miércoles, 13 de agosto de 2014

PRESOS POLÍTICOS DE ARGENTINA

martes, 12 de agosto de 2014


Hoy en el penal federal de Ezeiza

Ni el frío, ni la noche, ni la distancia... ni el madrugar, ni la fiaca, ni la comodidad... ni el miedo, ni el destrato de una guardia retobada, ni el qué dirán, ni el no te metás me frenan en esta fría mañana de martes.

Arranco de noche, con la luna inmensa iluminando esperanza.

Los dedos pintados de negro como sortilegio. Pintar el papel con la huella dactilar… los viejos detenidos políticos con todas las de perder, pero junto a mí, un hombre llama por su teléfono celular, habla con un interno y le dice que no le dejan pasar no sé qué cosa… presos de primera y presos de última. El modelo.

Siempre, siempre, siempre junto a los Presos Políticos. Hoy: Ezeiza, y mucho pero mucho dolor. Se abre la puerta última en el primer piso del HPC, donde militares y civiles que combatieron al terrorismo en los 70 pagan la venganza del terrorismo derrotado.

Un anciano camina con sonda por los pasillos. Entra a la cocina y se calienta comida. Hace dos meses espera en vano que el Estado se digne a operarlo de su próstata. El Comisario Patti llega con su silla de ruedas su cuello ortopédico y saluda con dificultad en el habla. Está mucho más encorvado que la última vez que me extendió su mano para decirme ese gracias que yo le acepto. Y ahí anda el Beto con su diabetes por las nubes y Pablito, al que le han denegado la domiciliaria por tercera vez... su madre tiene 93 años, está ciega y vive sola, él lucha contra un cáncer que lo tiene contra las cuerdas... el tribunal le dice "jódase" en dos carillas: "... Por lo expuesto, y no configurándose ninguno de los supuestos previstos en el art. 32 de la ley de ejecución penal... resuelve: No hacer lugar al arresto domiciliario...."

¿Dónde están los derechos humanos? ¿En esto quedó la justicia?... ¿y la Iglesia?... ¿y el Papa?.. ¿y nosotros?... somos un pueblo lástima.

Como me dijo una amiga... hija de un Preso Político... "el ojo de Dios lo ve todo"

Si usted lee estas líneas en el calor de su casa y mañana no sale a mover el traste para que termine en Argentina este plan sistemático para eliminar viejos militares que combatieron al terrorismo hace más d 30 años… entonces perdone que se lo diga, pero usted no merecía llegar a estas líneas.

Hasta que todos libres…

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz...