viernes, 26 de diciembre de 2014

ESTE AÑO TE CANTO LAS CUARENTA


Va finalizando el 2014, y repasando como hace todo mundo, según la moda que ya es modo, trasciendo la mirada más allá de mi propio pupo. Digo… uno empieza por revisar la vida propia y mirando que ya está cada vez más adulto se pregunta qué hizo de valioso al momento; la vida, como quien dice, me pasa como una película, pero como las películas argentinas me resultan fantasiosas… decido mirar más allá, entonces: ¿Qué hemos hecho como Nación? Objetivos: salir campeones del mundial de fútbol (ay, casi); no, mejor no hablemos de los objetivos, que me deprimo, mejor de los hechos: somos la segunda mejor selección de fútbol del mundo, estamos casi en guerra con los EE.UU. (bueno, en realidad nos estamos peleando con unos de sus jueces), casi entramos en default, pero CASI, Tinelli es personaje destacado de la cultura, Maidana le peleó a Mayweather, se discutió sobre el aborto (aunque no hubo quórum), el vicepresidente está procesado por corrupción, la Presidente está siendo investigada por lo mismo, renunció Zaffaroni; Massa, Macri, y hasta Leis, Fernandez Meijide y Strassera cuestionaron el álgido tema de los Derechos Humanos en Argentina; y da para seguir en mil cosas… pero en eso último me detuve yo ¿justo ahora que estamos a casi 39 años del Golpe Militar en Argentina? ¿Justo ahora a un poco más de 38 años de cuando surgieron, como fuente borbotona, todos los males políticos y civiles argentinos? ¡¿Cómo?! ¿Si se enseña por todos lados que estamos en pleno proceso redentor de toda injusticia? ¿De dónde salieron estos bichos raros? No era eso lo que enseñaba mi profesor barbudo en la secundaria.

Así, con la testa media nublada paso por una librería… “Los otros muertos” de Manfroni y Villarroel… “La otra parte de la verdad” de Márquez… “In memoriam”… ¡che, esos bichos no son tan raros! … vengo a enterarme que las bombas, las muertes, las torturas no tienen 38 años… de hecho no hay que ser ducho ni matemático: la sangre a metralla no empieza con unos Videla, sino con unos Santucho y amigos: en 1970 las agresiones a las instituciones democráticas eran cada vez más frecuentes; y organizaciones armadas al margen de lo institucional ya operaban bien organizados y cada vez mejor armados, fruto de sus contactos con Moscú, Pekín y la Habana en el exterior y el robo y secuestro en el interior… no es suposición, lo han atestiguado ellos.

Veo que solo este año se cumplieron 40 de las muertes de una Hilda Casaux de Gay (20 de enero), esposa del Cnel. Gay, asesinado la noche anterior por militantes del ERP; no contento con eso secuestraron a su esposa, y sus hijos, de 14 y 16, años, quienes vieron morir a su padre, pero también a su madre a la mañana siguiente, cuando ya no les servía a los “jóvenes idealistas”, como los ha llamado Sábato; es triste saber que Patricia Gay, la niña de 14 años, perdió la razón y luego fue internada en un hospital psiquiátrico al enterarse que los asesinos de sus padres fueron puestos en libertad, y con el tiempo también ella se quitó la vida; que la misma noche que mataron al Cnel. Gay (19 de enero, cuando atacaron el Regimiento de Azul) y secuestraron a su familia, también secuestraron al Cnel. Ibarzabal, pero lo mataron recién diez meses después, cuando su cuerpo ya no soportaba más torturas; que en ese mismo año secuestraron al Cnel. Larrabure, pero como no estuvo a punto de ser descubierto su cuerpo tuvo que soportar torturas por más de un año para ser muerto, con 40 kilos menos de su peso original; que en 20 de agosto del mismo año el ingeniero José María Paz es acribillado a balazos tras resistirse a las trompadas a que miembros de Montoneros lo secuestrasen, su alma valiente tuvo 20 días para resistir en su cuerpo maltrecho; que se cumplen 40 años de la muerte del profesor Genta (27 de octubre), asesinado de once balazos frente a su familia por enseñar y escribir contra la Revolución,; que también fue muerta en Tucumán Cristinita Viola (1° de diciembre), de tres añitos, asesinada junto a su papá, joven militar, dejando a su mamá, ahora viuda, embarazada de cinco meses, tratando de socorrer a su hermana de 5 años, herida en la cabeza por las mismas armas. Hermana que sufrirá en su adolescencia vivir a pocas cuadras de uno de los asesinos de su familia (militante a las órdenes del ERP), porque para ellos la justicia no era severa; que HOY 22 DE DICIEMBRE SE CUMPLEN CUATRO DÉCADAS DEL ASESINATO DEL PROF. SACHERI, también baleado cuando volvía en su auto familiar, según lo relata unos de sus hijos, sobreviviente del ataque, que pese a ser muy pequeño al momento del atentado guerrillero tiene “recuerdo vivo” del auto que se apostó a su lado, de los gritos de su madre y la sangre de su padre sobre su rostro.

