domingo, 28 de agosto de 2016

DERECHOS HUMANOS EN ARGENTINA: DISTINTOS ANTE LA LEY

Sábado, 27 de agosto de 2016

Claudio Avruj, Secretario de DDHH de Argentina

“Si mañana a Alfredo Astiz, por cumplir 70 años, le dan la domiciliaria, también la objetaremos, porque además de la edad hay que ver su estado de salud, si es peligroso o no. Figuras como Astiz o la de Etchecolatz nos provoca, como a toda la sociedad, un rechazo. Por lo que hizo y por lo que representa…” le dijo Claudio Avruj, mandamás de la Secretaría de Derechos Humanos de Argentina a un periodista hace unas horas.

Avruj es funcionario, claro, y tiene la sartén por el mango, como decía mi abuelita… yo apenas soy un mortal ciudadano que un día de hace mucho tiempo… se preguntó ¿por qué?

¿Por qué algunos sí y otro no? ¿Por qué unos presos y otros libres? ¿Por qué unos tan ángeles y otros tan demonios? ¿Por qué algunos tanto… y otros tan poco? ¿Por qué unos con tanta prensa, y otros sin voz?


Curiosamente, cuando entré al primer piso del Hospital Penitenciario de la Cárcel Federal de Ezeiza, no ví “figuras”, no vi “símbolos”, no vi “emblemas”, no ví “asesinos” ni vi “genocidas”… ví hombres viejos de huesos gastados llevando como podían enfermedades imposibles de tratar en una cárcel.

Presos Políticos de Argentina

No ví números… ví personas. No ví expedientes, ví rostros.

Ví a un hombre atrapado en un cuerpo inmóvil que no podía subir a su silla de ruedas, porque eran las diez de la mañana y nadie lo ha ido a sacar de la cama. Ví un anciano encorvado al que le habían pasado varios otoños más los respectivos inviernos después de 80 abriles, caminando con una sonda arrastrando por el piso su bolsa de pis... y más lejos, ví a un viejito muy amable saliendo de su habitación, saludar a las visitas, y preguntarle a cada una la misma pregunta: ¿qué día es hoy?.

Vi a dos ancianos, casi tres, ayudando a subir a una silla de ruedas a un hombre corpulento con sus dos piernas amputadas.

Y en medio de ese triste espectáculo, ví pasar mil veces un señor muy mayor en camiseta y calzoncillos hablando con su sombra.

Un espectro de piel y huesos caminando agarrado de las paredes hasta un teléfono público que no funciona, eso también ví.

Pero Avruj mira con ojos de funcionario… y yo apenas con ojos de mortal ciudadano común, que no deja de preguntarse: ¿por qué?

Avruj[1] ve “símbolos” o “emblemáticos apellidos”… yo veo ancianos enfermos muriéndose de abandono.

Avruj es cómplice de los que murieron, de los que mueren, y de los que morirán abandonados por la política y la justicia.

Yo, apenas un testigo que grita en medio del silencio atroz.

Horacio Palma
Escribidor contumaz...




[1] El secretario de DDHH Claudio Avruj fue invitado por las autoridades del Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de la provincia de Salta a visitar a los Presos Políticos en los penales.