martes, 28 de agosto de 2018

HIPÓTESIS DE LAS POLÍTICAS DE ESTADO DE LOS GOBIERNOS KICHNERISTAS


A la vista de la secreción purulenta que se huele a distancia –en el mundo entero– a medida que avanzan las investigaciones de la justicia sobre el Plan Sistemático del saqueo de las arcas del estado argentino y en definitiva del bolsillo de su pueblo, el Centro de Estudios Salta ha elaborado la siguiente hipótesis:

Suponemos que estos gobiernos tuvieron DOS Políticas de  Estado.

     La primera (pública y aparente) fue el invento sesgado de los Derechos Humanos para, con la injusticia, encarcelar a los miembros de las FF.AA., de SS, Policiales, algunos sacerdotes, miembros del poder judicial y empresarios; mientras premiaba a los terroristas. Esto hizo que se dividiera marcadamente la opinión pública (la grieta).

     La segunda (secreta y real) fue la implementación del saqueo al estado y la generalización de la corrupción.

Sinceramente creemos que esta última fue la ÚNICA y VERDADERA POLÍTICA DE ESTADO, mientras la primera fue la gran cortina de humo para encubrir a la segunda.

Esta verdad que ahora ha tomado estado público, en gran parte gracias a “los cuadernos de Centeno y otros” y a todos los espontáneos arrepentidos, que con tal de evitar la prisión y eventualmente disminuir el castigo en una posible condena; han dado su testimonio y expuesto a la luz un inmenso y terrible saqueo de las arcas nacionales –que salen del bolsillo del pueblo que paga sus impuestos–. Evidenciando de esta manera la real utilización de los juicios de DD.HH como una gran operación de diversión, destinada a desviar la atención del público. Ojalé que ahora, éste pueda darse cuenta de las verdaderas intenciones de los Kirchner y sus cómplices.

Hace tiempo que el Centro de Estudios Salta produjo el documental Será Venganza!! cuya versión original ponemos a la consideración de nuestros lectores:


Esta versión de 45' del documental fue vergonzosamente prohibida su exhibición en la Feria del Libro Internacional Buenos Aires 2018, a nosotros lo que verdaderamente nos produce suspicacias es la censura previa en tiempo de democracia… salvo ADEPA, ninguna organización de supuestos derechos humanos y menos algún funcionario público salió a defender esa exhibición o se manifestó abiertamente en contra de la censura.

Una vez que el lector aprecie la verdad de estos hechos jurídicos, realizados a contrapelo del derecho penal nacional e internacional, podrá sacar sus propias conclusiones sobre las políticas de estado de la década robada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario