sábado, 25 de junio de 2011

Carta de la Madre del Capitán Giachino al CECIM - La Plata

MENDOZA 17 JUNIO 2011

AL CENTRO DE EX COMBATIENTES
ISLAS MALVINAS CECIM LA PLATA

Con desconcierto he visto que CECIM es incansable.

No se conformó con amenazarme con saña inaudita, en Diciembre pasado y, en reiteradas oportunidades, sino que ahora se ocupa de agraviar a un muerto, EL SR. CAP DE FRAGATA (PM) IM D. PEDRO E. GIACHINO cuyo nombre será difícil borrar de la historia grande de la Nación Argentina.


Realmente estos hechos, muestran la catadura moral de quienes integran ese centro y se dicen "ex combatientes", no VGM (VETERANOS DE MALVINAS), pues, evidentemente dejaron de combatir en la Verdad y la Justicia, no mereciendo el honroso título que los haría acreedores del reconocimiento de los argentinos.

Sin embargo, fiel a mis principios, respeto a todo aquel que luchó en MALVINAS.

Mi experiencia de la GUERRA, es a través de películas, de libros, de relatos de dolor.

Pero ustedes la vivieron. Vivieron las miserias y las grandezas de toda guerra.

El hambre, el frío, el miedo, la amistad, la caridad, el valor. El triunfo y la derrota.

La traición y el altruismo. El cañoneo y la carta esperada.


¿Por qué se convirtieron en ex-combatientes? ¿Porque cambiaron su fusil por la cobardía? ¿Qué extraño sentimiento de envidia y rencor, los mueve? ¿Porque borraron sus recuerdos de gloria y los reemplazaron por pedigüeñas mezquindades? ¿Porque arrancaron el rosario de sus cuellos y se colgaron el amuleto del demonio que entró en sus almas como en la de aquel Judas que vendió su VIDA ETERNA?

¿Pensaban en sus esposas, sus hijos, sus padres, sus novias sus amigos, mientras silbaban las balas, queriendo volver para abrazarlos ¿Soñaban con la entrada triunfal del guerrero en su Patria, nunca derrotado?

Tal vez las respuestas opaquen sus corazones y destruyan su razón.

Tal vez, no fue culpa de ustedes. Tal vez intereses bastardas terminaron con sus ilusiones. Tal vez sus jefes, no supieron o no quisieron valorar sus sacrificios. Tal vez, esa democracia que ustedes nos entregaron los defraudó. Tal vez la ingratitud del pueblo argentino los rebeló. Tal vez creyeron que habían perdido sus "derechos humanos" y los buscaron en los DD.HH., de los extraviados.

¡Como no comprendieron que ustedes venían victoriosos de una GUERRA JUSTA, contra un enemigo tradicional de la tierra que los vio nacer! ¡Como se cegaron con el odio y la venganza de los protagonistas de una "guerra sucia", fratricida, dolorosa, buscada, ensañada, terriblemente triste...!

¡Como no entendieron que eran empujados por cipayos que los transformaron en "infames traidores a la PATRIA"! ¡.Como no rescataron el "NO PIC NIC" de los ingleses y por el contrario se hundieron en el fango viscoso de los "estúpidos imberbes", ya barbados y corruptos!


Ustedes pretenden destruir, mancillar, la gloria de aquellos que murieron a su lado. Ustedes  no curan con amor las heridas y los traumas imborrables de los  que compartieron el pozo en la turba helada. Ustedes se ensañan con los que fueron fieles a su juramento y lo sostienen aun después de muertos y  en cambio se convierten en despreciables perjuros, deshechos de una sociedad que perdió el rumbo.

Cobardes que traicionan a sus héroes. Cobardes que colaboran en la vergüenza de un país que es hazmerreír del mundo que supo honrar a sus soldados. Cobardes que se esconden en la sombra del anonimato como esbirros de políticas interesadas, que como los acogió, los tirará al basural cuando logren sus deshonestos propósitos. Cobardes que son cómplices del "FIN DE LA HISTORIA" de  Gran Bretaña sobre la Soberanía de las Islas, esa Soberanía que reclama la Sra. Presidenta mientras admite que se la desconozca, callando mientras enlodan a quien, con su vida se la ofrendó a todos los argentinos, para que su bandera volviera a cubrir la tierra redimida.

Ustedes se rindieron, son ex-combatientes, no pudieron librar "el buen combate"... las 649 cruces. No son VGM que siguen combatiendo desde el cielo, el mar y la turba hasta  LA VICTORIA FINAL.


Señores del CECIM:
 ¡¡¡QUE DIOS LOS PERDONE!!! Yo, pobre pecadora, todavía no puedo...

¡¡¡MALVINAS, VOLVEREMOS!!!

MARIA DELICIA REARTE DE GIACHINO
DNI 1605228