lunes, 18 de julio de 2016

“YO ACUSO”, dijo Emilio Zola


Salta, 17 de Julio de 2016

Ayer los medios dieron a conocer la noticia que un Preso Político, de 74 años de edad, al que dos veces le avisaron que le concedían la Prisión Domiciliaria y que por apelaciones de vengativos funcionarios judiciales, continúa en prisión en el Penal de Ezeiza, ha iniciado una “HUELGA DE HAMBRE”, medida extrema que adoptó y que le podría causar hasta la muerte.

Esto será porque el Sr. General Eduardo Cabanillas decidió, ante la desprotección y falta de justicia, no ingerir alimento alguno ni tomar la medicación para sus dolencias y avanzada edad, hasta que se revierta su actual situación de prisionero o hasta que Dios lo llame a su lado. En esos momentos, seguramente sólo estará con un Rosario en sus manos, orando al ALTISIMO.

Es por ello que hacemos responsables, por acción u omisión, a:
1.- Al Presidente Mauricio Macri, por no tomar medidas para evitar que un soldado del Ejército Argentino, del cual él es su Comandante en Jefe, se deje morir. Aún suenan en nuestros oídos sus palabras esperanzadoras durante la campaña electoral de 2015 cuando exclamó que acabaría con el “curro de los Derechos Humanos”. ¿Cuándo será eso?; o sólo era un demagógico discurso de “barricada”?

2.- A toda la Comisión Episcopal Argentina, que este 9 de Julio, en el sermón de Tucumán por el Bicentenario de la Independencia, recalcó por la paz y la unión de los argentinos y que guarda silencio, hasta ahora, ante este caso.

3.- A la Corte Suprema de Justicia de la Nación que en la acordada 32/13 (con la firma de cinco de sus miembros), consideró “…mejorar el servicio de Justicia y la política de transparencia de los procesos judiciales…”, “comenzando por aquellos demorados que comprometen los valores esenciales de la persona humana…”, “… implementando una gestión adecuada del juzgamiento penal, entre otros; tarea que involucra a los tres Poderes del Estado”.

Acordaron “crear comisiones sobre la calidad de Procesos de la Justicia Penal, los que tendrán institucionalidad”, “…elaborando transparencia de los procesos, el rol de las víctimas y de las organizaciones no Gubernamentales”, “…mejoras en el sistema de excarcelaciones y la situación de los detenidos”.

4.- A todos los legisladores, nacionales y provinciales, por ser cómplices de tal infamia y a aquellos abogados del País que permiten, callando, la PENA DE MUERTE o la inducción a ésta.

5.- A todos aquellos argentinos, que impávidos, presencian como la MUERTE es una pena no prevista en las leyes, pero es aplicada, de hecho, para todos los Presos Políticos, ya son más de 369 los muertos en cautiverio.

Rogamos a DIOS para que no se produzca este nuevo delito y rezamos para que el Papa Francisco nos vea a todos los argentinos como hijos del ALTISIMO y que también somos los prójimos de Su Santidad, los que estamos sufriendo en esta Argentina, su País, en el año de ¿LA MISERICORDIA?.

Les recordamos a todos los integrantes del Gobierno que “…si así no lo hicieren, que Dios y la Patria os lo demanden”. Fórmula que cabe para todos los argentinos.

Ya nos somos Presos Políticos del Gobierno anterior; acusamos al actual Gobierno de mantener Presos Políticos - Prisioneros de Guerra y de ser responsables de la aplicación, veladamente, de la PENA DE MUERTE.

Señor General de División Don Eduardo Cabanillas: Mi General, nuestra guerra es justa y Ud. no está solo. Ud. es nuestro orgullo y es digno de ser admirado por sus convicciones, su férrea voluntad y su determinación.
Estamos convencidos, porque lo conocemos, que Ud. (como lo dijo San Pablo) “… he librado un buen combate…”. Recuerde mi General que, “Cuanto más dura es la batalla, más dulce es la victoria”.

Le enviamos un respetuoso, fuerte y gran abrazo de SOLDADOS.

“SOLDADO, NUNCA TE ARREPIENTAS NI PIDAS PERDON POR DEFENDER A LA PATRIA!!!!”

Juan Carlos Jones Tamayo
Cnl. (R) Prisionero de Guerra
Licenciado – Preso Político

Martín Rodríguez
Tte. Cnl. (R) Prisionera de Guerra
Licenciado -  Preso Político


“DONDE NO HAY JUSTICIA ES PELIGROSO TENER RAZON, YA QUE LOS IMBECILES SONN MAYORIA” (Quevedo)