sábado, 22 de noviembre de 2014

CON AMIGOS COMO FIDEL CASTRO... NO SE NECESITAN ENEMIGOS

LA BIOGRAFÍA QUE CUENTA CÓMO FIDEL CASTRO DEJÓ MORIR AL CHE GUEVARA

El periodista cubano Alberto Müller presentó en la Feria del Libro de Miami una investigación que revela datos esclarecedores sobre los años finales del líder guerrillero


"Todos los biógrafos coinciden en que Fidel Castro no hizo nada por salvar al Che. Hay que recordar que en aquellos momentos había una gran dependencia con la Unión Soviética. Fidel vivía una especie de grandeza estaliniana y el Che se había convertido en un enemigo irreconciliable para él; y una piedra muy incómoda en el zapato aplastante de la Unión Soviética", contó Alberto Müller en una entrevista concedida a El Nuevo Herald.

El escritor y periodista nacido en Cuba, pero radicado en Estados Unidos, acaba de publicar Che Guevara, valgo más vivo que muerto (Biblioteca Nueva). Se trata de una biografía que explora los años finales del guerrillero argentino.

Alberto Müller

"Tuve un gran amigo en la Universidad de La Habana, Octavio de la Concepción Pedraja, “Tavito”, que murió junto al Che. Esto me llevó a leer el Diario de Bolivia y otros libros biográficos sobre el Che para escudriñar, con especial profundidad analítica, el final de mi amigo Octavio. Eso estimuló mi extensa investigación periodística", dijo.

Una de las directrices del relato es el enfrentamiento creciente entre Guevara y Fidel Castro. El dictador lo veía como un obstáculo cada vez más grande para su proyecto totalitario en la isla y para su alianza con la Unión Soviética.

"En ese preciso momento de su vida -explicó Müller-, el Che tiene tres grandes diferencias con Fidel. La primera, cuando se entera de la forma despectiva en la que fue tratada su madre por el gobierno de La Habana, en sus últimos contactos con ella. Segunda, el Che se siente un cobarde por haber aceptado, en contra de su voluntad, abandonar la guerrilla congolesa".


"Sus diferencias con la Unión Soviética y con Fidel Castro son más profundas que nunca. A todo esto se suma su obsesión por la guerrilla, que lo lleva a aceptar finalmente su regreso a La Habana para abrir un frente guerrillero en Bolivia, sabiendo que Fidel no autorizaría su idea de ir a la Argentina", agregó.

Uno de los datos más importantes que aporta la biografía es que en Bolivia estaba apostado un grupo de apoyo a la guerrilla del Che, y que estaba en condiciones de rescatarlo cuando fue capturado por los militares bolivianos. Sin embargo, Castro nunca dio la orden de iniciar la operación de rescate.

"Fidel Castro pasará a la historia como un alumno aventajado de Stalin por sus crímenes y por la forma en que se deshizo de sus adversarios, incluyendo al Che", concluyó Müller.