martes, 18 de octubre de 2016

JUSTICIA MILITANTE


Como familiar de un desaparecido, siento un hondo rechazo por el manejo de los juicios de lesa humanidad y la justicia militante. ¿Cómo podría vivir en paz con el cargo de conciencia de haber sido parte de un sistema que busca la venganza y no la verdad, que condena a partir de dudosos testimonios? ¿Cómo dejar librada la verdad de un delito sobre un ser querido a un poder igualmente inmoral? ¿Dónde están la ética y la imparcialidad de quienes actúan con espíritu de venganza, esclavos de una ideología violenta que ya era anacrónica hace 50 años?

Los familiares de desaparecidos no deberíamos prestarnos a ser usados por esta virtual dictadura judicial, una pequeña muestra del infierno que habría sido la Argentina si el terrorismo hubiera llegado al poder.


Ya lo había anunciado Mario Santucho, jefe del ERP: "En la Argentina hay que asesinar a un millón de burgueses". Ahora, los ciudadanos financiamos este "operativo venganza", una suerte de continuación por vía judicial de la lucha armada de los años 60 y 70. ¿No es esta vergonzosa irracionalidad un acto denigrante de lesa humanidad contra quienes el Estado ha convertido en presos políticos? ¿O acaso las condenas no se realizan desde el poder del Estado, y con posterioridad a la implementación en nuestro país del Estatuto de Roma?

Manuel Pedro Fraga
DNI 12.361.798



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.