martes, 14 de abril de 2015

OPERACIÓN SONIA SEGUNDA

TENIENTE GENERAL JUAN CARLOS SANCHEZ ...(su asesinato fue el 10 de abril de 1972) “OPERACIÓN SONIA SEGUNDA”.

El general Sanchez en ese entonces estaba a cargo del segundo cuerpo de ejército, con asiento en Rosario y de gran prestigio. Hacia unos meses había reunido a las fuerzas vivas y a los medios de comunicación de Rosario, pues merced a su gran convicción y personalidad tenia una amplia convocatoria. Su objetivo era alertarlos e informarlos detalladamente del intenso accionar subversivo y advertir a la sociedad sobre su real peligrosidad, que consistía en definitiva en la toma del poder de la Nación por las armas. La importancia que representaba el Segundo Cuerpo de Ejército lo convertía en la columna vertebral del mismo, sus guarniciones se extendían por casi medio país.

El cruel y alevoso asesinato del general Juan Carlos Sanchez , ocurrido durante la mañana del día 10 de abril, a pocas cuadras de su casa, cuando se dirigía junto a su chófer, como lo hacía todos los días hacia el Comando del II Cuerpo de Ejercito en ese entonces ubicado en la esquina de Moreno y Córdoba. . Éste insigne militar, condecorado y prestigioso, de indudable carisma y valor, supo honrar su uniforme en el momento de ser atacado, por un enemigo muy superior en cantidad y que lo embosco arteramente. Éstas bandas asesinas estaban compuestas por elementos del E.R.P y las F.A.R. El asesinato del general Sanchez, se denominó operación “Sonia Segunda”, como gustaban llamar éstos asesinos en su lenguaje, no exentos de gran crueldad, pues también morían en ellos civiles inocentes. El General Sanchez dejó entre sus deudos más cercanos a su señora doña Olga Del Valle Herrera y sus tres hijos. Fue ascendido post mortem a Teniente General y en su honor el prestigioso segundo cuerpo de ejercito llevó el nombre de Teniente General Sanchez. En éste atentado murió también la señora Dora E. Cucco de Araya, era civil y fue abatida por la munición de FAL disparada en cantidad y al azar por los guerrilleros comunistas. Un crimen más, tan injusto como inexplicable.