sábado, 21 de febrero de 2015

LÍMITES


El único soberano es el pueblo, los ciudadanos. El Estado es el consorcio de ciudadanos. El reglamento del consorcio es la Constitución. El consorcio nacional incorporó en su reglamento tres instituciones subsidiarias independientes: la administración (el Ejecutivo), gestionada por quien se elige para presidirlo y a quien se le han otorgado (por el término de su mandato) “limitadas atribuciones y específicas obligaciones y responsabilidades”, que no podrá rebasar; el consejo de administración (el Legislativo), y el árbitro (la Justicia), para garantizar la observancia de derechos y obligaciones y el pleno cumplimiento del reglamento constitucional como garantía de un funcionamiento social pacífico y armónico. Los que integran estas instituciones son empleados públicos a sueldo, algunos (los temporarios) elegidos por el voto de los ciudadanos. Ninguno de ellos podrá permitirse o pretender privilegios o atribuciones fuera de los límites establecidos en el reglamento constitucional.


Esto significa que los empleados que presiden estas instituciones ya “tienen bien marcada la cancha”. Sólo una mente descabellada puede alimentar la pretensión de desconocerlos e ir más allá o “ir por todo”, y es el pueblo soberano el que deberá actuar para impedírselo.

Ing. Roberto Fernández Blanco
DNI 5.173.553


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.