viernes, 3 de julio de 2015

ADHESIÓN CRÍTICA (No hay peor ciego…)




Esta Asociación, luego de haber escuchado opiniones muy diversas y hasta muy contrarias entre sí de sus muchos socios y amigos, ha resuelto concurrir institucionalmente a la manifestación convocada para el martes 7 de julio.

Nuestra concurrencia, sin embargo, será crítica.

Sin soberbia ni jactancia, sino simplemente porque es verdad, afirmamos que nadie como nosotros tiene autoridad suficiente para denunciar a este gobierno por su siembra permanente y creciente de discordia y la quiebra del orden jurídico que deliberadamente causó.

Lo hicimos desde el día de nuestra fundación, más de seis años atrás, cuando advertimos a los dirigentes políticos y sociales, a los  hombres de derecho y al pueblo argentino, que este gobierno, movido por el propósito bastardo de acumular un poder que los votos no le habían concedido, se había puesto a avivar las brasas de un pasado terrible, que poco a poco se habían ido enfriando. Para ello, con la complicidad de buena parte de jueces y fiscales culpables de prevaricato y el apoyo casi sin disidencias de una dirigencia sin valor ni patriotismo, se puso en ejecución la tarea de demolición hasta los cimientos de los principios más elementales del orden jurídico.

Dijimos entonces a tiempo y a destiempo y lo proclamamos frente a las puertas de los Tribunales, que todos los argentinos habíamos sido puestos en libertad condicional. Y continuamos diciéndolo a medida que se iba ejecutando ese plan siniestro, con parodias de juicios, en los que se falsificaban pruebas, se prestaban testimonios falsos, se agredía a acusados, defensores y testigos de las defensas, se dictaban condenas sin fundamento alguno, se echaba o se obligaba a renunciar a jueces que se negaban a ser comparsas de ese circo vil y, de paso, se montaba el escandaloso negocio bien llamado “Derechos Humanos S.A.”, que posibilitó el encarcelamiento de más de 1.800 presos políticos y hasta ahora 301 muertos en cautiverio.

Ahora, cuando es bien visible que ese plan, para vergüenza de esta generación, no se había agotado en la creación del Guantánamo argentino que está a la vista de todos, aquellos que se negaron a ver o fingieron no ver, advierten que les llegó el turno. Pero, no obstante, aún así se rehusan a admitir en público -la mayoría lo hace en voz baja y en privado- que lo que les pasa ahora es consecuencia de lo que entonces ayudaron a poner en marcha.

Los Abogados por la Justicia y la Concordia estaremos pues presentes, pero para recordarles con nuestra presencia que, en palabras de un gran filósofo de nuestro tiempo, no es que a sus miradas les falte la luz, sino que sus miradas están ciegas frente a la luz.
        
Mariano Gradin                     Alberto Solanet
Secretario                              Presidente