martes, 1 de enero de 2013

¿PUEDE UN CATÓLICO APOYAR AL ACTUAL GOBIERNO?



(Material para ayudar al auto examen) Por S.F.

Para reflexión de algunos católicos demasiado distraídos, vamos a enumerar logros del actual gobierno:

  1. Instauración de una práctica LEGALIZACIÓN DEL ABORTO, a través de Instrucciones o Protocolos Obligatorios Para Aborto No Punible  (o sea instrucciones para realizar un delito aunque sea "no punible"),  y la presión permanente sobre sectores de salud para su implementación.
  2. Instrucciones para educar en establecimientos públicos y privados en una supuesta “salud sexual y reproductiva” cuyo contenido es la amplia apología del uso de métodos anticonceptivos y abortivos sin referencia alguna a la más básica moral sexual , y la equiparación o casi exaltación de la homosexualidad como realidad normal y opción a considerar por los educandos.

    Además es  científica y moralmente inadmisible engañar a los jóvenes con un llamado
    "sexo seguro" por el uso de preservativos, siendo que está absolutamente comprobado que disminuye el riesgo pero no lo elimina, convirtiéndose su uso en una verdadera "ruleta rusa"... de consecuencias mortales.
  3. Ley del Matrimonio Homosexual: Equiparando la unión de homosexuales a la institución  matrimonial, con todas las protecciones y beneficios que se fundamentaban en la protección de la familia como célula básica de la sociedad.
  4. Adopción de niños por parte de parejas homosexuales, sin hacerse cargo irresponsablemente de las probables secuelas en los niños, habiendo tantas familias y matrimonios normales que buscan niños en adopción...
  5. Instauración y financiación de grupos de activistas (mujeres "autoconvocadas"), que realizan reuniones masivas en las cuales invariablemente se promueve el aborto, la homosexualidad, y el odio a la Iglesia Católica (siendo tradicional terminar estas convocatorias destruyendo o pintarrajeando las Iglesias catedrales con leyendas ofensivas o blasfemas, usualmente ante la pasividad de las autoridades). Pueden buscarse imágenes de filmaciones en Internet.
  6. Intención recurrente de quita de imágenes religiosas en lugares públicos y oficiales por parte de minorías ateas y /o marxistas enquistadas en el poder, siendo que es un país de fundación y población católica en su inmensa mayoría (Vaya Ud. a hacer algo parecido en Israel o algún país  musulmán...).
  7. Operaciones de "cambio de sexo"  a cargo el estado. O sea ayudar a fijar una situación anormal con los recursos del estado, en vez de procurar con terapias correctas lograr la recuperación de la salud afectada.
  8. Intimidación y persecución a quiénes piensen distinto: Las convicciones de la Iglesia Católica (y de otras creencias religiosas) sobre temas como el aborto y la homosexualidad, no pueden sostenerse públicamente sin riesgos a ser perseguidos y aún expulsados del trabajo. En su momento se lo apartó a Monseñor Basseotto como Vicario Castrense por recordar la Doctrina de la Iglesia al respecto.
  9. Hostilidad y oposición a las religiones en general y a la Iglesia Católica en particular (Hace poco frente a la declaración del Episcopado, el Vicepresidente comentaba: "¿Y a quién le importa lo que piensa la Iglesia Católica?". No lama la atención por los antecedentes de algunos políticos, que utilizan a la Iglesia Católica en lo que pueden desembarazándose más adelante. El Finado Padre villero  MUJICA le refirió antes de ser asesinado, al Dr. Antonio Cafiero: "si me matan son los montoneros"; en rigor no sabemos si fueron los peronistas de las "3A" o los montoneros los que lo asesinaron, pero la declaración del muerto parecería indicar que fueron los segundos.
  10. Total inacción estatal frente a ofensas a la Iglesia Católica: Burlas al Sacramento del Matrimonio desde Tinelli, exposiciones "artísticas" -a lo León Ferrari- blasfemas,etc... En realidad no sería de extrañar cuando una miembro de la Corte Suprema se ha burlado públicamente de la Concepción Virginal de Nuestro Señor.
Está claro que la Iglesia Católica no tiene opción política, pero también está claro que el poder  tiene una definida "opción anticatólica". Las excepciones individuales siempre existirán, y tampoco es obligatorio que los cristianos renuncien a sus cargos públicos. Lo que no pueden hacer es colaborar con los enemigos de Cristo, o transigir al punto de convertirse en traidores al Señor.

Habrá circunstancias en que el testimonio que Dios nos pide signifique la pérdida del empleo; actualmente hay países en los que les significa a muchos la pérdida de la cabeza.