sábado, 5 de noviembre de 2016

SEVERIDAD


Si a los funcionarios corruptos se los juzgara con la misma celeridad y encono con que se lo ha hecho a personal de las Fuerzas Armadas de la Nación que luchó contra la subversión armada, seguramente la conducta de muchos encumbrados y acaudalados políticos hubiera sido diferente. Irónicamente, en este caso, la avidez de venganza ha prevalecido sobre la búsqueda de justicia imparcial que la sociedad espera de sus autoridades.

Carlos Alejandro Arteaga
DNI 10.736.136