viernes, 24 de enero de 2014

ACTO DEL 25° ANIVERSARIO DEL COMBATE DE LA TABLADA... UNA DEUDA NACIONAL


Ayer partimos hacia La Tablada, no queríamos llegar tarde, a la hora establecida para la convocatoria ya se hallaban presentes unas quinientas personas: veteranos del Combate de La Tablada, veteranos de Malvinas, militares, policías bonaerenses, vecinos y amigos. El calor sofocante… pero no importaba, el motivo de la convocatoria era superior.

De a poco, el Puesto N° 1 de los ex cuarteles del Regimiento de Infantería Mecanizado 3 y del y del Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 1, llegaban más personas portando banderas y en silencio se incorporaban al acto que aún no había empezado.

La emoción que teníamos todos no erizaba la piel… después de 25 años de ignorar la gesta por parte del estado nacional, el pueblo rendiría su homenaje a los caídos en la defensa y recuperación de los cuarteles, a los miembros del Ejército Argentino y de la Policía bonaerense que intervinieron en el combate.


El predio que ocuparan las unidades del Ejército mencionadas, hoy se encuentra ocupado en parte por edificios de compañías internacionales y la mayor parte es un baldío abandonado lleno de altos pastizales que ocultan la vista de las antiguas instalaciones militares. Seguro refugio de alimañas de todo tipo… da pena. En una de las paredes del ex puesto de acceso, se lee un grafiti que reza: “LA TABLADA… SEPULCRO DE LA SUBVERSIÓN” y más abajo un cartel que dice: “Avda. Mayor Horacio Fernández Cutiellos”, un claro homenaje a quién fuera el Segundo Jefe del Regimiento y en comunicación con su jefe le dice: "Yo voy a morir defendiendo el cuartel, ustedes recupérenlo". Y así fue.


El desarrollo de la ceremonia fue sencillo, desordenado y tremendamente emocionante: Se entonó el Himno Nacional, bendición y plegarias por un sacerdote, se entregaron plaquetas recordatorias a los Veteranos del Combate de La Tablada, banderas a los deudos del personal caído en combate, no faltaron las ofrendas florales, hicieron uso de la palabra veteranos del combate y el cierre estuvo a cargo del señor Gonzalo Fernández Cutiellos con un emotivo y claro discurso sobre lo que se conmemoraba, la última locura del terrorismo para alzarse con el poder mediante la violencia y la mentira. No faltaron los aplausos, los presentes al pasarse lista oficial de los ausentes, los viva la Patria, viva el Ejército Argentino y los viva la Policía bonaerense. Fue un baño de sano y añorado patriotismo a la verdad histórica.