sábado, 24 de marzo de 2012

Cuando la belleza de una mujer no puede tapar el horror de la violencia terrorista


He leído en La Nación del 23/03/12 una nota titulada “Tras las huellas de una historia sin final” del periodista francés Philipppe Broussard. Traza en ella un panegírico de la joven franco-argentina Marie-Ann Erize, modelo profesional integrante de la organización terrorista Montoneros, quien fuera abatida en Octubre de 1976.


Al respecto me permito comentar algunos aislados pasajes que, sin desmerecer en modo alguno la calidad del trabajo, denotan mínimamente o un desconocimiento de la verdadera trama de los hechos, o una subyacente toma de posición del autor.

Menciona, por ejemplo, que el recorrido de la infortunada Marie-Ann Erize era “de la pasarela a las villas" dados su carácter de top model y su simultánea actividad como integrante de la citada organización terrorista. Y los argentinos que fuimos testigos de aquellos momentos bien sabemos que la verdadera actividad de las organizaciones terroristas, por romántico que le parezca al autor, no era precisamente el prestar ayuda solidaria en las Villas, sino el sembrar el caos mediante secuestros, robos, asesinatos a traición a militares, jueces, políticos, sindicalistas, niños, mujeres etc. y demás lindezas con el fin de derrocar al gobierno constitucional del Gral. Perón y el de su sucesora. Fue en esa guerra no propiciada por el gobierno, por las Fuerzas Armadas ni por la ciudadanía, que argentinos de ambos bandos dieron su vida, unos por defender a la Patria y otros intentando traicionarla, entre ellos Marie-Ann Erize. Los sobrevivientes del primer bando hoy carecen no sólo de su libertad sino absolutamente de todo derecho, los terroristas de ayer son gobierno.

Omite absolutamente el Sr. Broussard mencionar las inocentes víctimas del terrorismo ni el calvario de sus familiares para quienes aún no ha llegado la justicia ni el reconocimiento. Intente, si le parece, acercarse a ellos. Seguramente tendrá material para otro libro.


Es que vivimos, como gráficamente describe Pilar Rahola, bajo la “mirada tuerta” de la historia y yo agregaría bajo la mirada ciega de la justicia.


También remarca el escriba que se vivía una “época de utopía y de violencia”. Y esta simple opción, parecería indicar una estanca división que imagina un único enfrentamiento: por un lado los utópicos ideales de aquellos “jóvenes maravillosos” y por el otro la “violencia” irracional de la represión. Así de simple.

Señor Brossard, deje la comodidad bucólica de lado, no fue así la historia. Y dada su profesión y reconocida capacidad lo invito a investigar, por ejemplo, los últimos meses del Padre Mujica, quien siendo integrante de Montoneros, realmente obraba en las villas a favor de los desposeídos.
Iniciados los ’70, y a raíz de los excesos, comenzó a tener una actitud crítica hacia la organización y como consecuencia tomó distancia de sus líderes (Abal Medina, Firmenich, Ramus, etc.), finalmente el 7 de diciembre de 1973 expresó públicamente su postura  “Hay que dejar las armas para empuñar los arados”.
Cinco meses después caía acribillado por las mismas armas que pretendía cambiar por arados.


Investigue Sr. Brossard, se llevará más de una sorpresa.

Juan Manuel Otero

4 comentarios:

  1. No fue "abatida", está DESAPARECIDA.
    Espero que la indigencia intelectual del que escribió este "articulo" no le impida comprender la diferencia entre ambos términos.
    Así les va muchachos. Son su peor propaganda.

    ResponderEliminar
  2. En toda guerra hay heridos, muertos y desaparecidos. Todos son víctimas, de ahí el horror de la guerra.

    ResponderEliminar
  3. En el "artículo" dice ABATIDA ¿Si la "abatieron", adónde está su cuerpo?
    Durante el PRN estaba vigente la pena de muerte, prefirieron actuar el forma clandestina. Optaron por el asesinato y la desaparición forzad de personas. Lo están pagando y van a seguir pagando.
    ¿Cuantos piensan juntar el próximo 5 de octubre?

    ResponderEliminar
  4. La justicia está actuando en este caso y deberá expedirse al respecto.

    Sería mucho más justo si también se juzgara a los responsables de abrir la "Caja de Pandora"... los "jóvenes terroristas" y el país pudiera acceder a una VERDAD, JUSTICIA y MEMORIAS COMPLETAS, no parcializadas como se hace actualmente.

    ResponderEliminar