viernes, 3 de mayo de 2013

CONVERSANDO CON FRANCISCO SANTOS

2 de mayo del 2013


Ex Vicepresidente de la República de Colombia y candidato presidencial por el Puro Centro Democrático (Uribismo)

Francisco Santos es uno de los pocos políticos colombianos que no está en el órbita del actual presidente, Juan Manuel Santos, pese a que es primo del máximo mandatario y en el pasado compartieron muchas cosas en común. Ahora, ya oficialmente como precandidato a la presidencia de la República de Colombia, se declara abiertamente como uribista y firme detractor de las políticas impulsadas por Santos.


- “Estamos en contra de una paz sin verdad, de un proceso de paz en que los terroristas pasen del monte al Congreso de la República”

- “Yo a todos partes de Colombia que voy escucho lo mismo del presidente: aquí vino, prometió, se fue y nada pasó”
- “Se busca una paz con impunidad y sin víctimas, eso no puede ser, no me resulta tolerable”.

Ricardo Angoso: Hubo marchas por la paz en Colombia y no se vio a los uribistas, ¿qué pasó, están ustedes contra el proceso de paz?

Francisco Santos: No, claro que no estamos en contra de la paz, sino en contra de una paz con impunidad y sin víctimas. También estamos en contra de una paz sin verdad, de un proceso de paz en que los terroristas pasen del monte al Congreso de la República. Esa paz que quieren no construye concordia y solo sirve para generar más violencia. 

R.A.: ¿Qué noticias tiene de lo que está sucediendo en La Habana, de cómo avanzan las negociaciones entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno?


F.S.: Toca leer entre líneas, por ejemplo lo que dice el Fiscal General, Eduardo Montealegre, que es de lo más grave que ha pasado en mucho tiempo, ya que llegó a decir que estos señores de las FARC pueden ir directamente al Congreso sin pagar sus penas y delitos. El señor que tiene que encargarse de la acusación de estos bandidos les acaba de dar patente de corso para que asesinen, para que continúen secuestrando y perpetrando todo tipo de delitos. ¿Cómo es posible que un Fiscal mande semejante mensaje? Así lo piense, debería haberse quedado callado y no decirlo. Además, creo que al pronunciarse prevaricó. 

R.A.: Ya está en plena campaña electoral por la presidencia, ¿en qué se diferencia del discurso de otros candidatos?



F.S.: Yo tengo mis propias propuestas, por ejemplo creo que es posible una Colombia federal, en la que las regiones se descentralicen del centro. Si solo pudiera hacer una cosa en el gobierno esa sería, me gustaría que me recordaran aunque solo sea por esa idea y propuesta de país. Estoy proponiendo una política industrial y una política muy agresiva en materia de agroindustria. También estoy proponiendo una reforma de la justicia que lleve la Fiscalía al ejecutivo, donde el Fiscal sea un ministro más y que pueda manejar la política criminal. Luego planteo otras cuestiones, como una política educativa basada en la virtualidad, y hay muchos matices con respecto al resto de los candidatos. Pero la propuesta que cambia todo, porque cambiaría y transformaría profundamente a Colombia, es la idea federal para organizar al país.

R.A.: ¿Parecida al modelo alemán es esa propuesta federal?

F.S.: Sí, al modelo alemán porque creo que es muy importante que las regiones tengan autonomía fiscal. Obviamente, es un punto de llegada y ahí que llegar allí. Entregar todas las competencias, y todos los recursos de una vez, a los departamentos para que puedan manejar sus finanzas más adelante en función de sus necesidades.

R.A.: ¿Comparte el optimismo del gobierno del presidente Juan Manuel Santos con respecto a su gestión?

F.S.: Se engañan ellos mismos, pero allá ellos porque los colombianos lo tienen muy claro y nadie le cree al presidente. Yo a todos partes de Colombia que voy escucho lo mismo del presidente: aquí vino, prometió, se fue y nada pasó. No tienen capacidad ni de seguimiento de lo que prometen y, por lo tanto, le están quedando mal a los ciudadanos. Incluso el programa de las 100.000 viviendas del ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, hace aguas y lo único que han hecho es firmar acuerdos con las regiones para que las construyan. Han fracasado hasta en la reforma de la justicia, que fue un desastre y se saldó con un fiasco.

R.A.: ¿Cree qué bajo este gobierno se ha retrocedido claramente en el asunto de la seguridad, tal como señala el ex presidente Alvaro Uribe?

F.S.: Sin duda, aunque el gobierno no suelta las cifras reales de lo que está pasando. Hay un ocultamiento de las cifras, que son maquilladas y manipuladas para no decir la verdad. Los homicidios, por ejemplo, han aumentado entre el 2010 y el 2011 y también en los últimos dos años. Han aumentado también los secuestros, las acciones terroristas y la extorsión. También las FARC han ocupado espacios que hasta ahora no tenían, se ha perdido el control territorial y los terroristas han avanzado claramente.

