viernes, 10 de junio de 2011

Diagnostican a la señora Presidente una enfermedad cardíaca

Para comprender mejor el artículo de Mariano Obarrio en La Nación del día de la fecha, es necesario revelar que a la presidente le ha sido diagnósticada la “enfermedad de Lev”, según una fuente muy confiable y ligada al entorno o “mesa chica” presidencial.

Como no somos médicos y no conocíamos a la enfermedad buscamos en Internet y hablamos con algunos profesionales de la salud, en síntesis:

Su definición dice que es una “fibrosis o calcificación del sistema de conducción del corazón que conduce a diversos grados de bloqueo cardíaco en pacientes con miocardio y arterias coronarias normales”. Como toda enfermedad cardíaca puede tener sus complicaciones y hasta puede derivar en una “muerte súbita” similar a la que tuvo el expresidente Kirchner (Q.E.P.D).

Nadie le desea la muerte prematura a nadie, por eso rogamos a la señora presidente que escuche a sus médicos, a sus hijos y sobre todo al sentido común de no arriesgar su vida… pudiendo salvar la de la República Argentina.



Hubo fuertes rumores de que la Presidenta no quiere la reelección
Tensión en la Casa Rosada por las presiones de Moyano; el condicionamiento familiar.


Mariano Obarrio para LA NACION
Los plazos de las definiciones se acortan dramáticamente. La incertidumbre tiene en vilo al oficialismo. Ayer se supo que la presidenta Cristina Kirchner mantuvo discusiones de alto contenido político con su entorno sobre el futuro de la gestión, sobre su necesidad de descanso físico y sobre cuestiones familiares en la residencia presidencial de Olivos. Todo ello puso otra vez en suspenso la decisión de buscar su reelección en las elecciones del 23 de octubre próximo.

"Descontamos que finalmente ella [por la Presidenta] se presentará a la reelección. Pero lo cierto es que hoy nadie está en condiciones de afirmar qué va a hacer, a diez días de su eventual lanzamiento", confió a La Nación un miembro del entorno presidencial.

También en los mercados se registró ayer un rumor de que la Presidenta no intentaría ejercer otro mandato (como se informa por separado).

Según pudo saber La Nación, la Presidenta profundizó su malestar hacia el jefe de la CGT, Hugo Moyano, que anteayer aseguró que "la inflación es el gran déficit del modelo" y que "no se puede negar".

Además, el escándalo por las viviendas sociales de Madres de Plaza de Mayo y las denuncias por presunta estafa y lavado de dinero de Sergio Schoklender impactaron negativamente en las encuestas porteñas.

En las últimas horas, por añadidura, se incrementaron los viejos pedidos de los hijos de la Presidenta, en especial de Florencia Kirchner, para que no se presente a la reelección. Y para que acate con mayor dedicación las recomendaciones médicas de reducir su actividad física y laboral al máximo posible.

La Presidenta presenta un cuadro clínico de baja presión, según sus médicos. Su salud no corre peligro, pero el consejo de los profesionales es que tenga mayor descanso físico. En estos días, Cristina Kirchner buscó ahorrar energías y viajes con actos y anuncios simultáneos por teleconferencia en varias provincias.

Los miembros del entorno presidencial descuentan que finalmente la Presidenta se presentará a las elecciones y que su lanzamiento se hará entre el 20 y el 24 del mes actual, apenas dentro de diez días, sobre el filo del plazo de cierre de la presentación de candidaturas en la justicia electoral. El escenario sería el Teatro Argentino de La Plata. Pero nadie lo confirmó aún.

"Ella dice que sí a la reelección. Pero condiciona a su equipo para que el contexto de los próximos cuatro años sea diferente: sin tantos conflictos", analizó un allegado. La ausencia de su fallecido esposo, el ex presidente Néstor Kirchner, la preocupa de cara a las pujas políticas que vendrán.

El plan B
Si la Presidenta declinara a otro mandato, ella bendeciría como candidato al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, acompañado en la fórmula por la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. Al margen de los escándalos de estos días, la Presidenta se queja de que lleva sobre sus espaldas, además, la desgastante pelea con los medios de prensa, en especial con el Grupo Clarín: con el campo; la causa de los medicamentos; el enriquecimiento del ex secretario Ricardo Jaime y lo que en el Gobierno visualizan como un clima de presión devaluacionista del tipo de cambio.

"Ustedes piensan que yo voy a estar cuatro años mas discutiendo con esta irracionalidad", se preguntó ella, relajada y en confianza con unos pocos el fin de semana último, en Olivos. Dejó flotando otra vez dudas en su entorno familiar y político.

Cuando Moyano criticó anteayer la inflación, todos miraron al ministro de Economía, Amado Boudou. El jefe de la CGT presiona por cargos en las listas del peronismo bonaerense, pero el ataque impactó sobre el jefe de Hacienda. También comenzó a hablarse ayer de posibles cambios de nombres en el Gabinete, antes o después de octubre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario