viernes, 2 de mayo de 2014

2 DE MAYO: 32° ANIVERSARIO DEL HUNDIMIENTO DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO



CRUCERO ARA
“GENERAL BELGRANO”

La vastedad de las mares
vieron transitar tu figura

Tu áurea guerrera
nunca supo de bajamares.
En guerras y batallas con bravura
se vió tu estirpe marinera.

Hasta que ansias mezquinas
quisieron cobrarte como prenda
sin importar del mundo su clamor
las aguas dejaron de ser cristalinas
la lucha fue desigual y horrenda
y sobrevino el horror …

Un torpedo artero
disparado desde un lejano,
despiadado y frío cuartel
acabó con tu derrotero.
¡ Qué acto tan inhumano
para una guerra lograr su cuartel !

La muerte con su destello sombrío
cubrió el mar y las aguas tiñó
Dios con su silencio los bendijo
y su calor sus almas cubrió
a quienes salvarse lograron acompañó
y a todos en su seno cobijó

Hoy tu estructura
yace en reposo sagrado
de guerrero en eterno remanso.
El abismo marino honrosa sepultura
de quienes así se han brindado
¡ Honremos ese santo descanso !

Como allá en los Andes un cóndor
la Cruz del Sur en azul cielo
un destello gris marcará el lugar
ése será el eterno fulgor
que el mar guardará con celo
para esa tumba de guerra por siempre resguardada.

El silencio de tu ausencia
enmarca el adiós de un guerrero.
El alma de sus marinos
exhaló heroísmo y valentía
¡ ése era el derrotero
es que eran bién argentinos. !

Osvaldo J. López Bugueiro

Los Soldados solo mueren cuando la Patria los olvida.


Los Centinelas

Allá están aquellos, los guardianes de la tierra,
Ni la muerte provocará su retirada,
Pues la guardan para y por nosotros,
Ahí están montando guardia, sin pedir ni decir
nada...solo esperan,

Dieron su vida por defender nuestra bandera,
Sus sueños, sus vivencias en pos de aquella meta,
Pusieron en jaque al enemigo,
Lucharon sin cuartel por cada centímetro de tierra,

Allí descansan nuestros hombres,
Muchos años han pasado,
Todo humo disipado,
Las metrallas acallado,
Y las heridas por fin cicatrizado,

No existen los lamentos ni las penas,
Ninguna madre ya los llora,
Ninguna urna los alberga,
Para ellos el horror de la guerra,  ya es solo una quimera,

La contienda se ha perdido,
Ha prevalecido el enemigo,
Mas ellos son el contenido y la virtud del gentilicio,

Gentilicio que no alude solo a lugar de procedencia,
Aquel que no describe nada por sí mismo,
Porque el ser argentino, no puede explicarse solo con dichos,

Es valor, es vencer con el corazón,
Es vivir las estrofas de nuestro himno,
Y no solo entonarlo sin sentido,
Es iluminar desde lo mas profundo de las sombras,
Es cegar de envidia al enemigo,
La contienda se ha perdido,
Nuestros valientes han caído,
Por errores propios y culpas ajenas,

Ya no importan las causas, mucho menos las consecuencias,
Nuestras islas arrancadas, nos han robado nuestra tierra,
Mas no toda usurpada, ha quedado una parcela,
Esa que guardan nuestros queridos centinelas,
Aquella en cuya altura siempre gloriosa y orgullosa,
¡FLAMEARÁ NUESTRA  BANDERA!

Esta humilde poesía esta dedicada a quienes han dado sus vidas para que nuestra querida Patria se pueda seguir coronando de gloria por los siglos de los siglos.

Quizás al leerla los cobardes entiendan en alguna media lo que significa ser argentino. Se perdió  la guerra, pero esa porción de las islas, por mas ínfima que sea será siendo argentina.

Gracias muchachos por rubricar una vez mas el dicho que orgulloso dice “Para el argentino no existe la derrota, solo es el retraso de la victoria”

¡Dios los bendiga!
¡Viva la Patria!

Luis Pablo Targhetta