miércoles, 25 de mayo de 2011

Un antes y un después... nos equivocamos

Hoy es 25 de Mayo, el recordado Día de la Patria y el próximo 29 de Mayo se recuerda la criminal “presentación en sociedad de la organización Terrorista Montoneros, ese día se  cumplirán 41 años de la “Operación Pindapoy” triste suceso que consistió en el secuestro, cautiverio y asesinato del ex Presidente de facto de la Nación Tte. Gral. (RE) Pedro Eugenio Aramburu, su ejecución tuvo lugar en un campo situado en la zona de Timote –un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires- el  01 Junio de 1970.

Esa “presentación en sociedad” de Montoneros es reveladora de la premeditación, alevosía y ejecución despiadada, congruentes con la futura degradación moral y desprecio por el ser humano y por la vida, que caracterizó a los miembros del terrorismo setentista. Por ello esas fechas constituyen para nosotros “una bisagra histórica” en la guerra revolucionaria y contrarrevolucionaria… a partir de ahí nada sería igual, ni siquiera con el reclamado General Perón instalado en el poder.

Sabemos que Pedro Eugenio Aramburu es una figura controvertida, amada por unos y odiados por otros, pero no se puede dejar de reconocer que su martirio marcó una época, un antes y un después.

Esa fue la razón que llevó a Pacificación Nacional Definitiva a convocar e invitar a adherir a “organizaciones y asociaciones amigas” para organizar una marcha del silencio a los efectos que la sociedad y las autoridades políticas no se olviden de los daños directos y colaterales de la guerra civil limitada que sufrió nuestro país. Deseábamos marchar en paz y en silencio hacer oír un fuerte reclamo por las injusticias cometidas con las “víctimas olvidadas” y los ancianos detenidos como “presos políticos” por haber cumplido con su deber y salvar a la república de una tiranía marxista-leninista.

Tal vez no fuimos lo suficientemente explícitos o claros en nuestra invitación, la marcha no se llevará a cabo, la mayoría de las “organizaciones y asociaciones amigas” declinaron su participación y nos brindaron diferentes y comunes respuestas, sintetizadas en:

  • Consultaremos en el seno de nuestra organización e informamos.
  • Agradecemos vuestro mensaje e invitación.
  • Nos resulta imposible colaborar con la organización del homenaje en curso. De seguir el proyecto en marcha, contarán con nuestra adhesión.
  • No parece adecuado, sin perjuicio de los homenajes que anualmente hace la Comisión Permanente de la Libertadora.
  • Daremos a la invitación la mayor difusión posible y confíamos en que personal de la fuerza y camaradas de otras fuerzas participarán en la marcha conmemorativa.
  • No participaremos como organización, pero cada socio tiene la libertad de concurrir.
Esta situación no revela que aún no hemos aprendido a comunicarnos debidamente con quienes trabajan en pos de un mismo objetivo y lo hacen por distintos caminos, pero tenemos presentes que “todos los caminos conducen a Roma”, que “la unión hace la fuerza”, que “es mejor el trabajo coordinado en equipo que en soledad” y que a pesar de su negativa los entendemos… solo formulamos votos para que “el árbol no nos impida ver el bosque”.

Como hoy escribe uno de de nuestros socios fundadores, Horacio Ricardo Palma, en su blog Ramos Generales: 


“Hoy es 25 de mayo, y sinceramente a mí no me sale ningún Viva la Patria.
Que lo griten otros si quieren.
Que lo griten otros… si pueden gritarlo sincero.

Hoy es 25 de mayo, otro aniversario más de la Revolución de Mayo que nos dio el primer gobierno patrio, y algunos eligen embanderarse como si una bandera en una ventana los justificara de tanta traición a la Patria.
Otros eligen mentir a los gritos un ¡¡Oh juremos con gloria morir!!, para luego esconder la cabeza entre dos hombros encogidos… no creo que puedan morir con gloria si viven tan tranquilos sin honra

Patria, Patria y o otra vez Patria cayéndosenos de la boca en un 25 de mayo.
Patria, dijo alguna vez Jorge Luis Borges… “Somos el porvenir de esos varones, La justificación de aquellos muertos...”
Llega otro 25 de mayo y es más triste aún que los anteriores. Nos han robado la historia, están presos quienes combatieron en los años 70 el terrorismo en Argentina, presos por defender a la Patria y están en bronce los terroristas asesinos que vinieron a sangre y fuego por ella.”…

Nuestra asociación no quiso que pasaran desapercibidas las fechas que marcaron un antes y un después, fallamos… no supimos, no pudimos convencer a nuestras “asociaciones amigas”, no nos dimos cuenta que la víctima Pedro Eugenio Aramburu hoy no es políticamente correcta. Pensamos que todas las víctimas eran iguales, pensamos que se deben acabar las prisiones injustas, pensamos que por ser un año de elecciones debíamos llevar adelante un acto en silencio con el grito de la mayoría silenciosa reclamando la reconciliación… nos equivocamos.

Dios salve al Día de la Patria.

Pacificación Nacional Definitiva
Por una Nueva Década en Paz y para Siempre

No hay comentarios.:

Publicar un comentario