jueves, 25 de septiembre de 2014

LA CRISTINOCRACIA

Buenos Aires , 22 de Septiembre de 2014

Por Raúl Armando Villasuso.

El Frente por la Victoria, en su fase totalitaria y represiva, manejó a las masas en la implementación de un proyecto revolucionario… ¡de un proyecto! Hoy se trata solamente del intento de permanencia en el poder. Pero, además, de un poder personalizado. Nadie estaría en posibilidad de comprender lo que sucede hoy sin el liderazgo , autoridad y mando único de Cristina Fernandez. Algo más: ninguno de los miembros del llamado ¡entorno”, podría representar algún tipo de alternativa política, Ninguno vale por sí mismo: valen en cuanto la Presidente les da valor.


La fuerza del liderazgo y el carisma es la gran ventaja de las autocracias y no es Cristina Fernandez la inventora de ellas.

Al mismo tiempo son lecciones de historia, nada más, es su gran debilidad. Todo se concentra, se condensa en un punto, la caudillo.

Es pronto, para decir lo que será la Cristinocracia, cuánto durará y como terminara… ¡No hay autocracias eternas!

Definitivamente, la reflexión final, por todo lo expuesto, no puede ser un himno al optimismo. Es evidente que el conjunto de factores conducen a un panorama muy negativo, con prescindencia de quién sea gobierno. Pero tan evidente con ello es el hecho de que, como nunca antes, se ha pretendido tapar, maquillar, ocultar esa situación, con una cantidad de recursos demagógicos verdaderamente impresionantes. Es obvio que, en esas circunstancias, cualquier instrumento que tienda a mostrar la realidad, la verdad es una palabra enorme, choca con la voluntad de imposición del Proyecto Autoritario.


Aunque ella no lo sepa o no lo quiera admitir, Cristina Fernandez de Kirchner, está consolidando las bases para que la República Argentina sea, por muchísimo tiempo, uno de los países más atrasados del Continente y probablemente, el que tiene mejor asegurada la ausencia de futuro.

AHORA BIEN… quienes observamos con preocupación la caótica situación por la cual atraviesa nuestra Nación y algunos otros con pasmosa indiferencia, nos preguntamos que, podemos hacer…? La respuesta está en la Epístola a los romanos.4-18 y 19.: “Abraham, habiendo esperado contra toda esperanza… no desfalleció en la FE.”


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.