación que le puso Jorge Asís a los favorecidos por le entrega de dinero de fondos reservados).

Fernando Esteche fue un protegido del kirchnerismo porque tenía cierta capacidad conspirativa, algo de conocimiento ideológico y mucho deseo de hacer dinero fácil.

Si Quebracho tuviera ideología marxista y por ende su líder también, jamás hubieran apoyado el proceso de Néstor y Cristina. Pero eran mercenarios, no militantes.

En diciembre del 2013 Esteche fue detenido y quedó un par de años entre rejas. Los operadores de la SIDE de entonces quisieron negociar con los jueces para darle una pena menor a los 3 años así no iba preso. Pero Esteche se negó a la indulgencia, afirmando que con una prisión a cuesta tendría más mérito para seguir liderando su organización. En prisión no le faltaba nada, celu, compus y viandas traídas de afuera.

Se cuenta, difícil de saber la veracidad de la versión, que por sus contactos con lo más radicalizado del fundamentalismo islámico, le propusieron armar algunos atentados como los del ISIS, pero nadie en Quebracho estaba dispuesto a convertirse en mártir.

La Embajada de Irán en Buenos Aires, o sus satélites, le pasaban una mensualidad jugosa para él y sus cómplices en la jefatura de Quebracho.

De pronto Esteche abandonó el grupo sin saberse bien los motivos, hasta que una marcha meses atrás por el tema Santiago Maldonado reveló el verdadero motivo de su salida.

A Esteche lo atacó a puñaladas un grupo de sus ex compañeros y por unos centímetros no murió en la agresión. Fueron a matarlo y la propia víctima reconoció que fueron sus ex compañeros.

¿Por qué le quisieron asesinar? Se supo después, había cobrado una suculenta suma de parte de sus mentores islámicos y se quedó con todo el dinero sin

compartir el botín con sus entonces camaradas.  Aún tiene secuelas en el hígado y otros órganos internos producto de los puntazos recibidos.

Quedó a la deriva y abandonado a su suerte. Si no le dan seguridad entre rejas, es posible que su vida vuelva a correr peligro porque algunos de Quebracho tienen fuertes vínculos con la delincuencia que pernocta en las cárceles.

La frutilla del postre es que el nuevo abogado de Esteche es Fernando Burlando, un hombre de honorarios altísimos que no cualquiera puede pagar.

Nada de letrados de organismos de DDHH. Se le cayó la careta a la farsa inventada por el menemismo y que tuvo su máximo esplendor con Néstor y Cristina en el poder.

“Game over” (juego terminado) para un tipo sin escrúpulos ni código alguno.

Por Jorge D. Boimvaser