miércoles, 15 de abril de 2015

SIENTO VERGÜENZA COMO ARGENTINO

Editorial del 14 de Abril del 2015


La Sra. Presidente, asistió a la cumbre de las Américas con un discurso propio de barricada,  de una dirigente estudiantil de los 70, me hizo recordad a Alfonsín,  cuando por primera vez visitara los EE.UU como Presidente Argentino y su par Estadounidense Ronald Reagan  lo fue a recibir al aeropuerto JFK, cosa rara, porque nunca un presidente de América  es recibido por el Presidente Estadounidense en persona, es una forma de menospreciarnos de su diplomacia del garrote.



Alfonsín con una mano en el bolsillo y su dedo índice apuntando al Presidente Norteamericano, sin el menor atisbo de humildad,  le dio una lección de moralidad retándolo por su invasión a la Isla de Granada, como resultado,  Regan nunca más lo recibió, los franceses que saben mucho sobre relaciones Internacionales tienen un dicho que dice algo así como: “Cuando uno no es el más fuerte, tiene que ser el más Vivo”.

Nuestros gobernantes en su microclima espantosamente  húmedo de tanto chupamedias en su entorno, terminan envueltos en una soberbia  infinita,  creen que pueden hacer con la diplomacia lo mismo que hacen con su oposición en el país, ignorarla, despreciarla, insultarla etc.


No miden su incontinencia verbal, parecería que con el triunfo electoral, se les produce una metamorfosis, desarrollando mucho más la boca que el cerebro, no consideran que sus dichos causan perjuicios a sus gobernados y al país en forma directa, Cristina diplomáticamente hablando, es un elefante en una cristalería de Murano, sus expresiones groseras, de mal gusto, propias de una adolescente imprudente nos perjudican en forma directa, sus gestos de mujer barrabrava nos descalifican a todos.

Perón solía afirmar que la “Única Política, es la Política Exterior de una Nación”, si algo ha caracterizado a estos últimos 41 años en la Nación Argentina es su  desastrosa política exterior.


Los sucesivos gobernantes civiles y militares con sus acciones nos han borrado literalmente del mapa.

Argentina fue el faro de América, la luz que indicaba el camino a la grandeza, fuimos el primer país en independizarnos de España y el que le diera Libertad a medio continente, nuestras tropas ingresaban a estados hermanos, no como conquistadores, sino para darles La Libertad y dejarles un gobierno propio, salvo cundo los liberales anglófilos Sarmiento y Mitre[1] obedeciendo designios de Inglaterra destrozaron con El Brasil al Pueblo Paraguayo el más desarrollado hasta entonces y lo sumergieron en el atraso y la pobreza, solo por resistirse a los intereses Británicos.

También  destaquemos  que  esta guerra fratricida, la hicieron  con inmensa resistencia de los caudillos federales fieles a nuestras tradiciones libertarias que nos legaran Belgrano, San Martin, El Fraile Aldao, Facundo Quiroga y Güemes y tantos otros.


Me da vergüenza señora Presidente, es usted una mujer mediocre, de modales groseros, carece de tacto y refinamiento, usted  no nos representa, los argentinos no somos así,  al contrario nos denigra como pueblo,  con sus soberbia y verborragia  enloda nuestro pasado Histórico, qué pensarían de usted personajes como Belgrano,  San Martin,  Alen, Lisandro de La Torre, Perón,  El Gringo Pellegrini, Laprida, Elpidio González, solo por nombrar algunos ilustres hombres.


Sabe usted Señora, me da pena verla abanderarse como una militante revolucionaria setentista, cuando usted sabe en lo profundo de su ser, que nunca lo fue, que sus exteriorizaciones solo son una puesta en escena para el vulgo ignorante y amorfo, aquel  de los punteros, Ignorantes y carentes de sentido político, aquellos que como vasallos aplauden ciegamente a quienes los espolian y les roban el futuro de sus hijos, que come las migajas que se caen de la meza de la corrupción que usted y su cínica corte utilizan para saciar sus apetitos mezquinos.


Lo único que quedara de usted y su gobierno camporista, será un mal recuerdo en la memoria histórica de nuestra patria, quedara como el gobierno más corrupto de la historia, el recuerdo de usted, será el mismo que el Héctor José Cámpora, recordado como el ultimo de todos los traidores a Perón, en verdad Señora me alegra que termine su gobierno, cuando usted deje la casa rosada para siempre, producirá un gran alivio en la mayoría de los argentinos de bien, que Dios La Perdone, porque será difícil que los buenos ciudadanos honestos, podamos perdonarle por el mal que le hiciera a la Patria.

Por Juan Carlos González Costa

NOTA: Las imágenes, referencias y destacados no corresponden a la nota original.


[1] El editor no comparte la descalificaciones que autor hace sobre Sarmiento y Mitre, dos próceres de nuestra historia.