jueves, 1 de diciembre de 2011

La Patria está en deuda

Humberto Antonio Viola, fue un militar argentino perteneciente al Ejército, asesinado el 1 de Diciembre de 1974 por la organización guerrillera Ejército Revolucionario del Pueblo, junto con su pequeña hija María Cristina.


El capitán Humberto Viola estaba destacado en la provincia de Tucumán donde se desempeñaba en inteligencia bajo las órdenes del general Luciano Benjamín Menéndez.

Humberto Viola fue atacado cuando conducía su automóvil junto con su esposa María Cristina Picón y sus dos pequeñas hijas María Cristina de 3 años y María Fernanda de 5 años, en el momento de llegar a la casa de sus padres. Su hija María Cristina también fue asesinada en tanto que su hija María Fernanda resultó gravemente herida, ambas con disparos en la cabeza. La esposa del capitán, embarazada de cinco meses, resultó ilesa.

Un parte de guerra atribuido a la Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez del ERP describe los hechos de esta manera:

“A las 13.13 se acerca el objetivo. Se marca la señal y se retira el compañero. Se aproximan el auto operativo y el de apoyo separados 50 a 60 metros; queda el de apoyo semicruzado en la calle cortando el tráfico y apoyando a los compañeros. El automóvil operativo se aproxima hasta la misma altura que el objetivo –el auto y sus ocupantes- quedando medio auto adelantado. Siempre en los chequeos el sujeto descendía, en esta oportunidad la que descendió fue la esposa, quedando él al volante a la espera, seguramente para guardar el auto en el garaje. Al frenar el automóvil operativo disparan el primer escopetazo que da en el parante delantero izquierdo del parabrisas, el sujeto se agacha en ese momento y los balines dan de rebote sobre la hija de tres años que estaba atrás. El compañero de la ametralladora desciende y metiendo el arma por la ventanilla, dispara una ráfaga corta (4) tiros que dan en el sujeto que alcanza a descender, la ametralladora se traba, pero los disparos le dan a la altura de la base del pulmón izquierdo desde atrás, se adelanta mas y dispara con su pistola y remata al Capitán con un tiro en la cabeza y retoma el auto, mientras que el camarada de apoyo dispara a quemarropa con su ametralladora, hiriendo a la hija de 5 años que corre escapando hacia delante. Ejecutada la operación, la retirada se cumple correctamente. El abandono de los autos se realizó según lo planificado, lo mismo que la retirada de los compañeros”.


Sangre fría y despiadada para describir un acto criminal con un parte de guerra, en el cual asesinaron a una niña de 3 años, hirieron gravemente a otra de 5 años y asesinaron a un padre de familia. La señora Maby Picón Vda. de Viola y su hija María Fernanda aún reclaman y esperan justicia, ninguna organización de las autotitulados “Defensa de los Derechos Humanos” se acercó a ellas.
La Patria está en deuda con la Familia Viola.


En el día de la la fecha rogamos una oración en su memoria.

3 comentarios:

  1. Guillermo Alfredo Terrera1 de diciembre de 2011, 10:19

    La pacificación, requiere de actos de contricción, arrepentimiento sincero, honesto de parte de todos los involucrados. No veo eso del lado de los stalinistas que nos gobiernan, no he escuchado nada en ese sentido, de personajes como Kunkel, Taiana, Anguita, Garre, Gullo etc etc

    ResponderEliminar
  2. Se habla de perdonar y eso es verdad... se habla de justicia y eso hay que alcanzar... Por lo tanto si se eligió caminar por la justicia, ella debe llegar a todos los involucrados, incluso a aquellos que gobiernan hoy.

    ResponderEliminar
  3. Para lograr la Pacificación Nacional Definitiva, las organizaciones enfrentadas, deberán recorrer el siguiente camino:
    - Exámen de Conciencia.
    - Arrepentimiento.
    - Justicia.
    - Verdad.
    - Perdón.

    Pero lo deben hacer juntos, los Presos Políticos y los Terroristas Impunes.

    ResponderEliminar