viernes, 26 de octubre de 2012

Madrugada emotiva por el regreso a casa

Por: Edgardo Aguilera

El Gobierno hizo un esfuerzo titánico durante su gestión para despolitizar a los uniformados y transformarlos en «ciudadanos profesionales con uniforme», según decía.


Los últimos marinos abandonaron ayer por la mañana la fragata Libertad 
en el puerto de Tema. Quedaron 45 oficiales hasta que termine el conflicto.

Esta madrugada, los 69 guardiamarinas de las promociones 141ª del Escalafón Naval Comando y 97ª del Cuerpo Profesional, Escalafón Intendencia, cuyo destino fue el peor que un marino puede sufrir: abandonar el buque que está a flote, eran el reflejo vivo de quien entró a la política por una crisis ajena.


Rostros de jóvenes apesadumbrados, muchos con bronca contenida. Voces anónimas -temen sanciones- dijeron a este diario que esperaron hasta último momento que la suerte se modificara por la gestión de la comitiva especial (embajadorEduardo Zuain y secretario de Asuntos Internacionales de Defensa, Alfredo Forti) que envió el Gobierno para negociar la liberación de la fragata con las autoridades de Ghana. «Nos molesta que se diga que evacuamos la fragata», apuntó otro, «no es un término que se ajuste a los hechos, no había peligro, ni riesgos de una catástrofe, tampoco un siniestro que justifique el empleo de esa palabra». En el hall de la terminal aérea los esperaban los familiares, abrazos, besos a novias emocionadas y luego subieron a los ómnibus que los transportaron a la Escuela Naval Militar, en Río Santiago.


El contingente llegó al mando del segundo comandante del navío escuela, capitán de fragata Carlos Allievi, en un vuelo de Air France AF 4140 que tenía previsto arribar a Ezeiza a las 20.45 y lo hizo casi a la medianoche.


No hubo funcionarios del Ministerio de Defensa ni de la Cancillería aguardando a los marinos replegados, la bienvenida oficial estuvo a cargo del director general de Educación de la Armada, contraalmirante Juan Carlos Bazán.


Todos los becados extranjeros vinieron en el mismo avión a excepción de 2 de los 15 guardiamarinas chilenos, que retornaron un día antes a Chile, a raíz de una lesión menor. El ministro de Defensa trasandino, Andrés Allamand, los recibió en el aeropuerto internacional de Santiago.


Hoy a la mañana está prevista una reunión del jefe de la Armada, vicealmirante Daniel Martin, con todos los guardiamarinas para explicarles cómo continúa el plan de instrucción; luego quedarán en uso de licencia hasta el 5 de noviembre.

Al término de ese período de descanso, los guardiamarinas reanudarán el plan de adiestramiento en la Base Naval de Puerto Belgrano, asiento de la Flota de Mar.

El complejo donde está basado el grueso de los buques de guerra dispone de centros de capacitación operativa aptos para simular maniobras en el mar.


Se necesita suplir el lapso de instrucción marinera que se adquiere en la navegación del cruce del Atlántico sur desde el continente africano hacia el puerto de Buenos Aires que quedó trunco por la detención de la Libertad en Ghana. La captura del velero escuela dejó a los jóvenes marinos con casi 60 días menos de navegación. Los buques de la flota incorporarán a los guardiamarinas a sus ejercitaciones para foguearlos en la rutina de a bordo; esta solución de emergencia asegura el egreso con las nociones básicas para tripular naves de línea.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario