domingo, 30 de agosto de 2015

RECUERDEN TUCUMANOS... RECUERDEN ARGENTINOS...


Atentado Montonero del 28 de agosto de1975 en TUCUMÁN (avión Hércules C-130-TC-62- F.A.A.)

Atentado Montonero el 28/8/75

Es conocido el atentado perpetrado por Montoneros, el 28 de Agosto de 1975, en TUCUMAN, haciendo detonar un artefacto explosivo, colocado previamente bajo la pista del Aeropuerto "Benjamín Matienzo". Fue contra tropas de la Nación, en éste caso de Gendarmería Nacional, que volvían a sus destinos de origen luego de haber participado en la Operación Independencia.
El avión, un Hércules C-130, transportaba 114 efectivos de Gendarmería.


Entre ellos se hallaba RAUL REMBERTO CUELLO, gendarme de 18 años.

Al partirse el avión por la explosión, quedó fuera. Sin dudar, ingresó al sector en llamas y procedió a rescatar camaradas.

Lo hizo en forma continua, hasta que, por inhalación de humo tóxico quedo dentro del avión en llamas de donde hubo de rescatar a tantos.

Cuentan los que lo vieron que las últimas veces entraba tambaleante.

En su ánimo estaba el no aflojar, se me hace que ni se le debe haber ocurrido.

Pero lo anecdótico de esta hazaña, es que RAÚL REMBERTO CUELLO, había sentado plaza de cadete en la Escuela de Gendarmería Nacional, "Martin Miguel de Güemes", este Instituto, exigente como pocos, resultó a sí, para el mencionado. Separado que fue del mismo y a la espera de mejor ocasión dado sus años mozos, decidió quedarse como Gendarme.

En eso estaba cuando se le presentó una opción superadora. Ser "Héroe de la Patria"...y así lo hizo nomás.

El escrito infra pretende explicar un poco más el tema.
Mis respetos a la Gendarmería Nacional Argentina y al valor comprobado de sus hombres.

Una Escuela de Suboficiales de Gendarmería Nacional, lleva el nombre del valiente que se honra.

EL NOMBRE DE HERCULES

Hércules, el nombre de un Titán en Grecia,
Hijo de un Dios, y de ínfulas bravías,
Fue el que alguien en épocas postreras,
Pensó que un avión de carga merecía

Hércules, pues, aterrizó una tarde,
Apenas pasado el mediodía,
Eficiente, sereno, sin alardes,
Un trabajo más a su porfía.

Estalló el silencio y al instante,
Sintió que la vida se le iba,
Destrozado en una parte y en la otra,
El fuego, voraz lo consumía.

Buscó a quien entregar el testimonio,
Sus doce trabajos se perdían,
Clamó al Olimpo y éste diligente,
¡¡Mandó dos criollos de Gendarmería!!

Titanes Gauchos de la edad guerrera,
De ideas claras y de acción precisa,
Generosos varones con su sangre,
Porque sí y me las aguanto, su divisa.

Simplemente valientes,
Asumiendo la mística hidalguía
Y el sentido de lo trascendente
De las viejas órdenes de caballería.

Al portal dorado de la muerte heroica,
Lo cruzaron al paso sin sentirlo
Audaces, feroces, desmedidos
Orgullosos de su laya y de su sino

MARTIN MIGUEL DE GUEMES, DE A CABALLO
LOS RECIBE.

Es su norma,
Son los suyos, de su raza.
Aunque sabe les pregunta ¿Cómo fue?
¡A lo varón, mi General, de que otra forma!

MARTIN MIGUEL DE GUEMES, SE APEA
 Y LOS ABRAZA

Dos ángeles Gauchos les acercan,
A uno un alazán al otro un tordillo.
Montan. Al galope e insolentes
¡Atropellan la Eternidad tras su caudillo!

A RAUL REMBERTO CUELLO y PEDRO JOSE YAÑEZCaídos en cumplimiento del deber, en Tucumán, el 28 de agosto de 1975.

Luis Daniel de Urquiza
My (R) VGM

Las Malvinas son Argentinas
La Bandera es Celeste y Blanca