jueves, 5 de diciembre de 2013

LLAMAMIENTO INTERNACIONAL AL SANTO PADRE PARA QUE INTERVENGA EN FAVOR DE LOS MILITARES PRESOS EN ARGENTINA: ENTREGA DE MÁS DE 5.000 FIRMAS

Los representantes de las organizaciones Pacificación Nacional Definitiva (PND), de Argentina, y la Asociación Lecturas para el Debate (ALPDE), de España,entregaron a la Nunciatura de Buenos Aires -embajada de Ciudad del Vaticano en Argentina- más de 5.000 firmas recogidas en todo el mundo a favor de la libertad del colectivo de presos políticos argentinos.

Las firmas fueron entregadas por el representante de PND, Roberto Rosales, y Ricardo Angoso, por la ALPDE, en la Avenida Alvear, 1605, sede de esta institución, y recibidas por un funcionario de la embajada.

Los presos políticos argentinos son más de mil quinientos integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad de la Nación procesados, condenados y presos por haber combatido contra la guerrilla que en los años setenta  intentó mediante el terrorismo tomar el poder para implantar una dictadura comunista. En su inmensa mayoría eran jóvenes soldados, de todas las jerarquías, que fueron acusados por haber cumplido las órdenes inicialmente dadas por el gobierno constitucional de Isabel Martínez Vda. de Perón y seguidamente por los altos mandos militares que integraron las Juntas Militares del llamado Proceso de Reorganización Militar.

Todo ello, no obstante, las leyes 23.492 de Punto Final y 23.521 de Obediencia Debida sancionadas por el Congreso y promulgadas en 1987 por el Presidente Alfonsín, leyes que hace treinta años  exculparon de toda responsabilidad  por haber participado en la guerra contra el terrorismo,  a los integrantes subordinados de dichas fuerzas, oficiales, suboficiales y tropa y a los oficiales superiores  que no comandaron ni planearon las operaciones.

Por los motivos expuestos, y por el cúmulo de irregularidades jurídicas que concurren en el caso de este colectivo, las organizaciones ya citadas, junto con centenares de ciudadanos de todo el mundo, hemos solicitado al actual Gobierno argentino la libertad de todos los presos políticos, en un acto que consideramos de generosidad, justicia y búsqueda de la reconciliación nacional entre todos los argentinos. Esta es una iniciativa cívica, abierta a todos los ciudadanos, humanitaria y no política.