Ese, por ser general y para no dar más detalles, era el estado de caos del año 1974, hace cuarenta y no 38. Y si lo argentinos eran como son, se habrán estado preguntando ¡¿CUÁNDO VAN A SUBIR LOS MILITARES?!

Pero a ver, apenas unos meses después la famosa Compañía Ramón Rosa Jimenez, que decían eran brava como una leona, quedaba como la mona al ser derrotada por un puñadito de conscriptos salteños a los que habían atacado en número de 10 a 1 (117 fuertemente armados contra una docena de soldados que estaban pintando una escuelita en Manchalá) y al tiempo (5 de octubre) Montoneros atacaba, fallidamente el regimiento 29 de Formosa, dejando esa vez varios soldados muertos, la mayoría jóvenes conscriptos desarmados.

Ni hablemos de los empresarios, gremialistas, periodistas, funcionarios públicos, sacerdotes, diplomáticos, empleados, dirigentes estudiantiles, víctimas de atentados públicos, subversivos arrepentidos, resto de esposas y niños de militares, además de policías, gendarmes, y penitenciarios que han sido asesinados en esa época por los entonces jóvenes idealistas, muchos de los cuales son hoy viejos pragmáticos y millonarios. Y sobre todo impunes.

El año pasado destruyeron el monumento al Combate de Manchalá, condenando al olvido a sus entonces jóvenes héroes, algunos de los cuales hoy pasan hambre y este año los sobrevivientes y los pocos padres que quedan vivos del ataque al Regimiento 29 de Formosa lamentaron: “Los montoneros fueron indemnizados, pero nosotros no.” La población los homenajea, el Estado los condena.

Este año unos bichos, cada vez menos raros, pusieron voz en cuello: esto de los Derechos Humanos está politizado. “Se condenan [y se procesan] a muchos sin pruebas ”, dijo Strassera (y baste a modo de ejemplo revisar lo que está sucediendo con la causa Marengo en Jujuy, entre muchos otros); algunos de ellos HÉROES DE MALVINAS MUNDIALMENTE RECONOCIDOS, menos acá.

Ninguno de los asesinatos antes nombrados tienen caratula de Lesa Humanidad, aunque los familiares chillen y pataleen, no hay ni un preso por esas causas atroces; y la cosa se pone dulce, porque Marengo acusó hace poco una persecución sistemática a militares de la época por parte de la Justicia argentina, condenando en muchos casos a inocentes a morir en cautiverio y de manera deshonrosa, humillando a su familia y su apellido.

Dicen que la Memoria es justa y que la Justicia es ciega, pero para mí que es más tuerta que El Tuerto. Y también me parece que la Argentina no es adulta, todavía es adolescente, de las rebeldonas, ojalá la sepamos conducir a la sabiduría y la justicia de la edad madura. Dios nos dé una mano.

Diego Ezequiel Amante

D.N.I. 31.845.904