jueves, 23 de junio de 2016

LUCHA ANTISUBVERSIVA


Desde hace largos años cientos de oficiales superiores, oficiales subalternos, suboficiales y personal de tropa de las Fuerzas Armadas, de seguridad y del Servicio Penitenciario Federal y provinciales están encarcelados. Algunos cientos de ellos murieron en prisión. A todos ellos se les ha imputado, por el solo hecho de haber pertenecido a un "aparato organizado de poder", que "debían saber" qué hacían los mandos superiores y qué ejecutaban los subalternos. "Debían saber" qué hacían sus camaradas de armas en el curso de la guerra antisubversiva que se desarrolló entre 1973 y 1984 y se caracterizó, como se afirmó en numerosas sentencias judiciales, por el secreto de las operaciones y en la delegación de las decisiones. Repugna entonces a la lógica sostener, como desenfadada y descaradamente lo hacen encumbrados funcionarios de la ex administración kirchnerista, el desconocimiento de lo que hacían sus superiores y sus subordinados, porque unos y otros integraron el "aparato organizado de poder" que conforma el gobierno de la nación, el que ejerciéndose democráticamente debe transparentar sus acciones exponiéndolas al conocimiento de los gobernados. Tal negativa es propia de cobardes y reclama que jueces probos la desvirtúen, pronto y firmemente.

Dr. Norberto Giletta