martes, 24 de marzo de 2015

DDHH: EL RELATO DESMENTIDO POR SUS PROPIOS DUEÑOS

Por: Claudia Peiró

Las conmemoraciones de hoy no harán sino ratificar que en torno al 24 de marzo se ha construido un relato políticamente correcto que adormece las conciencias como lo escribí hace un año (Ver: Día nacional de la hipocresía).

Sin embargo, cada tanto, los propios voceros de esa versión interesada de aquellos episodios de nuestra historia bajan la guardia y dejan traslucir parte de la verdad.

A fines del año pasado, tuvo lugar un acontecimiento aparentemente menor pero cargado de significado. Estela de Carlotto asistió a una sesión del Senado en la que se aprobó la elección directa de parlamentarios al Mercosur y los acuerdos con China. La sorpresa fue el cordial saludo que intercambió en esa ocasión con el ex presidente y hoy senador Carlos Menem.


Tanta sorpresa causó que, posteriormente, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo tuvo que dar explicaciones sobre el porqué de este saludo.

Primero había sido con Bergoglio; luego con Menem. Era la segunda vez que Estela de Carlotto debía rectificar aseveraciones que parecían pilares inamovibles del relato.

Un saludo con un ex presidente de la República es algo que no debería requerir de ninguna justificación en un país normal. Pero en la Argentina binaria de estos años, la cosa no es tan sencilla, y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo debió justificarse por haber saludado a Carlos Menem –demonizado por el lobby de los derechos humanos-. “Menem hizo mucho malo, pero en su gobierno se creó la Conadi (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad)”, dijo entre otras cosas Carlotto.

Al dar sus razones, la titular de Abuelas reveló de paso que la política en el área no fue tan inexistente en los 90 como el kirchnerismo desea hacer creer. Carlotto contó por ejemplo que, cuando Abuelas pidió audiencia con el entonces presidente Menem, éste las recibió. Que fue, como vimos, durante aquella gestión que se creó la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi). Y que Alicia Pierini -funcionaria designada por Carlos Menem- “levantó” (sic) la Secretaría de Derechos Humanos.

Lo que no había dicho antes por honestidad, Carlotto tuvo que decirlo más tarde por sentido de la oportunidad, ya que el voto del Senador Menem le era indispensable al Gobierno para aprobar una ley de elección de diputados al Parlasur presuntamente destinada a contribuir a la tranquilidad presidencial post-mandato.

No importa: como sea, la verdad sale a la luz.

Cuando escribí un artículo señalando que el verdadero “curro” de los derechos humanos no eran sólo las malversaciones de fondos, sino la impostura de un gobierno que abrazó esa causa por puro oportunismo y que construyó un relato fundacional basado en la negación de todo lo hecho con anterioridad, omití, por razones de espacio, referirme al tema de los nietos recuperados, a pesar de que me imaginaba que de tanto mentir el gobierno había convencido a muchos de que a los nietos los encontró el kirchnerismo. Y efectivamente ésas fueron algunas réplicas que recibí por parte de los habituales insultadores anónimos de Twitter: “Aguante los nietos recuperados” y otras profundidades por el estilo.

Lo que no imaginé es que tan rápidamente la propia titular de Abuelas de Plaza de Mayo corroboraría mi planteo. No sólo fueron recibidas en Casa de Gobierno en los 90, sino que uno de los instrumentos claves de su trabajo (la Conadi) se creó en aquella década. Sin bombos ni platilllos. Más aún: las leyes por las cuales todos los presos políticos y las familias de los desaparecidos fueron indemnizados por el Estado se votaron a instancias del Gobierno de Menem. Sin anuncios estridentes.

Carlotto no se privó de criticar a Menem, de todos modos: “Yo no simpatizo con él. La gran traición fue el indulto. Cuando los organismos de derechos humanos nos reunimos con él para que no indulte, dijo que iba a hacer lo mejor para el pueblo. Y los liberó a todos, cerró el círculo de impunidad”, dijo. Pero aun en este argumento, Carlotto dejó en claro dos cosas: primero, Menem no les mintió. Segundo, no tenía la misma idea que ellos de lo que era “lo mejor para el pueblo”. Como señalé en la nota ya citada, cada gobierno toma decisiones en función de la etapa y de las posibilidades.


Al amparo del silencio de muchos testigos y actores de los 90 -a los que la necesidad de reacomodamiento en la nueva etapa llevó a callar-, el gobierno instaló una lectura sesgada, no sólo de los años 70, sino también de la etapa que se abrió en el 83, según la cual la democracia poco menos que se habría restaurado recién en 2003, cuando en realidad, en años anteriores, hubo más respeto a las libertades individuales, al pluralismo de ideas, a la división de poderes y a la institucionalidad en general que actualmente. Lo pueden atestiguar los propios santacruceños, que no sufrieron represalias por el distanciamiento de su gobernador respecto de Menem en los años finales, aclaremos, porque en el inicio Néstor Kirchner fue entusiasta sostenedor y hasta activo promotor de algunas de sus políticas, como la privatización de la emblemática YPF.

En cuanto a la recuperación de nietos, hay que decir que ésta empezó en los últimos años de dictadura y no se interrumpió jamás.

Como puede verse en la propia página de Abuelas, hasta el año 2003, se habían recuperado 77 nietos; al día de hoy son 116. Es decir que el ritmo se intensificó pero no en una proporción categórica. Por otra parte, hay que tener en cuenta la incidencia del factor tiempo: mientras que los nietos que aparecían en los 80 y 90 eran niños o apenas adolescentes cuya localización e identificación dependía de otros, antes que de ellos mismos, los nietos de comienzos de los 2000 eran ya jóvenes de entre 25 y 30 años y los de hoy son adultos de entre 35 y 40, con discernimiento y autonomía, y movidos por el propio deseo de averiguar la verdad.

De los cuernitos de Néstor al saludo de Carlotto

Hace casi 10 años, en el mismo recinto en el cual Estela de Carlotto tendió la mano a Carlos Menem, el entonces presidente Néstor Kirchner hacía un ademán indigno de su investidura en el momento en que el riojano asumía la banca como senador por su provincia.

Entre un gesto y el otro -paradójicamente en igual escenario- el avance es notable. La titular de Abuelas justificó también este saludo definiéndose como “una persona educada”. Enhorabuena. La insolencia ha sido uno de los rasgos más marcados y quizá más desagradables de esta gestión. Una prepotencia que impide el diálogo y el respeto mutuo. Y nubla la correcta lectura de la realidad. Como lo comprueban las rectificaciones de Carlotto.

Esperemos que pronto la titular de Abuelas de Plaza de Mayo revise también sus dichos sobre Mario Firmenich, en este caso “a la baja”. Porque el setentismo a la moda la llevó al colmo de decir que no podía criticar al ex jefe montonero porque había sido “compañero” de su hija, cuando en realidad fue su verdugo ideológico –de ella y de miles más-, por el empeño con el cual llevó a la destrucción a toda su organización facilitando -dicho suavemente- el exterminio.

Hemos vivido una larga década de insultos, descalificaciones, desaires y hasta escraches, promovidos desde las más altas esferas de poder. Un espíritu que lamentablemente contagia a muchos opositores. Paradójicamente, un cambio de este clima beneficiará, con el tiempo y cuando se dé vuelta la taba, al propio kirchnerismo.

Así que ojalá que esta nueva cortesía represente un cambio real y no sólo un oportunismo fugaz, y que acabe de una vez este injustificado clima de “al enemigo ni justicia”, parte del peor pasivo que dejará esta etapa.