jueves, 21 de marzo de 2013

YA NO ESTAMOS SOLOS



Queridos amigos:

Impactante. La elección de un nuevo Papa es una noticia que siempre concilia atención en el mundo, aun en los países que no tienen una tradición o una masa  importante de feligreses católicos. Pero que esa elección recayera en un cardenal argentino, jesuita y sin trayectoria en la curia romana, fue simplemente una sorpresa, de tal magnitud como para producir un auténtico impacto en un universo mediático que es difícil de conmover y mantener interesado por más de unas pocas horas.


Si así fue en el mundo, que permanece siguiendo los renovados e inesperados pasos con que el  Papa Francisco ha iniciado su actividad, en la Argentina, país de origen del nuevo Obispo de Roma, la noticia desplazó a  los demás temas para concentrarse en forma casi obsesiva en todo lo referente a la nueva figura mundial. Habría que remontarse a la mítica figura del libertador General José de San Martín, que a fuerza de sable y coraje independizó a dos países de América además de la Argentina, para parangonar el nivel de influencia que un hombre nacido en estas tierras alcanzare fuera de nuestras fronteras. El Papa Francisco, quien llegó a Roma como el Cardenal argentino Jorge Bergoglio, no solo será el Jefe del pequeño estado Vaticano sino el líder espiritual de 1200 millones de católicos y a partir de sus primeras acciones (como buen argentino) todo parece indicar que no pasará desapercibido.


Su elección habla de la grandeza de quienes lo eligieron porque supieron escoger al hombre con el perfil más adecuado para el momento que vive la Iglesia Católica, luego de la renuncia de Benedicto XVI, desechando la acción de los lobbies y los intereses egoístas. Emociona que hayan sabido ver y valorar las cualidades personales de un hombre que supo comportarse como un cura de barrio, humilde, amable y generoso, capaz de testimoniar con su estilo de vida y su compromiso real con quienes más necesitaban de su apostolado, su convicción y vocación cristiana. Para los cultores del escepticismo a  ultranza, resignados espiritualmente al triunfo del egoísmo, el materialismo y la maldad, es un sacudón a su visión negativa  de la vida. Para los que nos aferramos en minoría a la creencia del triunfo final del valor de la ética y los valores en las relaciones humanas, es un ventarrón de esperanza  y motivación. Sentimos que todo lo bueno es posible porque al fin, ya no estamos solos. Un campeón surgido del bando de  “los buenos” ha llegado a la cima, sin ataduras ni compromisos,  y cuando eso sucede, es posible esperar grandes cambios para el bien de la humanidad. Por contraste,  es  esta misma tierra argentina en que florecen corruptos y aprovechados por doquier, la que es capaz de engendrar una personalidad de una estatura moral superior, capaz de ser reconocida por sus pares de allende las fronteras.


Lo que lamentablemente  no sorprendió a nadie fue la forma vil en que la calumnia de la izquierda nativa y de las usinas de vilipendio del oficialismo, salieron a intentar manchar la reputación del nuevo Papa, a quien, en su ceguera, consideraron siempre un enemigo político. Horacio Verbitsky, desde el diario Página 12, recurrió al desgastado recurso de acusarlo de haber participado en la comisión de delitos de lesa humanidad. La señora Estela de Carlotto expuso su resentimiento hacia la iglesia católica y Luis D´Elía destiló su permanente  cuota de odio. La señora Presidente emitió un frío, breve  y protocolar mensaje, que sería  impropio de su habitual locuacidad si no fuera por su inocultable antipatía hacia quien fue Arzobispo de Buenos Aires y autor de homilías que reflejaban los problemas sociales que siempre se negó a escuchar. Afortunadamente, tanto la reacción del Vaticano como los  múltiples testimonios de la sinrazón de los ataques y aun los fallos de la justicia, abortaron estos burdos intentos de afectar la figura papal. Sería muy deseable que, en la Argentina, esta máquina oficialista de calumniar y destruir reputaciones y descalificar a quien sitúa como enemigo, generaran las condignas reacciones y condenas sociales aun cuando los damnificados no tuvieran la estatura moral y el peso que hoy tiene Jorge Bergoglio, ya que se trata de un inmundo recurso que en una democracia  no se puede tolerar.


Cabría preguntarse por qué, si el Cardenal Bergoglio manifestó siempre en su acción pastoral su preocupación por los pobres y ha enarbolado esta consigna como principal bandera en su presentación como Papa,  es rechazado por la izquierda y el gobierno que dicen tener la misma preocupación dominante.  La respuesta es que son opciones distintas por los pobres. El gobierno argentino, como muchos de sus pares de la izquierda que se dice revolucionaria, ven en los pobres los clientes a quienes sostener con dádivas para usar como masa en sus actos, votos en elecciones poco transparentes  y soldados de su revolución violenta. Para los hombres como Bergoglio, su opción por los pobres implica el compromiso de modificar su condición, darles  un proyecto de vida y abrirles un horizonte. Unos proclaman ser los representantes de los desposeídos desde la opulencia y las demostraciones de poder. El otro, testifica con una vida modesta  y una humilde entrega la sinceridad de sus actos. La actitud de la  iglesia que encarna el Papa Francisco pone en evidencia la falsedad de las intenciones del gobierno del Frente Para la Victoria así como sus homilías ponían en evidencia que, el país ideal y próspero que pintan los mensajes oficiales, era una mera ficción. Allá va ahora la señora Presidente con cuantiosa comitiva a reunirse en Roma con quien antes rechazaba encontrarse. La generosidad cristiana le abre esa posibilidad que ella nunca ha dado. Pero la historia recién empieza  y la elección  del Papa argentino inaugura un hermoso ambiente de motivación, entusiasmo y esperanza para quienes sueñan con una Argentina mejor. Sincera. Distinta.


