domingo, 4 de octubre de 2015

TODAS LAS VOCES


TODAS LAS VOCES (I)

Los que suscriben, integrantes del Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta, institución responsable de la presentación del libro "Mentirás tus muertos" de José D'Angelo, informamos lo siguiente:

1) Que para dicha presentación se había contratado dos meses antes (pagando por adelantado) el salón del COPAIPA;
2) Que, 24 Hs. antes del acto dicha fundación nos manifestó que se cancelaba unilateralmente el alquiler del local;
3) Que los días 23 y 24 de septiembre, dirigentes de ONG de DD.HH. y ciertos periodistas instaron a movilizarse, escrachar e impedir la presentación del libro, en el Hotel Presidente, con el argumento de que, negar que fueron 30.000 los desaparecidos (como lo afirma el libro) era hacer "apología del delito";
4) Que, en momentos de comenzar la presentación ingresaron al salón de actos del Hotel Presidente un grupo de entre veinte y treinta personas, las cuales a viva voz increparon a los allí presentes con agravios tales como: "genocidas", "asesinos"; "oligarcas";
5) Que ante la virulencia de los participantes de las organizaciones de DDHH, los pocos policías que concurrieron lograron frenar a los violentos evitando así una situación de peligro para los asistentes entre ellos, mujeres, ancianos y niños ;
6) Que estos "militantes de los DDHH" luego se apostaron a la salida del hotel en actitud amenazante; 7) Que distintos participantes del evento hicieron las correspondientes denuncias;
8) Que este Centro de Estudios no tiene en su esencia la confrontación pero no por ello se dejará avasallar por personas violentas y recurrirá a todos los medios legales para garantizar la libertad de expresión y hacer valer sus derechos.

Párrafo aparte para el diputado provincial Lucas Godoy quién señaló su preocupación "por denuncias contra policías" (por los escrachadores). Desestimó, en cambio, las denuncias de las víctimas del escrache.

Señor diputado Lucas Godoy, los que queremos leer el libro "Mentirás tus muertos" de José D'Angelo también somos sujetos de derechos humanos, entre ellos, los de asistir pacíficamente a cuanta reunión, charla o conferencia se nos ocurra y a leer los libros que se nos venga en ganas. Lo que pasó el otro día fue un intento de censura y quienes censuraban y quemaban libros eran los nazis, esos que sus amigos de las organizaciones de DDHH dicen perseguir "a donde vayan".

Alejandro Patrón Costas (H)


TODAS LAS VOCES (II)

Estando fuera del país me enteré, por la página de su diario en internet, del escándalo que algunas personas perpetraron en la presentación del libro de José D'angelo, "Mentirás tus muertos".

Nada de esto me asombra, lo sufrí en la ciudad de Pehuajó donde un igual número de energúmenos trataron de acallar, mediante un bombo, un redoblante e insultos variados, la misma presentación. Creo que la palabra energúmenos los define perfectamente ya que José D'angelo los invitó a escuchar su conferencia y luego se comprometió a debatir con ellos. No aceptaron, la ignorancia y el fanatismo son bagres que nadan bien en el cerebro de estos individuos, por lo que siguieron con su concierto de bombo e insultos mientras duró la conferencia.

Cabe hacer una diferencia con lo sucedido en Salta; una vez que se demostró que el objetivo de estos posesos no era la polémica sino impedir la conferencia, es menester destacar que la policía comunal de Pehuajó, por orden del intendente kirchnerista del partido, obligó a la murga a ir la plaza, lo que ayudó a que el evento se desarrollara en paz.

La mentalidad fascista de quienes perpetran estos actos es una contingencia desgraciada para la democracia; de seguir así, no nos debería sorprender que a quienes disientan con ellos, para acallarlos, les hagan beber un vaso de aceite de ricino

José Luis Milia