domingo, 19 de enero de 2014

SÓLO RESTA SABER CÓMO Y CUÁNDO

Por: Alberto Medina Méndez

Argentina recorre un sendero sin retorno. La farsa está llegando a su fin. Lo que hace meses se ponía en dudas, hoy ya es una realidad. Se vive una etapa de incertidumbre. Nadie tiene precisiones de cómo y cuándo ocurrirá el desenlace de este gran sainete que lleva muchos años.

Una vez más, se ha demostrado que las tropelías y los dislates sólo conducen hacia el desastre. En esta ocasión, el país, que fue siempre bendecido por su suerte y sus condiciones naturales privilegiadas, pudo sostener este engaño por un tiempo más prolongado que el razonable.

El “viento de cola”, las circunstancias internacionales altamente favorables, determinados eventos sin méritos propios, hicieron  que los planetas se alinearan mejorando las posibilidades de una nación que supo ser potencia, pero que se ha especializado en desperdiciar oportunidades. Lamentablemente, esta vez, no ha sido la excepción.

El derrumbe progresivo se hace cada vez más indisimulable. Las reservas del Banco Central en caída permanente, un cepo cambiario que muestra una debilidad absoluta, el inocultable deterioro institucional, el poder centralizado en pocas manos, las libertades que desaparecen una a una, una moneda devaluada, un prestigio internacional de gran fragilidad, una economía cerrada por una actitud de aislamiento, la inflación y su triste podio mundial, y la lista continua con innumerables cuestiones que demuestran el desgaste que evoluciona semana a semana sin detenerse.

Hasta hace poco, algunos ardides permitían dejar el abordaje de los temas de fondo y sus soluciones para más adelante. Esas medidas se han agotado. Como sucede con la medicación, ciertas formulas ya no generan el efecto deseado. La credibilidad del gobierno pasa por su peor momento y su legitimidad es cuestionada sin mostrar señales de recuperación.

Frente a ese escenario, el resultado es evidente. La discusión ya no pasa por lo que inexorablemente ocurrirá, sino más bien por estar a tiempo de elegir el cómo y el cuándo. El estado de situación permite, por ahora, cierta elección de caminos. Todavía admite la chance de definir de qué manera se quiere concluir esta etapa, para empezar la siguiente, y hasta es probable que se pueda optar por el momento más adecuado. Pronto, ya ni siquiera será posible elegir ni el instante ni las formas.

No es deseable que el gobierno tenga que huir anticipadamente como ya ha ocurrido tristemente en el pasado, con todo lo que ello implica. Ese contexto dejaría a la sociedad a la deriva, complicando aun más la compleja situación real, agregando una crisis política institucional absolutamente innecesaria.

Lo esperable es que el gobierno se haga cargo de sus disparates e imprudencias y vuelva sobre sus pasos, dejando su orgullo político de lado y su fundamentalismo ideológico sobreactuado, aunque este tipo de actitudes de razonabilidad y madurez no son atributos habituales del oficialismo.

Aun sin asumir sus compromisos y continuando con su desacreditado relato, es de esperar que el Gobierno intente concluir el mandato constitucional, a cualquier costo, aunque ello signifique hacerle pagar a los ciudadanos un costo exagerado, no por ello menos merecido. Después de todo, el hecho de apoyar a determinados dirigentes respaldando sus políticas debe tener consecuencias y nada se aprende evadiendo responsabilidades.

La oposición, al menos por ahora, solo recita diagnósticos y a veces sólo narra la crónica de los hechos, como si fuera una simple espectadora. No parece tener un programa de acción serio, ni siquiera para proponerle al oficialismo ciertas variantes a sus equivocadas políticas.

En definitiva, con gobernantes necios y claramente desorientados, será difícil que el final del camino no sea el imaginado. Pero también es cierto que con opositores sin soluciones, que privilegian las disputas por sobre su rol como alternativa política, es imposible ser optimistas.

Siendo que el itinerario parece inevitable, habrá que poner energías en elegir el momento y la manera de transcurrir la situación con el menor daño posible. Tal vez aún se pueda elegir el modo de aterrizar “el avión” y hasta la oportunidad. Puede que luego sea demasiado tarde y no sea factible decidir nada para solo aceptar el colapso sin margen de maniobra.

Es importante asumir responsabilidades. Las tienen los que gobiernan, pero también los que cumplen el rol de opositores. La gente que al votar, apoya políticas equivocadas porque cree en la magia de que todo es gratis y nadie paga la fiesta es tan responsable como los que decidieron dejar que todo suceda, cruzarse de brazos y hacerse los distraídos. Se trata de un final anunciado. Solo resta saber cómo y cuándo.