lunes, 31 de diciembre de 2012

FELIZ AÑO 2013, CON MUCHA SALUD Y PACIENCIA...

Para abandonar esta Argentina que avanza a los tumbos, la de las grandes asimetrías, la de los grandes logros y los rotundos fracasos, ¿no sería mejor diagnosticar las causas de nuestras miserias sociales y elaborar un proyecto consensuado a través de la generación e intercambio de conocimiento y bienes intangibles que tiene nuestra sociedad para que la ética, el bien común, la justicia, la igualdad de oportunidades y la solidaridad, sean valores fundamentales para terminar con tanta desigualdad social, antes que seguir descalificando y agraviando a cuantos se nos pongan por delante, para seguir mintiendo y fabricar verdades que no son?

Con ese espíritu les pido que caminemos el próximo 2013 para poder reconstruir una sociedad UNIDA en la que nada importe tanto como la consolidación de un sistema que haga del pluralismo pacífico y democrático su herramienta fundamental.

Retomemos el dialogo directo y cordial; generemos un sano cambio de opiniones; seguramente de esa interrelación surgirá un valioso mundo de conceptos que nos ayudara a resolver cuanta dificultad nos depare el 2013, el que debe significar para todos los argentinos, UN PASO FUNDAMENTAL HACIA EL ORDEN, LA SEGURIDAD, UNA VERDADERA JUSTICIA PARA TODOS Y LA PROSPERIDAD INDIVIDUAL Y COLECTIVA.  

Feliz año 2013, con mucha salud y paciencia...


Griten sus bienaventuranzas con convicción esta Nochebuena para que el eco llegue hasta el año venidero y penetre bien hondo en él.

Háganlo, reitero, con convicción, miren hacia atrás para buscar impulso en la experiencia, pero fundamentalmente miren  hacia delante, que es allí donde está el futuro y en él, la esperanza de una vida mejor.

Pídanle con fe a nuestro Señor, seguramente el eco les contestará: que así sea...

… y como por arte de magia quedaremos liberados del odio, la lógica, y los vicios del pasado; la Justicia no tendrá hedor a venganza; los audaces que supieron prosperar próximos al poder, no existen; la angustia de los jóvenes, la de los adultos y la de nuestros abuelos desaparecerá y varios coros integrados por zorzales, calandrias, cabecitas negras, cardenales colorados y amarillos, reyes del bosque y otros pájaros cantores de nuestra argentina, amenizaran nuestra alegría de ser, una vez más, una gran nación, en donde solo la probidad, el talento y el genio pueden engendrar supremacía.

Queridos hermanos en Cristo, todo lo que empieza a existir tiene una causa de existencia; todo lo que tiene comienzo tiene también una causa de existencia (la nada nunca puede ser causa porque tampoco es algo)

Recuerden que en este mundo terrenal el  único recurso no renovable es el tiempo. ¡Sepámoslo aprovechar!, piensen que los seres humanos podemos tener muchos destinos pero todos, inevitablemente nos unimos en uno común: la muerte.
Gracias por tu tiempo, gracias por tu amistad, gracias por todo.

Hugo César Renés