Entretanto nuestra cotidianeidad sigue ofreciendo un panorama de crisis creciente. En Junín se produjo uno de los frecuentes  y alevosos asesinatos acaecidos en ocasión de robo que nos llenan de angustia y zozobra. Los vecinos y parientes de la joven asesinada realizaron una marcha de protesta y pedido de justicia aprovechando la cual, grupos de violentos atacaron y destruyeron  la comisaría, la intendencia y otras dependencias públicas. El Intendente de Junín, Mario Meoni, de origen político radical, acusó sin medias palabras a agrupaciones afines al gobierno nacional como La Cámpora y Kolina de provocar los incidentes y apuntó a que solo habían sido atacadas dependencias municipales y provinciales mientras que nada sucedió con los edificios públicos de instituciones nacionales. También hizo notar que la Ministra Garré había ignorado su pedido de apoyo con Fuerzas de Seguridad y que el Secretario  de Seguridad Sergio Berni se había permitido decirle que sus declaraciones poco ayudaban a que se le brindara ayuda. La disputa dejó la idea subyacente de que la violencia en la provincia de Buenos Aires es alentada y ejecutada desde agrupaciones que responden al oficialismo, cuando se trata de municipios conducidos por opositores al gobierno, acusación que merece una minuciosa investigación.


Esta situación de descontrol y violencia en la Provincia de Buenos Aires se suma a la ola de huelgas docentes  y de empleados estatales que reclaman recomposiciones salariales superiores a los montos que el gobierno provincial puede afrontar. El gobernador Scioli ofreció un porcentaje superior al 22 por ciento y condiciones de pago  similares a las que el gobierno nacional impuso por decreto a los docentes  y que propone como pauta para las paritarias. Curiosamente, estos gremios que responden a las centrales gremiales afines al oficialismo adoptaron posiciones de singular dureza que cierran toda posibilidad de negociación. Si algún desavisado aún no percibió que el gobierno nacional está dirigiendo un ataque en toda la línea sobre el gobernador “presidenciable” Daniel Scioli, en la reunión mantenida en Entre Ríos esta semana por Ministros y Gobernadores que responden al Gobierno y que pugnan por forzar una reelección de Cristina Fernández, se ocuparon de ponerlo en negro sobre blanco.  Scioli no solo no fue invitado sino que se explicó que ello se debía a que tenía un “proyecto personal” para la presidencia en 2015. En síntesis, cualquiera que pretenda postularse como alternativa a la actual presidente, sea de partidos opositores o justicialista, es considerado como  un enemigo o un traidor, según el caso, y tratado en consecuencia.


Sin embargo, aunque los opositores y los aliados puedan ser callados y neutralizados, la realidad sigue golpeando a nuestras puertas con datos y efectos de imposible manejo. La minera brasileña Vale que estaba desarrollando un proyecto con una inversión de 6000 millones de dólares para la explotación del potasio en Mendoza, anunció que deja el país y lo hace sin eufemismos. Atribuye la pérdida de rentabilidad del emprendimiento a la inflación y el atraso cambiario o sea, en otras palabras, al pésimo “clima de negocios” que impera en la Argentina económica, despótica e irracional,  de Guillermo Moreno y Axel Kicillof. Cabe acotar que el dólar real se cotiza a más de 8[i] pesos contra los 5,09 del dólar oficial y que la inflación sigue su crecimiento impertérrita, a pesar del congelamiento “consensuado” y la amenaza de instalar una tarjeta de crédito única en los supermercados.


Tanta es la crispación y el ideologismo presidencial que hasta un buen anuncio,  como es la intención de aumentar el presupuesto dedicado a la ciencia, fue arruinado por la señora presidente al afirmar que la diabetes es una enfermedad de personas con alto nivel adquisitivo.  Esta afirmación innecesaria, demuestra ignorancia acerca de la enfermedad, discrimina a las personas de alto poder adquisitivo que serían “sedentarias y obesas”  y evidencia muy poca sensibilidad hacia los millones de personas de todas las clases sociales que padecen este mal. Obviamente esta cuestión ocupó el centro de la atención e hizo que se perdieran los anuncios de fondo que podrían haber sido mejor expuestos solo por el ministro del área. Una demostración más de que el afán de protagonismo y el fanatismo ideológico sabotean a su propia causa.


Como dato positivo, observamos que cada día se van tejiendo acuerdos en sectores de la oposición que comienzan a mirar a las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias)  como una buena alternativa para dirimir candidaturas y presentar frentes sólidos para enfrentar a un oficialismo que se come a sus propios hombres. Quizás el espíritu de unión y concordia que viene de Roma termine de consolidar nuestro futuro. En todo caso, nos reconforta sentir que ya  no estamos solos porque el Papa Francisco nos ha pedido que recemos  por él y seguro que, por su parte, se acordará de rezar por sus sufridos compatriotas.

Un abrazo para todos

 Juan Carlos Neves, Presidente de Nueva Unión Ciudadana
Twitter    @NevesJuanCarlos


[i] Ayer el dólar blue cerró a $ 8,75 y hoy lograron que bajara 30 centavos. El dólar pareció navegar sin un timonel que marcara claramente su rumbo en la ciudad de Buenos Aires, donde algunos operadores dijeron que posiblemente intervinieron allegados al Gobierno para vender billetes estadounidenses y bajar su cotización en el mercado paralelo.