jueves, 25 de febrero de 2016

UN TEMA BIEN DELICADO PARA MACRI

Una de las características de la Década K fue la utilización de las organizaciones de derechos humanos para ampliar por fuera del peronismo el universo kirchnerista, aberracción que el PJ toleró. Aberración porque los problemas de la guerrilla, represión y detención-desaparición de personas comenzó durante el gobierno de Perón-Perón (1973-1976), pero el Justicialismo nunca se ha permitido un debate al respecto. Además, los K reivindicaron la acción de Montoneros, organización repudiada por Juan Perón y que enfrentó a su gobierno constitucional. Pero servía a la construcción del 'relato'. Compatible con esto fue la inconstitucionalidad de indultos, leyes de obediencia debido y punto final, etc., para lo cual los K gozaron de una complicidad escandalosa de gran parte del Poder Judicial comenzando por Ricardo Lorenzetti, el presidente de la Corte Suprema. El abuso que ha ocurrido es llamativo y la Administración Macri no sabe qué hacer: no quiere enfrentarse ni con CELS ni con Abuelas de Plaza de Mayo (ni con Madres, aunque Hebe de Bonafini no acepta ni dialogar), pero a su vez la base electoral histórica del PRO (porque el PRO existió antes que Marcos Peña, vale la pena recordárselo al Gran Teórico) es cercana a familiares y amigos de muchos de los detenidos por la supuesta 'lesa humanidad'. A propósito:

Mientras la Administración Macri intenta halagar a Estela de Carlotto,
también ocurren otras situaciones...

La noche en que cumplía 88 años, el coronel retirado Carlos Alberto Saini fue subido a una ambulancia y custodiado por un patrullero, lo trasladaron al Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz en calidad de detenido.
Es el militar preso con mayor edad en las causas en que se investigan violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar. Él padece una afección cardíaca, problemas de hipertensión, lumbalgia, glaucoma y artrosis, pero el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata le revocó la detención domiciliaria (Néstor Rubén Parra, Mario Alberto Portela, Roberto Atilio Falcone, Magdalena Alejandra Funes).

Saini aparece en casos de los llamados "crímenes de lesa humanidad", tal como se le denomina a los juicios vinculados a la 'guerra sucia' que sucedió entre 1974 y 1983, pero que los politicos en general ubican entre 1976 y 1983. Ahora bien, las acciones de Saini ocurrieron en el marco de órdenes de sus superiores, tanto en democracia como en gobierno de facto, iniciado el desafío de grupos terroristas armados contra las autoridades democráticas, primero, y militares, después. Esta situación tan particular del conflicto argentino llevó a Carlos Menem a definir los indultos e intentar cerrar un capítulo difícil de la historia argentina, reabierto en días del populismo demagógico K. ¿Qué hará Mauricio Macri al respecto?

Entre 1975 y 1981, Saini tuvo responsabilidades de jefatura militar en Olavarría y quedó involucrado en causas judiciales abiertas por la desaparición de varios militantes y/o guerrilleros.

Continúa un extenso escrito presentado por la defensa de Saini ante Casación, a causa de la muy grave situación de salud de su defendido. Para leerla ingresar en el link de la FUENTE.