viernes, 13 de abril de 2012

La decisión final... el nuevo libro de Reato

Se sabe que el señor Teniente General (R) Don Jorge Rafael Videla le otorgó al periodista Ceferino Reato, una serie de entrevistas para que publicara el libro que hoy nos adelanta La Nación.

No hemos leído el libro, pero tenemos la convicción que muchos de los adjetivos con los que se califica al ex Presidente de Facto no son de la autoría de Reato, son apostillas editadas por el mismo diario… no es políticamente correcto referirse al general Videla en términos correctos y educados. Lo mismo sucedió con la revista Cambio 16, fueron tantas las presiones recibidas que a partir de la 2ª parte de la entrevista concedida en forma exclusiva al periodista, sociólogo y escritor español Ricardo Angoso, se editaron apostillas y entradillas que no fueron escritas por el autor del artículo y sí fueron editadas por el medio... para satisfacer a los pedidos de un público de izquierda. 


NOTA: Casualmente después de subir esta noticia, por C5N vimos el programa conducido por Luis Novaresio y vimos a los lobos bajo la piel de cordero: Ceferino Reato y Estela Carlotto. Evidentemente no pueden opinar sobre la reciente guerra revolucionaria y contrarrevolucionaria un periodista y una mujer que odia a las FF.AA. Ese período violento, impuesto por un enemigo externo que solo tenía el objetivo de alzarse con el poder a través de la violencia, solo podrá ser juzgado por la historia. El análisis solo podrá ser efectuado por expertos en la materia y no por aficionados. Nos retractamos de la primera oración del párrafo precedente.

La consigna del poder de turno es denostarlo y degradarlo, calificarlo  del peor modo posible… no sea cuestión que la sociedad piense que el general fue un soldado convencido de haber cumplido una misión que le demandó la Patria y la sociedad de mala memoria. Remarcamos que no se puede juzgar una guerra con el Código Penal, para eso en el mundo existe el Fuero Militar y como dijo el filósofo español Julián Marias cada uno es “hijo de sus circunstancias”, esas “circunstancias” son las que llevaron al poder político de la época a manifestar su incapacidad para solucionar el problema del terrorismo y gobernar en orden a la república. No podemos olvidar a “quienes tiraron la primera piedra” y hoy esconden la mano, manteniendola  en el bolsillo con el dinero ganado por el “negocio de los DD.HH.”

Al parecer el libro de Ceferino Reato tiene cierto parecido con el recientemente presentado por su colega español el escritor Ricardo Angoso y cuyo ejemplar electrónico se puede descargar gratuitamente desde este blog.

Viernes 13 de abril de 2012 | 18:06

Adelanto del libro donde Videla confiesa "una molestia" por los desaparecidos


Este domingo, en Enfoques, un anticipo exclusivo de la obra sobre el represor de la última dictadura militar; además, Ceferino Reato, el autor del libro, explica las razones que encontró para realizar el trabajo.


Sin arrepentimiento ni autocrítica, pero sí confesando por primera vez que siente "una molestia", "un peso en el alma" por el tema de los desaparecidos, el hombre fuerte de la dictadura explicó por primera vez cómo analizaban los militares la situación de los detenidos ilegalmente: "Pongamos que eran siete mil u ocho mil las personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión; no podíamos fusilarlas. Tampoco podíamos llevarlas ante la Justicia", explicó Jorge Rafael Videla en diálogo con el periodista Ceferino Reato , que acaba de publicar, "Disposición final", libro en el que reúne las declaraciones del ex dictador -al que entrevistó durante 20 horas en prisión-, además de los testimonios de otros protagonistas del horror, como Albano Harguindeguy, Santiago Riveros, Ernesto Barreiro, entre otros.

"Disposición final" era, justamente, el término de entre casa que utilizaban los militares para referirse a aquellos detenidos cuyo destino de muerte ya había sido decidido. "Esa frase 'Solución Final' nunca se usó -le dijo Videla a Reato-. "Disposición Final" fue una frase más utilizada; son dos palabras muy militares y significan sacar de servicio una cosa por inservible.

El ex dictador sigue pensando que "no había otra solución. Estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta. Por eso, para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera; cada desaparición puede ser entendida ciertamente como el enmascaramiento, el disimulo, de una muerte", confesó.

En su dialogo con Reato, Videla no sólo defiende lo actuado por las FF.AA., sino que recuerda que el golpe se realizó con un gran consenso social y que en el armado de las listas de quienes iban a ser detenidos participaron sectores de inteligencia del Ejército, pero también empresarios, sindicalistas y dirigentes políticos, a quienes hoy les reprocha el haberlos abandonado. Alfonsín, primero, y los Kirchner, después, son los grandes enemigos que menciona.

Anticipándose a posibles cuestionamientos por haberle dado voz a un personaje tan siniestro, Ceferino explica que el encuentro con Videla, es decir, con "el monstruo", era la oportunidad histórica de discutir con él sus argumentos y plantearle las preguntas que seguramente todos los argentinos nos hacemos: "¿Cuándo, cómo, dónde y por qué los militares tomaron la decisión de matar y hacer desaparecer a esas personas? ¿Por qué no los enviaron a un juez o los fusilaron? ¿Por qué pensaron que semejante ausencia sería olvidada? ¿Por qué los detuvieron en lugares secretos? ¿Cómo justificaban la tortura? ¿Cuál fue la influencia de la llamada Doctrina Francesa? ¿Están arrepentidos? ¿Fue una decisión unánime de la cúpula de las Fuerzas Armadas? ¿Cuál era el rol de Videla? ¿Existen listas de esas víctimas? ¿Dónde están sus restos? ¿Cómo se referían los militares entre ellos a esa situación? ¿Podían los militares de menor graduación desobedecer esas órdenes? ¿Hubo quienes las desobedecieron? ¿Quiénes, cómo, cuándo y dónde decidían la Disposición Final de cada uno de los detenidos? ¿Hubo un plan sistemático para robar los hijos de los detenidos y entregarlos a familias que les cambiaron la identidad? Si no lo hubo, ¿por qué fueron tantos los chicos apropiados por familias afines al régimen militar?".

1 comentario:

  1. Yo vi y escuché el video y Videla no dice lo que aparece en La Nación respecto de la "disposición final" de los cuerpos. No se si lo dice fuera del video pero, ciertamente, no lo dice allí. Qué extraño que después de la purga que hubo en Campo de Mayo por el ingreso de un periodista español, ahora entra Ceferino Reato que es diez veces más famoso y, encima, con cámaras.
    Esto es lo que dice Videla; habla de la "falacia" de los menores sustraídos como "plan sistemático"
    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=g2NlA3Y6htI

    ResponderEliminar