domingo, 11 de diciembre de 2016

ASCENSOS MILITARES


Con fecha 5 de diciembre, el Ministerio de Defensa elevó al Congreso el listado del personal del Ejército Argentino propuesto para el ascenso a los grados de general y coronel. No sin sorpresa al final del documento se puede leer un texto que indica: "De la información suministrada por la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia de la Nación surgen que no se hallan antecedentes que vinculen a los oficiales superiores y jefes propuestos con causas de violaciones a los derechos humanos y/o causas contra el orden constitucional".

Cabe aclarar que el 95% del listado propuesto tienen como fecha de egreso del Colegio Militar años posteriores a 1983. Mal que les pese aún a algunos pocos, los militares en su condición de ciudadanos gozan de los mismos derechos y deberes que el resto de la población y son merecedores de desarrollar su ya de por sí sacrificada vocación, sin tener que cargar con estigma alguno. No conozco que en los decretos de nombramientos de funcionarios nacionales o provinciales quede asentada la intervención del Ministerio de Justicia competente para dejar taxativamente aclarado que los nombrados no tienen causas de corrupción. Creo que no es necesario abundar en los numerosos casos de estos últimos años "nacionales y populares" que ameritarían la conveniencia de la aclaración pertinente.

Soy plenamente consciente de la ardua tarea que debe enfrentar el Ministro de Defensa y su equipo al asumir un cargo en el cual está todo por hacer, desde la inexistencia de una política de defensa hasta la urgente necesidad de poner en ejecución planes de completamiento de recursos humanos y equipamiento que devuelvan a las FF.AA. un mínimo de sus imprescindibles capacidades. Pero existen detalles de forma, como el descripto, que afectan profundamente el estado de ánimo de quienes, como muchos otros ciudadanos, también están esperanzados y creen en la necesidad de un cambio. Más aún, en un sector de la sociedad que ha sufrido años de prepotencia y destrato del poder político acompañados de un silencio cómplice de quienes por cargo y grado prefirieron preservarse a confrontar en defensa de sus subalternos.

Cnel. (R) Alejandro Etcheverry Boneo
DNI 13.031.576



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.