R.A.: ¿Cree que Santos tiene en su balance, ahora que se van cumplir los tres años de inicio de su mandato, algo positivo que destacar?

F.S.: Nos van a presentar una suerte de Disneylandia, como si viviéramos en el realismo mágico, que es el mundo en el que parece vivir el presidente Santos.

R.A.: ¿Parece que esta Marcha Patriótica que ha convocado las marchas por la paz acabará en una fuerza política?

F.S.: Sin duda que va a acabar en una fuerza política. Pero me pregunto, ¿con qué dinero, quién les va a financiar? ¿Será que las FARC les van a financiar con el dinero del narcotráfico y la minería ilegal? Son muchas las preguntas que uno tiene que hacerse con respecto a este movimiento.

R.A.: ¿Cree que finalmente habrá acuerdo con las FARC?


F.S.: Con un pedazo de las FARC parece que habrá acuerdo, aunque no sabemos qué tipo de acuerdo. Pero si llega esa paz estoy seguro que una buena parte de las FARC se quedarán por fuera, especialmente el sector de este grupo relacionado con el negocio del narcotráfico. Se busca una paz con impunidad y sin víctimas, eso no puede ser, no me resulta tolerable. El presidente Santos ha dicho en una alocución que el mejor homenaje a las víctimas es que no hubiera víctimas, como preparando el terreno para dejar de lado a las mismas. Miles de víctimas se quedarían fuera de juego. Una paz sin víctimas, sin nombres y apellidos, no es tal, es una farsa. Y una paz sin justicia es una paz en la que se recicla la violencia, así no se hacen las cosas, pienso.

R.A.: ¿Qué escenario electoral prevé para este año?

F.S.: Estoy seguro que Santos se lanza a la reelección, como también estoy seguro que Vargas Lleras hará lo mismo. Van a ir los dos a las elecciones.

R.A.: ¿No cree que si se firma la paz con las FARC sus posibilidades de éxito, tanto suyas como del uribismo, se reducen?

F.S.: No lo creo porque la gente tiene mucha desconfianza. Y también pienso que le están dando mucho crédito a las FARC, que son muy bestias en todo, incluido en el análisis político. Yo creo que se van a volver a equivocar, pero bueno, obviamente si se firma el papel de la supuesta paz con un sector de las FARC, algo variarán nuestras perspectivas. Pero el verdadero problema de Santos es que ya nadie le cree, no tiene credibilidad.

R.A.: ¿Qué proponen en materias como la reducción de la pobreza y la exclusión social?


F.S.: El tema es recuperar la confianza de los inversionistas y relanzar la economía. Tenemos que generar las condiciones para que crezcamos económicamente, porque si este país crece por encima del 4% se avanza en la lucha contra la pobreza. Incluso por encima del 5% estaríamos en mejores condiciones, pero sin olvidar que en ese proceso es muy importante que colabore el sector privado y por eso proponemos una política industrial. Tenemos que ser más competitivos, pero sin olvidar el campo y los ganaderos. El problema es que apenas nos estábamos recuperando, saliendo, pero el presidente Santos, con sus erráticas políticas, echó todo eso por la borda. Este es un camino que se estaba comenzando, empezando, y ahora que retomar con nuevas fuerzas, nuevos bríos. Santos no cree en la confianza inversionista, nadie sabe en qué cree el presidente, ¿alguien lo sabe?

R.A.: ¿Cree que los tratados de libre comercio en general van a ser exitosos para Colombia?



F.S.: En un principio causan problemas, pero finalmente ofrecen grandes oportunidades, pero si el Estado no echa una mano a la industria y a las empresas no veo cómo podemos beneficiarnos. Hace falta una política activa por parte de los Estados para que realmente funcionen.

R.A.: ¿Cómo ve los distintos procesos de integración regional que hay en marcha en América Latina?

F.S.: Yo creo que ahora con la muerte de Chávez muchos de esos proyectos desaparecerán, ya verá.

R.A.: ¿Qué pronóstico hace para las próximas elecciones legislativas colombianas?

F.S.: No me cabe la menor duda que el presidente Uribe lidera con un bloque  que oscilará entre el 20 y el 25% del electorado, detrás de este sector irá el conservatismo con una votación que oscilará entre el 10 y el 15% de los votos, el partido de la U, con un porcentaje parecido o quizá menor al del conservatismo, y finalmente los liberales y el Polo creo que se moverán alrededor del 20%, un porcentaje del que creo que no bajarán. Ganará el uribismo, obvio.









Ricardo Angoso